?


Contenido desarrollado para

SAINT-GOBAIN

Por qué la sostenibilidad es, ahora, una asignatura obligatoria para las empresas

Cada vez más, todos los sectores se toman muy en serio la demanda social en materia de sostenibilidad. Empresas como Saint-Gobain son un buen ejemplo de ello

Gonzalo Garzón

Compartir

“Sostenibilidad” es una palabra que, de un tiempo a esta parte, está en boca de todos. En un escenario global de incertidumbre por el cambio climático, y con grandes desafíos por delante en materias como la energética, la búsqueda del equilibrio en nuestra forma de vivir ha adquirido un papel protagonista en todos los estratos de la sociedad. 

Las empresas, al igual que los gobiernos y los ciudadanos a título individual, tienen una responsabilidad clave en el cambio de paradigma al que obligan las circunstancias. Por eso, en los últimos años el papel de los departamentos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) se ha vuelto aún más relevante si cabe. Al fin y al cabo, el objetivo último de una empresa no es sólo hacer dinero: también aportar valor a la sociedad en su conjunto.

Saint-Gobain, multinacional francesa líder mundial en construcción ligera y sostenible en la fabricación de materiales para estructuras y de alto rendimiento, es una de las que han apostado con más decisión en este sentido. En 2019, el Grupo estableció su Hoja de Ruta en Sostenibilidad hacia la Neutralidad de Carbono de cara al año 2050. El objetivo es ambicioso: reducir las emisiones de CO2 un 33% y la extracción de agua industrial un 50%.

Otra de las metas que se han marcado los responsables de Saint-Gobain pasa por fomentar la denominada economía circular, uno de los pilares de la sostenibilidad. La empresa francesa se ha comprometido a reducir los residuos no valorizados un 80% y a emplear un packaging 100% reciclable. Para alcanzar los objetivos marcados, Saint-Gobain dedicará un gasto de capital y un presupuesto de I+D de 100 millones de euros anuales hasta 2030.

Un sector primordial

Saint-Gobain forma parte de un sector, la construcción, especialmente importante en lo que se refiere a la huella de carbono, dado que representa alrededor del 40% de las emisiones mundiales de CO2. Por ello, la compañía diseña, fabrica y distribuye soluciones para mejorar la eficiencia energética en los edificios, así como tecnologías con una huella de carbono reducida. Una apuesta que se plasma en un hecho contrastable: se trata del fabricante con mayor número de DAPs (Declaraciones Ambientales de Producto) de nuestro país. 

Pero la sostenibilidad también tiene que ver con el capital humano. En 2022, en línea con su compromiso de Responsabilidad Social Corporativa, la compañía finalizó el despliegue de su programa “CARE by Saint-Gobain” de prevención y protección social que proporciona cobertura para los empleados del Grupo, en todos los países donde opera, apoyándolos en las diferentes etapas de su vida (permisos de maternidad y paternidad, gastos médicos y de hospitalización de familiares, seguro de vida, etc). Además, en materia de seguridad, el índice de frecuencia de accidentes en la empresa ha descendido un 19% entre 2021 y 2022, y se ha reducido casi a la mitad en los últimos cinco años. 

Estos programas forman parte del espíritu de la compañía, plasmado en su lema “Making The World a Better Home”, y que está basado en valores como la escucha, el diálogo, la bondad, la confianza, la solidaridad y el respeto por la diversidad, a través del crecimiento inclusivo y fomentando un sistema de trabajo abierto

Todos esos valores han obtenido varios reconocimientos internacionales. Este año, el Índice de Igualdad de Género de Bloomberg ha premiado por quinto año consecutivo la diversidad de la empresa. Además de todo ello, Saint-Gobain ha sido incluida en la “Lista A del cambio climático” elaborada por CDP, una organización mundial sin ánimo de lucro reconocida como referencia en materia de calificación medioambiental y transparencia.

Los orígenes de Saint-Gobain se remontan al siglo XVII. Concretamente al año 1665, cuando nació como empresa vidriera por orden del rey Luis XIV. Su cometido era especialmente relevante: construir las instalaciones y desarrollar nuevas tecnologías para embellecer Versalles, especialmente la Galerie des Glaces, la Sala de los Espejos, una de las estancias más bellas de todo el palacio que fuera residencia real desde 1682 hasta 1789. Actualmente, la empresa cuenta con más de 168.000 empleados ubicados en 75 países. El pasado 2022 tuvo una facturación de 51.197 millones de euros. 

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca