?

BUENOS VECINOS
GORRIONES
Un ave de barrio
imagen gorrion

Estrés, contaminación o mala alimentación: por qué debe preocuparte la desaparición de los gorriones en tu ciudad

Bernardo Álvarez-Villar

Compartir

En las últimas décadas en España se han perdido hasta 30 millones de ejemplares de gorriones, lo que supone un descenso del 18% entre 1998 y 2018, un ave fundamental para garantizar el equilibrio del ecosistema y la biodiversidad urbana

En 1958, el dictador comunista Mao Tse Tung le declaró la guerra a los gorriones. El líder chino hizo un llamamiento a exterminar estas aves que, según él, se apropiaban de la cosecha trabajada por los campesinos. Por todos los medios imaginables, la población china se lanzó en masa a cazar gorriones con un éxito notable: se estima que resultaron muertos varios millones de estos pájaros y aún a día de hoy es difícil encontrar gorriones en el país. Sin embargo, las consecuencias de esta purga de aves no fueron las esperadas por el Gran Timonel. En los años siguientes a la desaparición de los gorriones, las cosechas se echaron a perder debido a las plagas de insectos, alimento habitual de estas aves. Se calcula que entre 40 y 55 millones de chinos fallecieron en menos de cinco años debido a la falta de alimentos.

Pero no hace falta salir a cazar gorriones para que la especie esté en peligro en muchos otros lugares del mundo, con el consiguiente riesgo de provocar desequilibrios en el ecosistema. Hay varias ciudades europeas -Londres, Edimburgo, Glasgow, Bruselas o Praga-, y asiáticas -Bombay o Nueva Delhi-, donde los gorriones están en vías de extinción; y en la mayoría de ellas las poblaciones no dejan de decrecer desde hace tres décadas. Corremos el riesgo de romper la longeva relación que une a humanos y gorriones. Ya hace 10.000 años, allá por el comienzo del Neolítico, cuando los seres humanos empezamos a almacenar grano, los gorriones habitan entre nosotros. De hecho, no se tiene constancia de la existencia de gorriones en lugares no habitados por nuestra especie, como desiertos o zonas de alta montaña. A pesar de que viven en otros entornos, los gorriones son eminentemente aves urbanitas, pájaros de barrio con una evolución estrechamente ligada a la convivencia con los humanos.

También en España, tal y como recuerda la Fundación Endesa, preocupa la tendencia a la baja de las poblaciones de gorriones, una especie fundamental para garantizar el equilibrio ambiental en la ciudad.La organización SEO/Birdlife es una entidad sin ánimo de lucro que trabaja en la conservación de las aves. Recientemente está llevando a cabo un análisis de la evolución de la población de gorriones en nuestro país, y sus datos muestran un progresivo declive de los ejemplares en las últimas décadas: hasta 30 millones menos. Beatriz Sánchez, responsable de biodiversidad urbana de SEO/BirdLife, explica que en el Atlas de Aves de España, se muestra un descenso “de en torno el 18% entre 1998 y 2018. Hay un patrón de altibajos, pero la tendencia es negativa”, especialmente en las áreas urbanas.

Falta de alimentos y de zonas verdes

Este último dato es muy relevante para comprender las causas de la progresiva desaparición de los gorriones. Sánchez cita un estudio elaborado por científicos de la Universidad Complutense de Madrid que “encontró evidencias de que los gorriones que viven en ciudades sufren más estrés que los que viven en el campo, y ligaron estas diferencias a la calidad del aire y de la dieta”. Según está investigación, los gorriones mejoran su calidad de vida a medida que se alejan del centro de las ciudades: “El estudio relaciona el espacio físico en el que viven con un análisis de sangre, en la que buscaron los signos de estrés oxidativo [proceso de deterioro celular causado por el aumento de los radicales libres y el oxígeno en el cuerpo] . Algo que, por cierto, también sufrimos los seres humanos”.

Para Sánchez la desaparición de los gorriones no responde a una única causa, sino a una serie de factores. Destaca sobre todo la escasez de zonas verdes y de lugares adecuados para establecer sus nidos:

“Los gorriones crían en huecos y los edificios modernos que se construyen son estancos, sin huecos ni grietas donde puedan colocar sus nidos. Y lo mismo pasa con el arbolado: se tala el arbolado maduro y los árboles nuevos, más pequeños, no dejan espacio para nidificar»

Además, Sánchez destaca las dificultades que se encuentran los gorriones para encontrar alimentos de calidad: “Todos hemos visto a los gorriones alimentarse de las migas de las terrazas, pero eso no es alimento de calidad para ellos”. Los gorriones necesitan una dieta rica en vitaminas, minerales y ácidos grasos, siendo los insectos y las semillas su principal fuente de alimento. Al disminuir unas zonas verdes con, además, cada vez menor desarrollo de plantas con semillas, es difícil para estas aves encontrar frutos, cereales o insectos disponibles. Es en los meses cálidos, entre abril y agosto, es cuando más imperiosa es su necesidad de buenos alimentos, pues es en ese periodo cuando incuban y cuidan a sus crías.

A esto hay que añadirle todos aquellos aspectos derivados de nuestro estilo de vida. Los gorriones ven seriamente afectada su salud debido al exceso de luz, que confunde a su reloj biológico, a la contaminación acústica y atmosférica, que genera anemia, y trastornos en su sistema endocrino. Por último, el gorrión debe enfrentarse, como otros animales, a la dura competencia de la vida natural: especies invasoras que se quedan su ya de por sí escasa comida, la depredación de aves de mayor tamaño o las enfermedades, como la malaria aviar, transmitida por los mosquitos. 

Entre 1998 y 2018 España ha perdido en torno al 18% de sus gorriones, aunque el descenso es mucho más acusado en zonas urbanas que en áreas rurales

Atlas de Aves de España, SEO/BirdLife

Renaturalizar las ciudades

Los expertos coinciden en que, si queremos volver a disfrutar del canto del gorrión en nuestras calles y plazas, y por tanto mejorar nuestro medio ambiente y nuestra calidad de vida, lo mejor que podemos hacer es renaturaliza las ciudades. Esto pasa por construir más parques y jardines con una selección de especies y un manejo adecuado que permita a los gorriones poner sus nidos y encontrar alimentos. Avanzar hacia un modelo de ciudad más saludable y sostenible, con menos coches y mejor calidad del aire, así como más espacios verdes que permitan a las aves instalar allí sus nidos.

Los seres humanos estamos expuestos a los mismos estresores ambientales que los gorriones, como la contaminación atmosférica y la mala dieta

Sánchez cree que es urgente “integrar la biodiversidad en la planificación de las ciudades. Las ciudades son ecosistemas y los ecosistemas más diversos son los más saludables y resilientes frente a los cambios”. Solo de ese modo, con “soluciones basadas en la naturaleza” (como son por ejemplo, crear edificios y barrios que restauren la naturaleza en el espacio construido y donde se priorice la vegetación autóctona), será posible hacer frente a la emergencia climática. Las pequeñas acciones individuales para proteger a los gorriones están muy bien, concede, pero solo “demandando a los gestores que cambien las ciudades hacia modelos más naturales” será posible recobrar la biodiversidad en las calles.

Un ave de barrio

GORRIONES

imagen gorrion

Y TÚ ,¿QUÉ PUEDES HACER POR LOS GORRIONES

LEER MÁS

imagen gorrion

¿PARA QUÉ SIRVEN LOS GORRIONES EN LA CIUDAD?

LEER MÁS

Créditos

Content Strategy Prado Campos

Diseño UI y Dirección de Arte Alessandro Marra

Ilustraciones Noemí Ceballos y Santiago Cordero

Maquetación Saúl Ramos Fernández

Producción Video Delia Blesa

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca