?


Contenido desarrollado para

Fundación IDIS

Qué es la continuidad asistencial y por qué será el modelo sanitario del futuro

La innovación tecnológica y la colaboración público-privada son dos de los pilares para construir un sistema sanitario centrado en el paciente

Bernardo Álvarez-Villar

Compartir

La tecnología y la investigación son dos pilares imprescindibles que ayudan a mejorar la salud del paciente y del conjunto del sistema sanitario. Este modelo se centra en un mejor conocimiento y el trabajo online, que permiten alcanzar un cambio de paradigma en la atención, alcanzando así el bienestar y la calidad de vida que los ciudadanos desean cada vez más. Y ya se está consiguiendo en muchos ámbitos.

Desde la Fundación IDIS (Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad) han abordado estas cuestiones en una jornada en colaboración con Farmaindustria y FENIN (Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria). Las conclusiones son evidentes: se necesitan más recursos para mejorar el sistema sanitario y la sanidad privada, que ha venido introduciendo los avances tecnológicos surgidos en los últimos años, goza de una buena salud.

Emilio Lora-Tamayo, Rector de la Universidad Camilo José Cela, considera que la pandemia ha puesto de manifiesto el papel de la sanidad y también “la necesidad de actualizar el sistema para llegar a soluciones más flexibles”. Esto pasa -en su opinión- por avanzar hacia un modelo que “conjugue armónicamente ciencia, mercado, universidad y sanidad”.

Para María Vila, presidenta de FENIN, hay cuatro claves que deben caracterizar a un sistema sanitario basado en la innovación. En primer lugar, es necesario que “el modelo sea capaz de incorporar de manera ágil la innovación, es decir, que esta llegue cuanto antes al paciente”. Luego, debe considerarse “a la innovación como la piedra angular del sector sanitario y promover compañías con altas cotas de innovación y excelencia”.

En tercer lugar, es crucial prestar atención “a la digitalización y a los datos, para prestar servicios de salud basándonos en los datos que la tecnología aporta y que nos permiten diagnosticar y tratar al paciente”. Por último, remató, “es necesario construir un único sistema sanitario en el que la sanidad pública y la privada trabajen de manera integrada y sinérgica en un marco estable buscando siempre los mejores resultados para los pacientes”. En definitiva, todo lo anterior va encaminado a crear “un sistema sociosanitario basado en las personas, con un papel creciente de la industria y con la colaboración público-privada como eje vertebrador”.

Por los mismos derroteros se encuentra Juan Yermo, director general de Farmaindustria, quien, tras constatar el gran éxito de España en los últimos años en el campo de la investigación básica, se preguntó cómo sería posible seguir construyendo sobre esa base. “Es necesario desarrollar ese tejido industrial, con bases de producción y clusters tecnológicos, para permitir el desarrollo de medicamentos innovadores”, sentenció Yermo.

La innovación farmacéutica, para Yermo, “puede hacer grandes cosas en muy poco tiempo gracias a la colaboración público-privada. Ahí están por ejemplo las vacunas del Covid. En España tenemos la oportunidad para que esos medicamentos y terapias innovadoras se desarrollen aquí, porque tenemos las bases y las claves, solo falta que se pongan más recursos en el sistema sanitario”.

Las ventajas de la continuidad asistencial

Tras el primer bloque introductorio tomó la palabra el doctor Juan Abarca, presidente de la Fundación IDIS, para insistir una vez más en que “la innovación es el pilar fundamental del crecimiento, y todos los estudios indican la alta aportación de la sanidad privada a la innovación médica”. Eso se ve claramente, sin ir más lejos, con la transformación digital: “Nuestro sector la afronta de una forma más firme y robusta que el sector público, y esa brecha se va a profundizar sin duda. Debemos salvaguardar el acceso de todos los pacientes a esta innovación tecnológica, y para ello es necesaria una alianza entre lo público y lo privado. De lo contrario, se erosionará la equidad, que es uno de los pilares del sistema sanitario. Ya en la pandemia, sin ir más lejos, vimos los frutos que daba la colaboración y la cooperación”.

IDIS, explicó su presidente, tiene dos misiones: una es extraer datos del sistema sanitario, con la intención de que mejore su competitividad y de dar a conocer lo que aporta el sector sanitario privado. “También tiene una parte molesta, de denuncia, porque si mañana viniese otra pandemia nos pasaría lo mismo, porque no se ha hecho absolutamente nada. El sistema sanitario se está desmoronando”

La valoración ciudadana de la sanidad pública se estanca, mientras que la privada gana posiciones

Pero, además de denunciar, IDIS también propone otros proyectos de relevancia. Para Marta Villanueva, directora general de la Fundación IDIS, en los “próximos años” se va a hablar mucho de continuidad asistencial; el conjunto de procesos, servicios e innovaciones puestos en marcha de forma coordinada e integrada por el sistema sanitario que tiene el objetivo de “ofrecerle al paciente la atención que precise con independencia de que sea un sistema público y privado”.

Objetivo: más recursos y mejor coordinación

Al fin y al cabo, recordó, “eso es lo que queremos todos: que nos atiendan rápido y en el menor tiempo posible con independencia de dónde estemos. No queremos que haya puntos de ruptura en los que se quiebra la continuidad asistencial”. Para elaborar este proyecto IDIS se ha dedicado a “escuchar a los profesionales, y todos repiten los mismos puntos: consideran al paciente como eje vertebrador de la continuidad asistencial. Equipos multidisciplinares y eliminar barreras territoriales. Todos piden considerar al sector privado como parte del sistema, y así todos viviríamos más a gusto”.

1. Cooperación

El 70,2% de la población española considera necesaria o muy necesaria la cooperación sanitaria público-privada

2. Mejores diagnósticos

El 84% considera positivo que se puedan hacer pruebas indistintamente en la sanidad pública o en la privada, y que los dato sean utilizados por los profesionales de ambos sectores

3. Más recursos

El 95,2% de los encuestados cree necesario o muy necesario que se destinen más recursos públicos al sistema sanitario 

Para que todo lo anterior pueda tener lugar, sostiene Villanueva, es precisa “una reorganización transversal de los procesos para hacerlos más ágiles y que tengamos un espacio común de historia clínica”. IDIS, adelantándose a lo que está por venir, ya se encuentra trabajando “en las primeras herramientas para llegar a la continuidad asistencial, y para eso planteamos un proyecto de historial clínico, financiado por quince entidades”.

Se trata del Proyecto Hermes, una plataforma de interoperabilidad para disponer de un historial clínico digital. Un espacio único en el que se almacena toda la información médica y que es propiedad exclusiva del paciente, que puede decidir qué hacer con él y a quién permitirle acceso. Pero Villanueva es consciente de que esto es solo “el primer paso para avanzar hacia una sanidad con el foco en el paciente y la vocación de sumar. Es un proyecto de transformación cultural a largo plazo, y hace falta paciencia y perseverancia”.

Por una cultura científica emprendedora

A continuación, tuvieron lugar dos mesas redondas en las que se abordó en profundidad el tema de la jornada. La primera de ellas, titulada “Investigación traslacional: del conocimiento básico al medicamento”, fue moderada por Javier Urzay, subdirector general de Farmaindustria y contó con la participación de tres médicos oncólogos: Valentina Boni, del Hospital Quirónsalud Madrid; María de Miguel, del Centro Integral Oncológico Clara Campal; y Lucas Moreno. Jefe del Servicio de Oncología y Hematología pediátrica del Hospital Vall d’Hebrón.

Urzay refrendó el diagnóstico optimista sobre el estado de salud de la industria sanitaria en España: “Para muchas compañías el nuestro es, después de EE.UU, el segundo país del mundo en investigación clínica. Tenemos unas cifras espectaculares: no solo de volumen, sino también de calidad. Ahora, ¿qué retos tenemos?”

En líneas generales, los tres expertos coincidieron en su perspectiva sobre la cuestión. Es necesaria más agilidad, más financiación y más disponibilidad de datos. También la palabra “integración” y “descentralización” se escucharon mucho durante las intervenciones. En las conclusiones hubo unanimidad: las innovaciones médicas se demoran demasiado en llegar a las camas de los clientes. Y ese es un problema que hay que solucionar cuanto antes. 

La segunda mesa redonda de la mañana versó sobre el “Impulso del tejido empresarial a través de polos tecnológicos innovadores para la transformación del sistema sanitario”. La moderadora fue Margarita Alfonsel, secretaria general de FENIN, y los ponentes fueron Faustino Blanco como director de FINBA (Fundación para la Investigación y la Innovación Biosanitaria del Principado de Asturias); Paula Queipo, directora de operación del Centro tecnológico IDONIAL; y Jorge Prim, vicepresidente del grupo PRIM.

Los polos tecnológicos, como explicó Queipo, son “entidades que median entre la investigación básica en la universidad y la empresa en el mercado. Llevamos la investigación y la tecnología aplicada al mercado. La colaboración resulta clave para que estas mejoras lleguen al paciente final”.

Innovación tecnológica y colaboración público-privada para construir un sistema sanitario centrado en el paciente

Blanco recordó que el sector sanitario “es de los primeros en innovación, pero eso requiere apoyo institucional”. Con la finalidad de avanzar en ese sentido, Blanco cree que la estrategia debe pasar por “movilizar conjuntamente inversiones en investigación red a través de una red en la que quepamos todos, mediante una cultura científica emprendedora”.

En un sentido parecido se pronunció Jorge Prin, que remarcó que “si no cooperamos el sistema no va a fluir. Ampliar el tejido productivo en España con un impulso tecnológico que cree riqueza y trabajo de alta cualificación debe ser nuestro objetivo”.

Objetivo: más recursos y mejor coordinación

El cierre de la jornada corrió a cargo de Ángel de Benito, el secretario general de la Fundación IDIS, que insistió en que esta fundación es “un entorno de pensamiento para fomentar la aportación de la sanidad privada a la sociedad”. Si, como quedó demostrado a lo largo de la mañana, “la innovación sanitaria es un elemento estratégico que un país debería proteger e impulsar”, España debería volcarse en “captar más inversiones de farmacéuticas y de empresas de tecnología médica, o para transformación digital, acceso y manejo de datos”.

Lo que eso puede suponer, ni más ni menos, es “salvar vidas y mejorar la calidad de vida: lo vemos con las nuevas vacunas, los nuevos medicamentos para la hepatitis C, para el VIH, para el cáncer…”. En definitiva, concluyó, “todos decimos lo mismo: más dinero, más financiación, más agilidad para llevar la innovación a los pacientes y más colaboración público-privada”.

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca