?


Contenido desarrollado para

MSD

El VPH, la infección de transmisión sexual que se estima que afecte a más del 80% de la población sexualmente activa

Se estima que más del 80% de la población (hombres y mujeres) sexualmente activa contraerá el VPH en algún momento de su vida. Con motivo de la celebración del Día Internacional del VPH, los especialistas recuerdan la importancia de su prevención

Bernardo Álvarez

Compartir

La incidencia de las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) va en aumento. Por ejemplo, el número de ITS por infección gonocócica se incrementaron una media anual del 25,2% entre 2013 y 2019. Esto puede deberse a lo siguiente: entre 2002 y 2018 el uso de preservativos, solo o en combinación con otros métodos de protección, se redujo del 84 al 75% entre jóvenes de 15 a 18 años. En este mismo sentido, el Barómetro Juvenil de 2021 de Salud y Bienestar reflejó que aproximadamente uno de cada cuatro nacidos entre 1997 y 2001 mantenían relaciones sexuales sin protección.

Este 4 de marzo se celebra el Día Internacional de Concienciación sobre el Virus del Papiloma Humano (VPH), que es la ITS más frecuente en todo el mundo, con más de 660 millones de personas infectadas. Se estima que más del 80% de la población sexualmente activa -tanto hombres como mujeres- contraerá la infección por este virus alguna vez en su vida. Hablamos de un virus que afecta fundamentalmente a la piel y a las mucosas. Hay más de 200 tipos distintos de VPH. Estos se dividen entre los virus de alto riesgo u oncogénicos y los de bajo riesgo, causantes de verrugas anogenitales.

“De esos 200 tipos de VPH, hay más de 40 que pueden afectar al área genital y anal”, explica el doctor Jesús de la Fuente, jefe de sección de Ginecología del Hospital Universitario Infanta Leonor de Madrid. “De esos 40, hay 14 de alto riesgo que pueden producir cáncer. Dos de ellos, el VPH 16 y el 18, ocasionan cerca del 70% de los cánceres de cuello uterino y un porcentaje aún mayor de otros cánceres. Aunque hay que decir que en la mayoría de los casos el cuerpo elimina la infección de forma natural”.

Cáncer de cérvix

Cáncer de ano

Cáncer de vagina

Cáncer de vulva

Cáncer de pene

Cáncer de orofaringe*

Se estima que esta ITS es responsable del 5% de todos los tumores humanos. El VPH está relacionado con aproximadamente el 100% de los cánceres de cuello de cérvix, el 90% de los de ano, el 75% de los de vagina y el 70% de los de vulva. Cada año se detectan 570.000 cánceres relacionados con el VPH en mujeres y 60.000 en hombres.

Uno de los principales problemas del VPH es que se trata de una infección que, en la mayoría de los casos, es asintomática. Esto significa que puede permanecer con el infectado sin que este note ningún síntoma, hasta que la enfermedad está avanzada.

“Cuando el VPH causa síntomas, estos suelen consistir en la aparición de verrugas genitales o sangrado tras las relaciones sexuales”, afirma el doctor. Pero en otras ocasiones, entre el 10 y el 20% de los casos, el sistema inmune no consigue eliminar el virus y es cuando aparecen las neoplasias intraepiteliales que, finalmente, pueden desembocar en tumores invasivos. Por eso, y aunque en la inmensa mayoría de los casos el VPH es una infección transitoria, podría acabar teniendo consecuencias graves.

Transmisión y prevención

El VPH se transmite mediante el contacto de la piel o mucosas, a través de la actividad sexual. Como explica el doctor De la Fuente, “para que se transmita el virus tiene que haber un contacto directo sexual”. Y, aunque la principal vía de transmisión son las relaciones sexuales anales, vaginales u orales, también puede transmitirse por otro tipo de contacto cercano con la piel durante actividades sexuales. “El preservativo no protege del todo puesto que las áreas no cubiertas pueden verse contagiadas por VPH”.

Hay algunos factores que pueden explicar un mayor riesgo para contraer este virus, como puede ser la edad precoz del inicio de las relaciones sexuales o un alto número de parejas sexuales. Hay conductas como el tabaquismo o el alcohol que pueden contribuir a la persistencia y progresión de la infección, así como otras variables como la inmunodepresión.

“No hay mucho que podamos hacer para evitar contraer el VPH”, reconoce el doctor, “puesto que si tienes sexo será muy difícil que no entres en contacto con el virus. Lo importante es conseguir que el cuerpo sea capaz de eliminarlo y fumar es uno de los factores que hacen que el virus persista durante más tiempo en el cuerpo”.

El VPH es la infección de transmisión sexual más común, con más de 660 millones de afectados en el mundo

¿Hay otras formas de evitar el contagio por el VPH? “Por supuesto”, afirma el doctor De la Fuente, “pero de dudosa eficacia en cuanto a su impacto social: Por ejemplo, la abstinencia sexual, pero no es esa la opción mayoritaria de la sociedad, o la monogamia mutua de por vida, que tampoco lo es”. Además, el doctor menciona otros métodos de prevención como la inmunización.

Entre las autoridades sanitarias hay una concienciación cada vez mayor de la importancia de la prevención. Prueba de ello, cuenta el doctor, es que “desde finales del año pasado se planteó inmunizar a los niños a los 12 años, como se hacía con las niñas”.

Tal y como indica el Ministerio de Sanidad, la inclusión de los varones en el calendario de vacunación debe implementarse antes del fin de 2024 en nuestro país, aunque ya el año pasado hubo cuatro comunidades -Galicia, Cataluña, Comunidad Valenciana y Murcia- que anunciaron que incluirían a los varones adolescentes en sus programas de vacunación contra el VPH.

La importancia del cribado

EL VPH es responsable de aproximadamente el 100% de los cánceres de cérvix

“Además de la inmunización, también en el cribado de cáncer de cérvix hemos tenido un gran avance”, según el doctor. En los últimos tiempos se está instaurando un sistema de “cribado poblacional del cáncer de cérvix, lo que significa que la iniciativa parte del Sistema Nacional de Salud, que contacta a las mujeres de entre 25 y 65 años para realizarse la prueba correspondiente por edad. Hasta hace poco, en España se hacía lo que se llama un cribado oportunista, es decir, que una mujer iba al médico por lo que fuera y este le hacía una prueba. Pero este sistema presentaba una eficacia limitada y, de hecho, en un estudio realizado en Asturias durante el periodo 2000-2010 en 374 mujeres, el 65,6% de las mujeres diagnosticadas de cáncer de cérvix entre los 25 y los 70 años no habían realizado una citología en al menos los cinco años y medio anteriores al diagnóstico”.

El doctor de la Fuente se siente optimista ante estas nuevas medidas contra el VPH y cree que “juntando cribado, inmunización y tratamiento, para 2030 estaremos en camino hacia la erradicación del cáncer de cérvix”. De la Fuente no quiere terminar sin referirse antes a “los efectos a nivel socioemocional de la infección por VPH”, puesto que, “como en otras ITS, se considera un estigma. Suele darse un sentimiento de ansiedad, de culpa, de vergüenza, que condicionan la vida de la persona”.

ES-GSL-00759

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con MSD. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca