?


Contenido desarrollado para

COCA-COLA

Cómo dar una nueva vida a los residuos que van a parar al fondo del mar

El programa “Mares Circulares” de Coca-Cola trata de atajar el problema de los residuos en los entornos marinos gracias a una red de alianzas

Galo Martín

Compartir

Los residuos que acaban contaminando el medioambiente son un problema global que exige del trabajo y el compromiso de todos para abordarlo. Individuos, empresas, oenegés, gobiernos, etc., desempeñan un papel a la hora de conseguir reducir la contaminación. Consciente de la situación, Coca-Cola en 2018 lanzó “Un Mundo Sin Residuos”. Su estrategia global en cuanto a envases con la que se compromete a recoger y reciclar el cien por cien de todos los envases que comercializa en todo el mundo y ser parte de la solución al problema de la contaminación y de los residuos. Estrategia que se sustenta en tres pilares con objetivos ambiciosos a nivel global: la apuesta por la ecoinnovación para ofrecer a los consumidores envases cada vez más sostenibles, recoger y reciclar el equivalente al cien por cien de las latas y botellas que la empresa pone en el mercado y generar alianzas que unan a las personas para apoyar un entorno libre de residuos.

Marcar la diferencia en el planeta

Coca-Cola sabe que atajar el problema de los residuos, en concreto en el medio marino, requiere de una red de colaboradores. Consciente de su responsabilidad, ha asumido una serie de compromisos para solucionar el problema. En la mencionada estrategia “Un Mundo Sin Residuos”, se considera vital establecer alianzas con socios que le permitan llegar más lejos y más rápido a la hora de actuar y de solucionar el problema de la contaminación. Para alcanzar dicho objetivo, Coca-Cola creó en 2018 “Mares Circulares” para España y Portugal. Un programa integral basado en una red de alianzas con el que la empresa pasa del compromiso a la acción en su compromiso por prevenir que sus envases acaben en la los entornos acuáticos. Desde entonces son muchos los colaboradores y aliados que se han sumado a la causa: más de 1.100 ayuntamientos, entidades públicas y privadas apoyan las iniciativas desarrolladas dentro del programa en diferentes municipios.

«Mares Circulares» abarca todas las vertientes de la contaminación y busca dar impulso a la economía circular

“Mares Circulares” abarca todas las vertientes de la contaminación, busca dar impulso a la economía circular y ofrece soluciones en todo el proceso de cómo llega un residuo de la mano del consumidor a acabar desechado en la naturaleza. Y lo hace, en primer lugar, gracias a su red de voluntarios que limpian los entornos acuáticos y los fondos marinos de esos residuos que nunca deberían haber llegado hasta ahí. En segundo lugar, por medio de talleres de formación sensibiliza a la ciudadanía para fomentar el reciclaje y generar concienciación ambiental y que así vea que el reciclaje es la única solución. En tercer lugar, el programa busca soluciones de cara al futuro a través de un concurso anual que incentiva la innovación y la investigación científica para encontrar nuevas formas de fomentar la economía circular y evitar la contaminación.

Dentro de su apuesta por la innovación para dar una segunda vida a los residuos marinos, el gran hito de “Mares Circulares” este año ha sido conseguir desarrollar quince bancos fabricados a partir de algo más de cinco mil kilos de plástico procedente de los residuos recogidos en los fondos marinos durante el programa. Algo que fue posible gracias a la participación 500 pescadores y de 104 barcos en quince puertos de nuestras costas, que fueron los que recogieron del fondo del mar redes, bolsas o film muy degradados y mezclado para después convertirlo en esos bancos que se expondrán en los puertos que han participado en esta acción. Pero además de los bancos como ejemplo de los esfuerzo que invierte Coca-Cola en innovación, en 2019 la empresa lanzó su primera botella fabricada con un 25% de plástico marino apta para su uso alimentario.

Y es que Coca-Cola tiene claro que la ecoinnovación y la investigación científica son claves para lograr envases más sostenibles y para fomentar la economía circular. Un sistema por el que todos debemos apostar para que los envases en vez de acabar como residuo adopten una nueva utilidad.

Marcar la diferencia en el planeta

Gracias a este trabajo, en sus cinco ediciones, el programa “Mares Circulares” ha conseguido contar con la ayuda de 23.319 voluntarios. Con su labor se ha logrado realizar 297 intervenciones en playas y entornos acuáticos, a las que se suman 54 más en reservas marinas y otras áreas protegidas, y se han recogido más de 1.514 toneladas de residuos, de las que 14,4 son de plástico (PET).

Además, se han realizado actividades de formación y sensibilización a 63.669 personas en jornadas de divulgación y se han premiado 12 estudios científicos y cuatro start ups.

* Los datos ofrecidos en esta información han sido publicados en los informes anuales de sostenibilidad de Coca-Cola o facilitados y publicados por el socio embotellador, Coca-Cola Europacific Partners.

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca