?

PARADORES

Dormir en un barco varado en una montaña con las mejores vistas de la Costa Brava

De lejos parece una enorme y blanca joya tallada por el sol, el agua y la Tramontana en una cumbre junto al mar. De cerca, el Parador de Aiguablava se revela como una celebración constante del espíritu de la privilegiada zona en la que se encuentra

Juanjo Villalba

Compartir

Parador de Aiguablava

Parece mentira que un enclave tan turístico como la Costa Brava, elegido cada año por miles de personas para pasar sus vacaciones, todavía tenga joyas que nos sorprendan, que superen unas expectativas ya de por sí bastante elevadas. Pero eso es precisamente lo que consigue el Parador de Aiguablava, que domina la pequeña bahía del mismo nombre desde las rocas de la Punta d’es Mut. Por su ubicación, el Parador no es precisamente un lugar de paso, quien llega a sus puertas es porque intuye que allí va a encontrarse algo único y, eso sí, una vez que ha comprobado que sus intuiciones eran ciertas, lo más normal es que, antes de irse, ya se muera de ganas de volver.

El edificio, blanco, sólido y de líneas rectas, construido junto a la localidad ampurdanesa de Begur en la década de los sesenta por los arquitectos Raimon Durán y Manuel Sainz de Vicuña, es una muestra del racionalismo tan en boga de aquel tiempo. Concebido como un enorme barco que se interna en el mar desde las alturas del acantilado, cuenta con un interior caracterizado por los espacios amplios, luminosos y diáfanos que parecen concebidos para que en todo momento los huéspedes tengan visión directa del mar y su entorno.

En la fachada que da más hacia el sur, el Mediterráneo muestra cada mañana amaneceres esplendorosos, siempre distintos dependiendo de la época del año; por la otra, la cala de Aiguablava, de un azul turquesa que hace honor a su nombre (“aigua blava” significa “agua azul”, en catalán), parece un modelo a tamaño natural con todo lo que se supone que tiene que tener una cala de la Costa Brava: playas, rocas, pinos, pequeños puertos pesqueros y algún perezoso velero deslizándose cerca de la orilla. “Muchos de nuestros clientes nos mencionan que el edificio les recuerda a un crucero”, reconoce Reme Ortiz, jefa de recepción del Parador, que lleva desde los 19 años trabajando en él. Ahora tiene 44. “Pero no solo por su arquitectura”, continúa, “también por la tranquilidad. Aunque todas las habitaciones estén ocupadas, todo sigue igual de calmado. El Parador es un lugar desestresante, nos dicen muchos de nuestros huéspedes, lleno de silencio, al que la gente viene sobre todo a eso, a descansar”.

El Parador de Aiguablava cuenta ya con más de 56 años de historia, fue inaugurado en pleno desarrollismo español, en 1966, pero hoy en día luce totalmente renovado gracias a una profunda reforma que se extendió durante casi cuatro años, entre 2016 y el 26 de junio de 2022, fecha en la que se volvió a abrir al público. La reforma no ha afectado prácticamente al exterior, que se ha mantenido casi idéntico, pero los interiores han mutado completamente. El resultado es un edificio muy espacioso, con 70 habitaciones dobles, 4 dobles superiores y 4 suites, todas con vistas al mar, terrazas en ambas fachadas, una impresionante piscina exterior con vistas al mar y una biblioteca, situada junto a la recepción, con tres ventanales sobre la bahía que dejan boquiabierto a todos los visitantes que llegan al establecimiento por primera vez.

El interiorismo es otro de los fuertes del lugar. El estudio de diseño de interiores barcelonés Denys & Von Arend se ha encargado de la renovación, introduciendo muebles de líneas sencillas, elegantes e icónicos y vinculados con Cataluña como la silla Barcelona creada por Mies Van der Rohe para la Exposición Internacional de Barcelona de 1929 o la Butterfly, presentada en 1938 por los diseñadores Antonio Bonet, Juan Kurchan y Jorge Ferrari-Hardoy.

Un museo del arte de la Costa Brava

Debido a su ubicación, el Parador de Aiguablava es una especie de homenaje y a la vez síntesis de la Costa Brava. Es por esto que, siguiendo esa línea, su colección de arte, que proviene de la colección artística de Paradores que atesora más de 9.000 piezas de las más diversas épocas y estilos, cuenta con una amplia selección de piezas de artistas relacionados con Cataluña, como Rafael Durancamps, Antoni Clavé, Josep María Subirachs, Antoni Tàpies o Joan Miró, o más concretamente con el Ampurdán, como Salvador Dalí, del que podemos encontrar varios grabados y litografías de gran calidad, especialmente en la zona de la biblioteca. En total, más de 200 obras, a las que podemos sumar también esculturas y cerámicas, se distribuyen por todo el Parador en salones, habitaciones y pasillos, configurando casi un auténtico museo-hotel que deja huella en muchos de los visitantes, que se quedan admirados por algunas de las piezas.

Refugio de famosos

El Ampurdán siempre ha sido una zona muy relacionada con el cine debido a la singularidad de sus costas y sus paisajes. En estas costas se han rodado películas tan conocidas como De repente, el último verano; La luz del fin del mundo o Pandora y el holandés errante. Testimonio de esto es la selección de fotografías de famosas estrellas del cine que cuelgan en las paredes del salón de desayunos del Parador de Aiguablava, donde podemos ver a Sinatra, Sofía Loren o Elisabeth Taylor. Y el Parador también ha tenido su pequeño papel en alguno de estos filmes. En la casa al borde de la playa en la que está ubicado el restaurante Mar i Vent se rodaron en 1991 varias escenas de la película Lo más natural, dirigida por Josefina Molina, una de las directoras de cine pioneras en nuestro país, y que estaba protagonizada por Miguel Bosé y Charo López. Ambos actores se alojaron en el Parador tras las jornadas de rodaje.

Todo esto complementado en las paredes de salones, pasillos y habitaciones por obras originales de pintores como Salvador Dalí, Rafael Durancamps, Antoni Clavé, Josep María Subirachs, Antoni Tàpies o Joan Miró, además de una amplia muestra de esculturas y de piezas muy interesantes de la célebre alfarería de La Bisbal d’Empordà, localidad que se encuentra a solo 20 kilómetros de Begur.

“La sauna con mejores vistas de España”

Pero, sin duda, uno de los detalles surgidos de la reforma que más llama la atención de los huéspedes, es el nuevo spa, ubicado en la planta -1. “El spa tiene mucho éxito entre nuestros clientes”, asegura Reme Ortiz. “Aparte de por la calidad de sus instalaciones, porque creo que tenemos la sauna con mejores vistas de toda España, en la que por las tardes se puede incluso tomar el sol. Cuenta con dos tipos de servicios: el circuito termal y las cabinas, en las que los clientes pueden darse un masaje o disfrutar de una amplia gama de rituales y tratamientos. Una de las actividades que más éxito tiene entre las parejas consiste en darse un masaje simultáneo en una cabina que cuenta con dos camillas y un jacuzzi privado”.

''El Parador es un lugar desestresante al que la gente viene, sobre todo, a descansar''

“Creo que los estándares de calidad del Parador han hecho que el resto de establecimientos de la zona tengan que esforzarse en ofrecer una oferta de mayor calidad”, afirma Julia Soria, jefa de administración del Parador, cuando se le pregunta por el efecto del establecimiento en la economía local. “Esto, en mi opinión, ha contribuido a mejorar la calidad turística de la zona. La competencia es positiva”.

“Además, proporciona muchos trabajos para personas de la zona”, añade José María Rodríguez, recepcionista, que destaca también su papel como motor económico de la región. “Damos negocio a muchas empresas locales que son nuestros proveedores como floristerías, taxistas, comercios de alimentación, etc.”. Debido a todo esto, el Parador de Aiguablava atrae cada año a multitud de clientes. “Muchos repiten cada verano, piden la misma habitación, etc.”, explica Reme Ortiz. “Algunos nos utilizan como una especie de segunda residencia, vienen todos los veranos y se quedan un mes entero. Incluso hemos tenido clientes de larga estancia, como una señora italiana que estuvo tres meses hospedada”.

Las recomendaciones de los que más saben...

JEFA DE ADMINISTRACIÓN

Julia Soria

Dos años y medio en el Parador de Aiguablava

RECEPCIONISTA

José María Rodríguez

33 años en el Parador de Aiguablava

CAMARERA

Ana Villarejo

17 años en el Parador de Aiguablava

Según la jefa de recepción, hay diferentes tipos de huéspedes dependiendo de la época del año. “Tras el verano, en septiembre y octubre comenzamos a recibir a clientes de empresas. De hecho, este año estamos notando un incremento bastante importante de este tipo de visitantes que vienen a realizar reuniones o actividades especiales. Y luego, durante el invierno, el Parador adquiere un carácter muy especial”. En esa época es prácticamente el único establecimiento hotelero abierto de los alrededores, las chimeneas de los salones se encienden por las tardes y los clientes se sientan a leer, a tomarse un café tranquilamente o sencillamente a admirar la bahía y el oleaje a través de los impresionantes ventanales. “Se crea un ambiente muy bonito, la verdad, especialmente en Navidad o Fin de año”, asegura.

“Muchos de nuestros huéspedes prácticamente no salen del Parador durante su estancia”, nos explica. “Vienen a disfrutar de nuestras instalaciones, pero también pueden realizar muchas actividades en la zona como ir a la playa, practicar esnórquel, pádel surf, salir en barco, en kayak… Durante el invierno puede aprovecharse para las visitas culturales como al pueblo de Pals, Peratallada, Ullastret, el Triángulo de Dalí o para disfrutar del patrimonio indiano de Begur, donde en septiembre se monta la Fira d’Indians, que conmemora la intensa relación entre Cuba y Begur, que tiene su origen en la emigración de muchos begurenses a esa isla a lo largo del siglo XIX. El pueblo se llena de visitantes y se realizan visitas guiadas a las casas que los indianos construyeron a la vuelta a su patria”.

Las impresionantes vistas del Parador de Aiguablava

La piscina del Parador de Aiguablava

Atardecer sobre el Parador de Aiguablava

Fachada del Parador

Las vistas de la Costa Brava desde los salones del Parador

Diseño y vanguardia en el Parador de Aiguablava

Un balcón a la Costa Brava

Spa y tratamientos en el Parador de Aiguablava

Atardecer en la Costa Brava

Uno de los salones del Parador de Aiguablava

Reme Ortiz, jefa de recepción del Parador de Aiguablava

avanti
indietro

UN RESTAURANTE QUE RESUME LA GASTRONOMÍA DE LA COSTA BRAVA

Pero ninguna reseña del Parador de Aiguablava estaría completa sin hacer referencia a su oferta gastronómica. En primer lugar, hay que destacar el gran salón del bar, que se abre a una terraza desde la que pueden admirarse las rocas del acantilado de Punta d’es Mut que dan a mar abierto, un lugar en el que los clientes pueden tomar algo, leer, trabajar con su ordenador o simplemente relajarse siguiendo el vuelo de las gaviotas.

Justo al lado se encuentra el restaurante, en el cual podemos encontrar, a la hora de la comida y la cena, pescados traídos cada día de la lonja, carnes de Girona y vinos locales de primera calidad. Entre los platos estrella de la carta están el mar y montaña, el clásico suquet de pescado, unas inolvidables croquetas de gambas de Palamós o las anchoas de L’Escala con aceite de oliva, una de las delicatessen más apreciadas de todo el norte catalán.

Durante los meses de verano, el Parador cuenta además con un restaurante situado al pie de la cala ubicada bajo el edificio principal, a unos cien metros, el Mar i Vent, donde se sirven arroces y otros platos inspirados en el paisaje de la Costa Brava. Con todos estos atractivos no es de extrañar que, los huéspedes que abandonan el Parador tras pasar unos días en él, conforme su coche se desliza por la última curva de la carretera, tras la cual perderá de vista la silueta de los acantilados de Aiguablava, ya se pongan a planificar, inevitablemente, su próxima visita al Parador.

Restaurante del Parador de Aiguablava

Hoy comemos...

Como ocurre en algunas otras regiones del norte de España, la zona del Ampurdán disfruta de una selección de productos locales que mezclan lo mejor de la tierra y del mar: por un lado, la ternera de Girona y el pollo de payés de la región, que están considerados de los mejores de nuestro país. Pero es que además los pescados y los mariscos de las lonjas vecinas complementan una oferta gastronómica que asombra a miles de visitantes cada año. Con todo esto, no es de extrañar que el plato estrella del menú del restaurante del Parador de Aiguablava sea el “Mar y montaña con pollo de payés”, un guiso que mezcla varios de estos productos de proximidad y que aquí se cocina mediante un cuidado proceso de elaboración. Luis Mora, cocinero con nada menos que 27 años de experiencia frente a los fogones de Aiguablava, explica cómo se hace.

“Nuestro Mar y montaña está hecho con pollo de payés local, gambas de Palamós y sepia que se envasan al vacío y se cocinan a baja temperatura durante más de 6 horas”, nos cuenta. “La clave del plato es también la salsa, que se elabora a partir de cebolla pochadita, ajo, vino blanco y coñac flambeado, tomate, fumet de pescado y picada catalana. La picada contiene ajos, almendras, avellanas y pan fritos, con un poquito de vino y azafrán”. El resultado es un pollo jugoso que reúne lo mejor de los sabores de la Costa Brava.

Destinos con encanto para viajeros únicos

Galicia

    Parador de Verín

    Ourense

    Parador de Baiona

    Pontevedra

    Parador de Cambados

    Pontevedra

    Parador de Ferrol

    A Coruña

    Parador de Monforte de Lemos

    Lugo

    Parador de Pontevedra

    Pontevedra

    Parador de Ribadeo

    Lugo

    Parador de Santiago de Compostela

    A Coruña

    Parador de Santo Estevo

    Ourense

    Parador de Tui

    Pontevedra

    Parador de Vilalba

    Lugo

Castilla y León

    Parador de Ávila

    Ávila

    Parador de Benavente

    Zamora

    Parador de Cervera de Pisuerga

    Palencia

    Parador de Ciudad Rodrigo

    Salamanca

    Parador de Gredos

    Ávila

    Parador de La Granja

    Segovia

    Parador de León

    León

    Parador de Lerma

    Burgos

    Parador de Puebla de Sanabria

    Zamora

    Parador de Salamanca

    Salamanca

    Parador de Segovia

    Segovia

    Parador de Soria

    Soria

Extremadura

    Parador de Cáceres

    Cáceres

    Parador de Guadalupe

    Cáceres

    Parador de Jarandilla de la Vera

    Cáceres

    Parador de Mérida

    Badajoz

    Parador de Plasencia

    Cáceres

    Parador de Trujillo

    Cáceres

    Parador de Zafra

    Badajoz

Asturias

    Parador de Cangas de Onís

    Asturias

    Parador de Corias

    Asturias

    Parador de Gijón

    Asturias

Cantabria

    Parador de Fuente Dé

    Cantabria

    Parador de Limpias

    Cantabria

    Parador de Santillana del Mar

    Cantabria

    Parador de Gil Blas

    Cantabria

País Vasco

    Parador de Argómaniz

    Álava

    Parador de Hondarribia

    Guipúzcoa

Navarra

    Parador de Olite

    Navarra

Aragon

    Parador de Alcañiz

    Teruel

    Parador de Bielsa

    Huesca

    Parador de Sos del Rey Católico

    Zaragoza

    Parador de Teruel

    Teruel

Cataluña

    Parador de Aiguablava

    Girona

    Parador de Artíes

    Lleida

    Parador de Cardona

    Barcelona

    Parador de La Seu d’Urgell

    Lleida

    Parador de Lleida

    Lleida

    Parador de Tortosa

    Tarragona

    Parador de Vic-Sau

    Barcelona

    Parador de Vielha

    Lleida

Comunidad Valenciana

    Parador de Benicarló

    Castellón

    Parador de El Saler

    Valencia

    Parador de Jávea

    Alicante

Castilla-La Mancha

    Parador de Alarcón

    Cuenca

    Parador de Albacete

    Albacete

    Parador de Almagro

    Ciudad Real

    Parador de Cuenca

    Cuenca

    Parador de Manzanares

    Ciudad Real

    Parador de Oropesa

    Toledo

    Parador de Singüenza

    Guadalajara

    Parador de Toledo

    Toledo

Madrid

    Parador de Alcalá de Henares

    Madrid

    Parador de Chinchón

    Madrid

Murcia

    Parador de Lorca

    Murcia

Andalucia

    Parador de Antequera

    Málaga

    Parador de Arcos de la Frontera

    Cádiz

    Parador de Ayamonte

    Huelva

    Parador de Cádiz

    Cádiz

    Parador de Carmona

    Sevilla

    Parador de Cazorla

    Jaén

    Parador de Córdoba

    Córdoba

    Parador de Granada

    Granada

    Parador de Úbeda

    Jaén

    Parador de Mazagón

    Huelva

    Parador de Mójacar

    Almería

    Parador de Nerja

    Málaga

Melilla

    Parador de Melilla

    Melilla

Ceuta

    Parador de Ceuta

    Ceuta

Canarias

    Parador de Cruz de Tejeda

    Las Palmas

    Parador de El Hierro

    Santa Cruz de Tenerife

    Parador de La Gomera

    Santa Cruz de Tenerife

    Parador de La Palma

    Santa Cruz de Tenerife

    Parador de Las Cañadas del Teide

    Santa Cruz de Tenerife

La Rioja

    Parador de Calahorra

    La Rioja

    Parador de Santo Domingo Bernardo de Fresneda

    La Rioja

    Parador de Santo Domingo de la Calzada

    La Rioja

Créditos

Coordinación: Prado Campos
Fotografía: Andrés Martínez Casares

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con Paradores. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca