?


Contenido desarrollado por

ALDI

‘Fecha de Extinción’, una iniciativa para concienciar sobre el impacto del cambio climático en los alimentos

La disponibilidad de muchos alimentos podría llegar a verse limitada en los próximos años como consecuencia de los efectos del cambio climático. ALDI lanza una campaña para fomentar el consumo responsable

Ángela Zorrilla

Compartir

Algunos alimentos como el café, el cacao, la miel, el plátano o productos como el vino podrían desaparecer como los conocemos hoy en día debido a los efectos adversos que el cambio climático puede provocar en los cultivos. Varios expertos y organizaciones internacionales alertan de que, en unos años, la producción y la disponibilidad de muchos alimentos en el mundo podría verse alterada como consecuencia de cambios dramáticos en las condiciones climáticas.

El Foro Económico Mundial prevé que el aumento de temperaturas afecte a los cultivos de cacao entre 2030 y 2050. Así como otros estudios advierten de que las zonas de cultivo del café podrían reducirse hasta en un 50% a partir de 2050. La disminución de colmenas ya afecta a la producción de miel y empiezan a observarse dificultades también en los viñedos. Según la European Geosciences Union, las cosechas se han adelantado 13 días desde 1988 y estima que las zonas de mayor potencia vinícola pasarán a representar de un 47% a un 36% del territorio en 2050.

En línea con su compromiso por el entorno, y con la responsabilidad como uno de sus pilares, ALDI actúa para visibilizar la posible escasez futura de los recursos naturales. Para ello, la compañía acaba de lanzar la campaña Fecha de Extinción, una iniciativa que invita reflexionar sobre la importancia de consumir y actuar de manera responsable para fomentar una compra con conciencia, sostenible y asequible que refuerza los Objetivos de Desarrollo de Naciones Unidas de promoción de un consumo responsable, a los que ALDI se adhirió en 2017 ofreciendo un surtido más sostenible y promoviendo el uso eficiente de sus recursos.

El 80% de los 2.000 productos que pueden encontrarse en los lineales de ALDI están cultivados, elaborados o producidos en España. Cerca del 40% del surtido de vino está certificado, en proceso de certificarse o el proveedor ha mostrado interés por Sustainable Wineries for Climate Protection, el sello de sostenibilidad impulsado por la Federación Española del Vino. El 72% del café de ALDI y el 99% del cacao son de cultivo sostenible, y la miel es ecológica certificada por la Unión Europea.

De hecho, la cadena de supermercados lleva años trabajando con esta filosofía y la sostenibilidad es uno de los ejes vertebradores de todas sus iniciativas. Con ello pretende fomentar el consumo consciente, pero también liderar la acción predicando con el ejemplo. Por eso, alguna de estas políticas sostenibles tienen un impacto real en su negocio y en su día a día, y el uso eficiente de sus recursos es primordial en su core business.

A la hora de mitigar los efectos del cambio climático, la empresa se ha comprometido a que en 2025 todos sus envases de marca propia serán reciclables, reutilizables y/o compostables. Desde 2019, ha reducido más de 1.730 toneladas de plástico virgen rediseñando sus envases y con otras medidas de reducción del plástico. En esta línea, el compromiso es, además, reducir en un 15% el material del packaging y en un 20% el plástico virgen de todos los envases.

Energías renovables

Más allá de los alimentos y de productos que ofrece, ALDI también trabaja en la mejora energética de sus tiendas. En mente, un nuevo modelo de comercio respetuoso con el medio ambiente y en el que las placas fotovoltaicas y la iluminación LED hacen que la sostenibilidad sea real. Desde 2020, el 100% de la energía que adquiere la cadena en España es ya de origen renovable. Además fomenta el uso de las energías verdes dentro y fuera. Gran parte de los supermercados dispone de puntos de recarga para coches eléctricos, hasta 320 en más de un centenar de establecimientos.

Actuar ante el desperdicio alimentario es otro de los puntos fundamentales de la estrategia de sostenibilidad de la compañía que analiza todos los eslabones de los procesos en los que interviene. Es decir, desde la producción y transformación del producto, pasando por el transporte y el almacenamiento, hasta la actividad en tiendas, y también por parte del consumidor. Gracias a este trabajo, durante 2022 ALDI evitó el desperdicio de 6.595 toneladas de productos perecederos.

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, para ALDI. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca