?


un proyecto con

DACIA

El secreto de un profesor madrileño para que los jóvenes aprendan de verdad Geografía

Pedro de Paz es ese tipo de maestro que deja huella. A sus 44 años se muestra cercano, natural e inspirador a la hora de ayudar a comprender el mundo que le rodea a las nuevas generaciones: “Viven espontáneamente y te hacen conectar con la vida y eso es esencial”

Laura Guillén

Compartir

Estar siempre en activo y enseñar a sus alumnos que la vida es sencilla pero apasionante. Esto es lo que hace de Pedro de Paz uno de los profesores más especiales y queridos de su colegio. Decir que es el profesor de Geografía que todos quisiéramos haber tenido puede sonar pretencioso, pero conocerlo es afirmarlo y comprender que la naturalidad y ser uno mismo son los valores que más nos conectan con los demás.

Es moderno, actual, joven, atlético, atractivo e inspirador y enseña Geografía. Pero, además, la vive. A este madrileño de 44 años le encanta su trabajo, una profesión a la que llegó tras estudiar en la universidad. Y tras 14 años se siente feliz con sus “compañeros de trabajo”, como él llama a sus alumnos, que son chicos y chicas de entre 14 y 18 años, una franja de edad en la que las personas forjamos nuestro carácter y personalidad. Su objetivo en la vida es ayudar a estos jóvenes a encontrar su camino y a darle importancia a los aspectos esenciales que se encuentran a su paso. Que no siempre es fácil, pero siempre vale la pena hacer el esfuerzo.

“Los adolescentes están llenos de valores y se puede aprender mucho de ellos”

En una sociedad que cuestiona a las nuevas generaciones por su presunta falta de valores, a Pedro le gusta escuchar a sus alumnos, entenderles y, sobre todo, hallar en ellos una fuente de inspiración: “Los adolescentes están llenos de valores y se puede aprender mucho de ellos. Saben vivir el momento de manera espontánea, no están pensando en esas preocupaciones futuras más allá de lo que tienen este fin de semana. Y eso los adultos lo hemos perdido. Es algo que admiro y me gusta que no pierdan esa pasión por vivir, por eso trato de alimentar sus sueños”, apunta.

Reconoce que el primer día en el que ejerció de profesor se preocupaba de que los alumnos memorizaran muchos conceptos. Pero con el tiempo se dio cuenta que la clave es ayudarles a entender el mundo que les rodea. “Corres mucho, se lo explicas todo con la obsesión de que aprendan la materia y, con los años, te das cuenta de que lo esencial es que aprendan de la vida”, sostiene. Una filosofía que, aplicada a la Geografía, que la asignatura que imparte, viene a decir que los chicos puedan disfrutar y entender cada pequeño momento.

“La naturalidad es el mejor arma para llegar a los alumnos”

Su particular forma de dar clase no pasa inadvertida porque ha conseguido hacerles vibrar e interesarse por una asignatura que ha tenido el estigma de ser un “hueso” en la Selectividad. “Les cuento cómo es mi vida cuando salgo del aula, a qué dedico mi tiempo libre. Les hablo de forma coloquial, quiero que me conozcan y presentarme como una persona normal. Esa es mi estrategia para que me escuchen y tenerles cerca”. Y no es extraño que Pedro tenga a sus alumnos embelesados, ya que en el momento en el que acaban las clases, su vida se aleja de cualquier convencionalismo. Y su manera de vivir lo deja claro: “Cuando dejo de dar Geografía, me dedico a practicarla”.

Sea lunes, martes, miércoles, llueva o nieve, al acabar las clases, Pedro empieza su segunda vida. “Me cojo provisiones y me voy a dormir al campo, con la linterna, o me voy de caminata, o a correr cruzando una montaña, si es invierno me voy a hacer vivac a la nieve. Para mí eso es un lujo porque el tiempo del día a día se multiplica por dos, mi día tiene muchas vidas”. Y al día siguiente, cuando vuelve al colegio, lo hace con una gran pasión porque se ha convertido en el “profe” favorito de estos chicos a los que les cuenta sus aventuras.

Ser esencial pero “cool”, una filosofía de vida

Pedro se desplaza en una zona urbana y, luego, deja el vehículo para disfrutar de lo que más le gusta, es respetuoso con el medio ambiente porque lo vive y lo ama. Pero además, le da autonomía para poder desplazarse hasta su pueblo en Toledo, donde sigue practicando este espíritu de respeto y de inteligencia. Por ello, un modelo que se adapta a este estilo de vida es el Spring, un vehículo eléctrico compacto y sencillo que reúne las características necesarias para disfrutar de las aventuras diarias. Es el vehículo más respetuoso con el medio ambiente, no solo por sus 0 emisiones, sino también por su bajo consumo, lo que le ha valido las cinco estrellas de Green NCAP, organismo que se dedica a medir el nivel de eficiencia.

El Dacia Spring se distingue por su estilo SUV con motor 100% eléctrico

Es 100% eléctrico con total sencillez, con una autonomía de hasta 230 kilómetros en ciclo WLTP mixto y 305 km en ciclo WLTP

Con una carga completa de la batería disfrutarás de hasta una semana de trayectos en cuidad y con etiqueta cero

Dacia Spring también ofrece el mejor volumen de carga de su categoría, con 290 litros

Gracias a esa manera de entender el mundo que le rodea lo ha aprovechado para enseñarles Geografía: “Yo se lo cuento todo, lo que he aprendido, cómo he hecho frente a las inclemencias, si he tenido algún imprevisto y aprovecho para meter la materia aprovechando mis propias historias”. Y con ello fascina a sus alumnos: “Enseñarles con el ejemplo es la mejor manera de que aprendan a disfrutar de los paisajes, rurales o urbanos, que nos rodean y así se rompe esa pantalla entre alumno y profesor, ellos tienen que sentir que estamos vivos y tenemos ilusiones”, explica.

El poder de las personas en comunidad es un efecto cascada

En vacaciones tiene el corazón dividido: durante un mes escala en Los Alpes, pero luego siempre acaba en su pueblo, Nuño Gómez, en Toledo, un lugar donde se siente uno mismo. “Es el lugar del mundo donde soy más feliz. Solo viven 80 personas y es un reducto maravilloso donde conecto con lo esencial”, asegura. En este espacio encuentra a personas sencillas, naturales y sinceras, algo que valora por encima de todo, ya que con las preocupaciones y ambiciones del día a día “es difícil dedicar tiempo a las relaciones personales de calidad”.

Su frase más repetida es, “por la mañana enseño Geografía y por la tarde la vivo” pero no es un eslogan maniqueo, sino una forma de vida auténtica que conecta con sus alumnos

Pedro de Paz

Pedro es pragmático y convierte cada día de su vida en una pequeña aventura que le hace feliz. Es fundamental para él no encadenarse a rutinas o esperar a los fines de semana para sentirnos libres, él decidió hace tiempo hacer lo que le gusta a diario, “no solo los fines de semana”. Todo en él es pasión. Además de amar su trabajo de profesor, ama la geografía, la solidaridad, a los adolescentes y la libertad sin compromisos: “La materia de las clases se olvida, pero la huella que dejas como persona permanece para siempre”.

Elige
lo
esencial

un proyecto con

De la poesía, de los negocios, del mundo rural o de la familia se extraen las historias que nos muestran el camino para una vida plena

Spring
el

coche

El nuevo Dacia Spring es un coche 100% eléctrico y dinámico que permite a los conductores disfrutar de su entorno. Cuenta con una autonomía de hasta 230 kilómetros en ciclo WLTP mixto y 305 kilómetros en ciclo WLTP. Con una carga completa de su batería compacta (26,8 kWh) podrás disfrutar de hasta una semana de trayectos en ciudad.

urbano

Además, ofrece el mejor volumen de carga de su categoría, gracias a su maletero espacioso y a su banqueta trasera abatible.

Créditos

Idea original: Alessandro Marra
Gestión de proyecto: J.M. Sánchez
Diseño UI y Dirección de Arte: Alessandro Marra
Maquetación: Pelayo Trives
Responsable de producción audiovisual: Delia Blesa

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca