?


un proyecto con

SEGUROS

De la jubilación al gimnasio: así dio la vuelta y activó su vida Pilar

Al igual que otras personas de su edad, ha decidido seguir activa después de los 55 años y aprovecha cada día para disfrutar y aprender

Laura Sutil

Compartir

Al igual que otras personas de su edad, ha decidido seguir activa después de los 55 años y aprovecha cada día para disfrutar y aprender 

Laura Sutil

Compartir

La localidad granadina de Motril es el punto de encuentro de Pilar y Ana, dos mujeres que, aunque pertenecen a distintas generaciones, se entienden y se cuidan. La primera quería seguir activa después de los 55. La segunda le ofreció la herramienta para hacerlo y no preocuparse por lo que vendrá. Esta es su historia.

Que la jubilación no la iba a parar era algo que Pilar tenía claro desde el mismo día en el que tuvo edad para dejar el trabajo. “Cada mañana a las nueve menos cuarto ahí estoy a la puerta del gimnasio”. Pilar Rodríguez Rincón es una vecina jubilada de Motril, Granada. Después de dedicar su vida a trabajar en una empresa familiar, decidió que el día que terminase de trabajar, no cesaría su actividad. “Desde que se jubiló ha decidido vivir la vida”, recalca Ana Martín, Delegada de MAPFRE y persona de máxima confianza para Pilar.

“A Ana la conozco desde hace muchísimo. Ella empezó a estudiar con mi hija en el instituto y a partir de ahí, la he tratado como una más de la casa”. La propia Pilar rememora cómo siendo una adolescente Ana pasaba tardes en su casa con su hija. Años después, ambas vuelven a encontrarse en la casa de Pilar. Esta vez en torno a una taza de café, con las nietas de Pilar jugando al fondo y una carpeta de seguros sobre la mesa.

Que la jubilación no la iba a parar era algo que tenía claro desde el mismo día en el que tuvo edad para dejar el trabajo

“Yo confío plenamente en ella porque sabe de antemano lo que necesito”, comenta Pilar. Mientras, explica que son muchas las jornadas en las que Ana se acerca a su casa y se amolda a sus horarios para ofrecerle los productos de MAPFRE que mejor encajan con su activa forma de vida. “No lo he tenido que hacer tan mal si todavía sigue siendo mi amiga, ¿no?”, sonríe la delegada. 

Ana admite, además, que una de las partes favoritas de su trabajo es precisamente esta: acudir a casa de los clientes, conocerlos en profundidad y poder ofrecerles productos que se adaptan perfectamente a sus necesidades. “Son más que clientes, como en el caso de Pilar, yo ya les llamo amigos”, confiesa Ana que lleva 21 años al frente de una delegación que se encuentra a unos pocos kilómetros de Motril.

Más viva que nunca tras la jubilación

“Desde que me levanto por la mañana, no paro y hacer una hora y media o dos de gimnasio cada día es básico para mí”, relata Pilar. Ana lo corrobora con una sonrisa: “Esta mujer es multitarea”. Por ello, siendo conocedora de las aficiones y la vida dinámica que lleva Pilar,  Ana no dudó en ofrecerle el seguro de accidente senior para mayores de 55. “Me pareció que era idóneo para ella”, comenta.

Tal y como explica la propia delegada de MAPFRE es un producto muy novedoso porque el accidente no debe provocar una invalidez permanente para estar cubierto. A la persona asegurada “le pagan una indemnización en el caso de que tenga alguna lesión y, además, le pondrían a una persona que la atendiese a ella y también a la casa. También a sus necesidades diarias en caso de que ella no pueda valerse por sí misma”.

La experta específica que se trata de un producto diferenciador con respecto a todos los seguros de accidentes que hay en el mercado porque, en este caso, no necesitas una invalidez para poder cobrarlo. “Obviamente no garantiza que no vaya a pasar nada pero, si ocurre, al cliente le ofreces tranquilidad”, dice Ana.

Mientras comparten una agradable charla y café, las mujeres comparten impresiones y anécdotas sobre la hija de Ana y los seis nietos de Pilar -otro de los motivos que la mantiene tan activa, como es lógico-. También rememoran el tiempo en el que se conocieron y ambas concluyen en que lo suyo, mucho más allá de una relación comercial-cliente, es una amistad de esas en las que ambas partes siempre se cuidan.

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con Mapfre. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca