Juan García Gallardo y Alfonso Fernández Mañueco, en un pleno de las Cortes anterior. / A. Mingueza

Castilla y León

Mañueco descarta cesar a Gallardo y hace autocrítica sobre la forma de comunicar

El presidente de la Junta anticipa que su intención es «agotar el mandato» y asegura que «tenemos mejorar la forma de comunicar las decisiones»

Salamancahoy
SALAMANCAHOY

«No se me ha pasado por la cabeza cesar a García-Gallardo. Es un debate que ahora desde luego no está en mi cabeza ni ha estado», ha asegurado Alfonso Fernández Mañueco a primera hora de este lunes, en una entrevista en la Cadena COPE en la que también ha anticipado su intención de «agotar el mandato». «No he pensado en ningún momento convocar elecciones. Absolutamente en la vida no hay nada, pero cuando convoqué elecciones lo hice pensando en primer lugar en el interés general», ha subrayado el presidente de la Junta de Castilla y León, al tiempo que ha matizado que «si no se producen circunstancias extremadamente graves que afecten al interés general, no convocaré elecciones».

Por otra parte, Fernández Mañueco ha remarcado que es él, como presidente, quien toma las decisiones en Castilla y León y se ha remitido al Estatuto de Autonomía para afirmar que «puedo cesar a todos los miembros del gobierno de Castilla y León porque así lo establece el estatuto, igual que puedo convocar elecciones».

Un problema de comunicación. Ese ha sido el culpable de la semana y media de declaraciones cruzadas, requerimientos gubernamentales y polémicas en torno al aborto en Castilla y León, según ha explicado este lunes Alfonso Fernández Mañueco. Ni se iba a cambiar un protocolo ni tenía nada que ver «con medidas provida» ni contra el aborto, sino con el «fomento de la natalidad», ha explicado Mañueco, que se ha remitido a la nota de prensa que se hizo pública el mismo jueves 12. Según esto, fue Juan García-Gallardo quien introdujo el tema del aborto en su presentación del acuerdo por su propia iniciativa. Cabe recordar que el vicepresidente sí habló de «medidas provida» y quiso «poner en contexto» las medidas al recordar que en 2021 «se practicaron en Castilla y León 2.500 abortos, lo que supuso un 7,2% más que en 2020, y por señalar un dato que es escalofriante, 70 abortos fueron de madres a las que ya se les había practicado un aborto hasta en tres ocasiones».

Sin elecciones, pero con Cs en el recuerdo

Este «error de comunicación» ha llevado a Ignacio Camacho a preguntarle al presidente de la Junta si podía destituir al vicepresidente de la Junta. «Puedo destituir a cualquiera de los consejeros porque así lo recoge el estatuto de autonomía», ha explicado Mañueco, que ha esquivado así la cuestión directa aferrándose a la letra de la ley. Igual que cuando ha recalcado que también puede «convocar elecciones», aunque haya negado que sea su intención hacerlo. Eso sí, se ha remitido al caso de la última convocatoria electoral, la que anticipó a finales de diciembre de 2021, para aclarar que entonces «también pensaba en agotar la legislatura» pero tuvo que adelantar las elecciones «por interés general» porque se estaba gestando una segunda moción de censura socialista «con tránsfugas de manera ilegítima». (En la moción de censura presentada por el PSOE, la ex procuradora de Ciudadanos María Montero fue la única de los 12 parlamentarios naranjas que se salió de la disciplina de voto a favor de Mañueco).

Mañueco insistió en que «no ha habido un protocolo» y la intención era «mejorar la prestación sanitaria de las embarazadas». «No era, ni es ni será la intención del gobierno de Castilla y León cambiar el protocolo. La intención era mejorar las prestaciones sanitarias. Lo que hablamos, lo que se pactó, está claramente especificado en la nota de prensa. No se habla de medidas provida ni antiaborto. La idea era totalmente distinta, del fomento de la natalidad ha añadido. Por otra parte, ha afirmado que «tenemos que mejorar la forma de comunicar las decisiones».

«Me parece sangrante que se utilice el artículo 155 para atacar a Castilla y León. A gobiernos desleales e inconstitucionales ni se les acaricia»

ALFONSO FERNÁNDEZ MAÑUECO

En lo relativo a la coalición con Vox, el líder popular en la región aseveró que «lo mejor es un gobierno en solitario, lo he dicho antes y después de las elecciones autonómicas». «Había otras soluciones, pero el PSOE no quiso siquiera planteárselo», lamentó. Y es que el presidente de la Junta aprovechó la entrevista para sumarse a las tesis de Génova respecto al Gobierno de Pedro Sánchez. En primer lugar, con la «sobreactuación» del Gobierno respecto a un protocolo que, volvió a decir, no supone que se vaya a modificar el protocolo de atención a las mujeres que quieren interrumpir su embarazo. «Me parece sangrante que se utilice el artículo 155 para atacar a Castilla y León, amenazar al Gobierno de Castilla y León, presionar a la sociedad de Castilla y León. Hemos demostrado a lo largo de la historia, en el presente y lo haremos en el futuro, nuestro compromiso con la unidad de España. Estamos comprometidos con España y con la Constitución española y vemos cómo a Gobiernos desleales y profundamente inconstitucionales ni siquiera se les acaricia, ni se les araña. Me parece un despropósito por parte del Gobierno de España», señaló Mañueco.

La lista más votada

Al mismo tiempo, compartió la idea de Alberto Núñez Feijóo de que debería gobernar la lista más votada. «Soy un convencido de que tiene que gobernar quien saque más votos, tenemos que comprometernos PP y PSOE». Recordó que «si no fuera así, tampoco el alcalde de Valladolid habría sido alcalde hace ocho años», un ejemplo con el que obviaba dos cosas. Primero, que en las elecciones municipales, en el caso de que no exista una coalición estable alternativa que sume mayoría, quien gobierna siempre es la lista más votada. Segundo, que en 2019 la lista más votada en Castilla y León fue la del PSOE, aunque el Gobierno se formó con una coalición de PP y Ciudadanos. En Andalucía, en 2018, sucedió lo mismo. Juanma Moreno logró 26 escaños y sumó con los 21 de Ciudadanos y el apoyo de los 12 de Vox, aunque la lista más votada había sido el PSOE (33 escaños).