?


Contenido desarrollado para

INSTITUTO PULEVA DE NUTRICIÓN

Este es el nutriente que falta en la dieta infantil y que es clave para su desarrollo intelectual

El cerebro de los niños está en constante evolución y se desarrolla, principalmente, durante los primeros 10 años de vida. Es en esta etapa cuando hay que poner especial atención en la alimentación y asegurar una dieta alta en nutrientes como el Omega 3 DHA, que tiene un papel clave en el desarrollo intelectual de los pequeños

Àngela Zorrilla

Compartir

Ya ha pasado un año. Seguramente los primeros pasos estén al caer, igual que la aparición del primer diente y las primeras palabras. Se abre camino una nueva etapa llena de descubrimientos y desarrollo y es que, los niños a partir del año, siguen incorporando numerosos “primer día de” a la lista orgullosa de sus padres.

Sin duda, un mundo por descubrir para los niños y niñas es el de la alimentación. A partir del año de edad, se incorporan nuevos grupos de alimentos y se consolida una dieta diversificada y variada en la que deben priorizarse algunos nutrientes esenciales para su correcto desarrollo como el Omega 3 DHA, el calcio, el hierro o la vitamina D.

Pero, pese a la importancia y el papel decisivo de todos estos nutrientes, todavía hay muchas casas donde no se incorporan lo suficiente y no se alcanzan las ingestas recomendadas por las autoridades sanitarias. Las prisas por las mañanas, el poco tiempo para elaborar platos caseros durante el día o el estilo de vida de cada uno son algunos de esos factores que dificultan que las cantidades optimas de vitaminas o minerales estén garantizadas en los menús infantiles.

OMEGA 3 DHA, ESENCIAL PARA SU CORRECTO DESARROLLO INTELECTUAL

El consumo regular de pescado es muy importante en los niños ya que es una gran fuente de nutrientes y, en particular, del ácido graso Omega 3 DHA. El ácido docosahexaenoico (DHA) es uno de los nutrientes esenciales para favorecer la evolución intelectual y cognitiva de los más pequeños. Sin embargo, no se consume con la frecuencia deseable por varias razones:

– La disponibilidad del pescado azul es menor que la de otros alimentos como la carne;

– Suele ser más caro;

– Los niños lo aceptan peor, por su olor y sabor fuertes y por las espinas;

– Hay determinadas especies (como el pez espada, el atún rojo, el tiburón o el lucio), cuyo consumo está limitado en menores de 10 años por su mayor contenido de mercurio.

TRES DE CADA CUATRO NIÑOS ESPAÑOLES NO ALCANZAN LAS INGESTAS RECOMENDADAS DE OMEGA 3 DHA

El Omega 3 DHA es el ácido graso más abundante en el cerebro y es clave para el desarrollo intelectual del niño

Según el estudio EsNuPi, el más reciente y completo de los llevados a cabo en población infantil española, tres de cada cuatro niños españoles no alcanzan las ingestas recomendadas de Omega 3 DHA, que es el ácido graso más abundante en el cerebro y es clave para el desarrollo intelectual del niño. Durante los primeros 10 años de vida de los menores, el cerebro no cesa de evolucionar y desarrollarse por lo es aconsejable evitar un déficit de ingesta de un nutriente tan importante como el Omega 3 DHA.

Para comprobar si realmente se alcanzan esas dosis ideales, el Instituto Puleva de Nutrición ha desarrollado una intuitiva calculadora. En unos minutos, gracias a la calculadora, las familias pueden chequear si el niño o niña está tomando en su dieta habitual el Omega 3 DHA recomendado para su edad.

¿Cómo conseguir que tu hijo tome la dosis recomendada de Omega 3 DHA?

Esta situación de déficit de ingesta de Omega 3 DHA es reversible. Basta con adoptar una alimentación completa y equilibrada, en la que no falten las raciones recomendadas de pescado y, en particular, de pescado azul. No obstante, hay pequeños gestos que pueden marcar la diferencia como sustituir el vaso de leche habitual por otro enriquecido con Omega 3 DHA. ¿Por qué puede ser una ayuda útil? Porque con ese vaso aseguramos la ingesta de más del 40% de la cantidad diaria recomendada, de forma que hacemos más viable cumplir con la recomendación, siempre que incorporemos otras fuentes alimentarias ricas en Omega 3 DHA -principalmente el pescado azul- a lo largo del día.

La efectividad de esta estrategia está probada a través de estudios como EsNuPi, según el cual los niños que consumen leches infantiles enriquecidas ingieren 4,5 veces más Omega-3 DHA que la población infantil general, acercándose más a la ingesta recomendada.

Concretamente, un vaso diario de Puleva Peques, la leche enriquecida de Puleva dirigida a niños y niñas de 1 a 3 años, aporta más del 60% de la cantidad diaria aconsejada de Omega 3 DHA.

Entre los 3 y los 12 años, Puleva Max aporta más del 40% del Omega 3 DHA recomendado, pero también calcio y 13 vitaminas, entre ellas la A, C y D.

La leche sigue teniendo un peso importante en la alimentación diaria de los más pequeños de la casa. Por eso, apostar por una leche infantil enriquecida es una buena manera de aportar nutrientes esenciales de forma sencilla y rápida, siempre en el contexto de una dieta equilibrada.

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado para el Instituto Puleva de Nutrición por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca