?


Contenido desarrollado para

OCEANOGRÀFIC

Del mar a TikTok: así es OceanFest, el festival que promueve la cultura marina

Ciencia, administración y pescadores se unen en el OceanFest para defender la importancia de preservar nuestros mares

Laura Fortuño

Compartir

En la imagen aparece con una chaqueta impermeable amarilla y un delantal faenando a bordo de su pequeña embarcación en las aguas de Galicia. Acompañada por el movimiento del oleaje, muestra a cámara, orgullosa, el gran bogavante que acaba de pescar. La parte inferior de su cola está cubierta por huevas de color negro. Entonces, para sorpresa de los espectadores, lo devuelve rápidamente al agua. La protagonista de este vídeo que arrasa en TikTok con más de 80.000 reproducciones es María Maceiras, la joven pescadora que se ha convertido en una influencer del mar por las imágenes que difunde en las que devuelve al agua especies que, por tamaño o por estado, no se pueden consumir: «Si no está en condiciones no se le va a dar el valor que merece en el mercado. A la gente hay que explicarle que si lo dejamos un poco más de tiempo en el mar, va a tener más valor», explica. 

«Me gusta hacer este trabajo. Me crié con mis padres marineros y si ellos no hubieran respetado el mar yo no estaría aquí. Si acabamos con todo hoy no va a quedar nada para mañana. Y aunque no guste a muchos, devuelvo al mar el marisco que no da la talla por tamaño, por veda o porque tenga huevas», aseguró María Maceiras, Premio Nacional de Gastronomía Talento Joven y seleccionada como una de las 100 jóvenes con más talento de la gastronomía española por el Basque Culinary Center, en el OceanFest, el primer festival de divulgación y conservación marina que se celebró entre el 22 y 28 de mayo en el Oceanogràfic de Valencia

El OceanFest busca promover la cultura marina e impulsar el turismo sostenible para que la ciudadanía sea consciente de la necesidad de cuidar y preservar el medio marino. Para ello, ha contado con talleres, proyecciones de cine, exhibiciones de arte, un concurso de fotografía marina y diferentes mesas redondas. El festival arrancó reuniendo a pescadores, científico y la administración para hablar sobre pesca sostenible y consumo responsable y poner el foco en las amenazas y oportunidades de la pesca para mantener el equilibrio entre océanos y mares.

OceanFest es el primer festival de divulgación y conservación marina

«La pesca existe desde hace 9.000 años, pero su impacto ha crecido hoy desmesuradamente,  por lo que es conveniente conocer lo mejor posible el problema para contribuir a las soluciones», afirmó Eve Galimany, del Institut Català de Recerca per a la Governança del Mar (ICATMAR) y el Institut de Ciències del Mar (ICM-CSIC), que trabaja para mejorar las prácticas pesqueras. 

Sobre los peligros que está originando el elevado consumo de caviar de erizo de mar alertó Carmen Rodríguez, responsable de acuicultura en la Dirección General de Pesca Marítima del Principado de Asturias. Rodríguez trabaja en un centro de experimentación pesquera donde investigan el cultivo del erizo de mar con fines de repoblación, una especie hoy amenazada por ser muy apreciada en la gastronomía, tanto en fresco como en lata (caviar de oricio). 

Por su parte, María Maceiras, la tiktoker marina, y Amadeu Ros fueron los encargados de aportar a la mesa redonda la visión de los pescadores. Maceiras, que ha reconocido en varias entrevistas que la primera vez que salió al mar no tenía claro que fuera la profesión de su vida, contó el giro radical que dio al pasar de estudiar un ciclo de atención a personas en situación de dependencia a trabajar en un barco, algo que en principio hizo por amor, ya que su pareja también es pescador. Por su parte, Ros compartió algunos problemas del mar que lleva estudiando durante toda su trayectoria de pescador: por ejemplo, explicó que las redes de arrastre, en lugar de barrer el fondo del mar, debían sobrevolarlo muchos metros por encima, evitando así el daño y consiguiendo una pesca más efectiva. También alertó de que si antes trabajaban 200 días al año, ahora lo hacen 150. 

El científico José Luis Crespo es veterinario responsable del área de Conservación en la Fundación Oceanogràfic, que trabaja para reforzar y amplificar la labor de protección del medio marino que realiza el Oceanogràfic. Él coincidió con el resto de participantes en que hace falta más investigación experimental en el caso de la pesca. Alertó del problema de las tortugas marinas capturadas accidentalmente en las redes de los pescadores. Ellos las llevaban hasta la Fundación Oceanogràfic, aunque allí enfermaban gravemente. Entonces los científicos, después de un importante trabajo de investigación, identificaron la causa y aportaron la solución. Y es que solamente investigando, divulgando y conservando se puede lograr desempeñar actividades marinas sostenibles. 

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con Oceanogràfic. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca