TURISMO DE SALAMANCA

Salamanca vive una Semana Santa única

Este año 2023 se conmemora el vigésimo aniversario de la declaración de la Semana Santa como Fiesta de Interés Turístico Internacional

Content Local

Compartir

Salamanca es una ciudad de contrastes que acentúan aún más su belleza durante la Semana Santa

Salamanca y su Semana Santa serán atractivos por sí mismos en la celebración de la Feria Internacional de Turismo (Fitur), que se celebra hasta el 22 de enero en Madrid. La simbiosis entre la ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1988, y su Semana Santa, Fiesta de Interés Turístico Internacional desde 2003, supone un auténtico atractivo para los numerosos turistas que visitan la capital del Tormes cada año, pero especialmente durante la celebración de la Pasión. Este año 2023, además, se conmemora el vigésimo aniversario de la declaración de la Semana Santa Fiesta de Interés Turístico Internacional, por lo que esta celebración, que trasciende lo religioso, se convertirá en un reclamo más para el visitante, tanto nacional como extranjero.

La Semana Santa de Salamanca es un valor distintivo, un sello de identidad propia para una ciudad única. De hecho, son muchos los que afirman que la Semana Santa es, junto a la Universidad, dos de las proyecciones más importantes que tiene la ciudad. Salamanca es, sin duda, un marco único para vivir la Semana Santa a través de una simbiosis perfecta en la que la belleza de las imágenes, los pasos, las procesiones y las miles de personas que las arropan se funden con un escenario monumental incomparable.

Salamanca es una ciudad de contrastes que acentúan aún más su belleza durante la Semana Santa. El bullicio de las calles en la tarde del Viernes Santo contrasta fuertemente con el silencio inquietante y reverente que acompaña a la imagen del Cristo de la Liberación. Son días de afluencia de turistas, muchos regresan de Salamanca para pasar unos días en su ciudad, junto a sus familiares y amigos, pero días también de recogimiento, de olor a incienso, de terrazas llenas y sonido de tambores y de cornetas en medio de un escenario patrimonial de ensueño. La unión entre componentes estéticos, artísticos, religiosos y antropológicos y la idiosincrasia de la ciudad a través de las emociones que se reproducen en las procesiones.

La Semana Santa de Salamanca es Fiesta de Interés Turístico Internacional desde 2003, reconociendo de esta forma la belleza de sus desfiles procesionales en un marco incomparable, un conjunto artístico de primer orden y con un legado histórico incuestionable, otorgando a la ciudad una fisonomía propia para su Pasión. Su monumentalidad arquitectónica ha acogido a la imaginería de las diferentes cofradías, hermandades y congregaciones. Una imaginaría entre la que destacan autores como Luis Salvador Carmona, Mariano Benlliure, Alejandro Carnicero, Bernardo Pérez de Robles, Felipe del Corral, José de Larra Churriguera, Luis Salvador Carmona, Damián Villar, Inocencio Soriano Montagut, Francisco González Macías y otros más contemporáneos como Navarro Arteaga, Romero Zafra o Fernando Mayoral.

Obras de gran calidad

Además, hay una relación de obras anónimas de gran calidad e impacto visual como el Cristo de los Doctrinos y el Cristo del Amor y de la Paz. Todo ello, en un marco monumental con elementos del románico hasta el neoclásico, pasando por estilos como el renacentista, el gótico o el barroco que pueden disfrutarse desde la calle Compañía, el paseo de las Úrsulas, la Rúa Mayor, el Patio de Escuelas de la Universidad o la Plaza Mayor. «Queremos dar a conocer a todo el mundo esta tradición centenaria que sigue muy viva en Salamanca y que cada vez está más involucrada en la sociedad actual, en el turismo y todo lo que representa para la ciudad», afirma Francisco Hernández, presidente de la Junta de Cofradías, Hermandades y Congregaciones de Salamanca. No en vano, la cofradía más antigua, la Vera Cruz, data de 1506 y el acto del descendimiento que se lleva a cabo el Viernes Santo por esta misma cofradía se realiza desde el año 1615.

La Semana Santa salmantina cuenta con 18 cofradías, hermandades y congregaciones que acogen a 10.000 cofrades que transitan por las calles de la ciudad desde el Viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurrección en 23 desfiles procesionales en los que la ciudad adquiere un tono único, el que confirma su piedra de Villamayor, presente en la inmensa mayoría del patrimonio monumental, y su iluminación artística. Además, Salamanca presume de acoger a un buen número de cofrades cada vez más jóvenes, además de haber sido pionera en la inclusión de la mujer en las cofradías así como en los turnos de carga para portar los pasos.

La destacada importancia de la Semana Santa para Salamanca se pudo observar durante la celebración de la Pasión del pasado año. Después del parón obligado por la pandemia provocada por el coronavirus, las calles de la ciudad recuperaron casi en total plenitud su idiosincrasia en una Semana Santa que acaparó la tercera cifra más alta de visitantes registrada en un mes de abril.

Pero la Semana Santa no se queda ahí, sino que el Consejo Rector ha conseguido implicarse en la vida de la ciudad durante todo el año, participando en numerosas iniciativas culturales, sociales, benéficas y de voluntariado, todo ello con el propósito de mantener viva la divulgación de sus principios y valores y, en definitiva, de todo lo que representa esta Fiesta de Interés Turístico Internacional.

La Semana Santa es, en definitiva, un orgullo para la ciudad y un atractivo más para los visitantes, que trasciende lo religioso para convertirse en uno de los principales reclamos de Salamanca. Ahora solo tienes que disfrutarla. Dicen que quien vive la Semana Santa de Salamanca jamás la olvida y en la mayoría de los casos repite experiencia. La unión de una ciudad Patrimonio de la Humanidad y la Semana Santa como Fiesta de Interés Turístico Internacional bien lo merece.

Compartir

Contenido para TURISMO DE SALAMANCA  editado por Content Local.