?


Audi Summit for Progress

CRÓNICA EVENTO

25.10

2023

AUDI

Sebastião Salgado, el fotógrafo que lo dejó todo para plantar árboles: “Estamos en el límite para salvar el planeta”

El fotógrafo brasileño intervino en el Audi Summit for Progress de Madrid para defender la reforestación como la forma más eficaz de combatir el cambio climático

Bernardo Álvarez-Villar

Compartir

“Un hombre que ha retratado la realidad, la vida misma”. Así presentaron recientemente en el Palacio de Cibeles de Madrid al fotógrafo brasileño Sebastião Salgado, quien fue el encargado de dar la conferencia de clausura del Audi Summit for Progress. Este encuentro, pensado para convocar a las mentes más brillantes del momento en busca de soluciones a los desafíos del presente, quiso contar con el testimonio de este fotógrafo que ha pateado más de cien países reflejando las injusticias sociales y medioambientales. Hasta el próximo 14 de enero se puede visitar en el Centro Cultural Fernán Gómez de Madrid su exposición “Amazonía”, fruto de siete años de viajes por el pulmón del planeta.

“Pero hoy no estoy aquí para hablar de fotografía”

“Pero hoy no estoy aquí para hablar de fotografía”, advirtió el brasileño, “sino para hablar de algo ligado al mundo de la ecología”. Bajo su punto de vista, “vivimos un momento realmente dramático: calentamiento climático, emisiones de carbono…Hay un esfuerzo por reducir esas emisiones, como vemos con los coches eléctricos, pero no hay una reducción. Al contrario: las emisiones aumentan. Estos coches reducen sus emisiones por el combustible, pero las aumentan por el material del que están hechos”.

El problema, continuó, hay que buscarlo en otra parte: “Es el modelo de consumo que hemos creado en países desarrollados, y que se ha convertido en el modelo de consumo de todo el planeta. Buena parte de los chinos, de los indios, de los africanos, no han llegado a este mercado de consumo, pero están llegando. La proyección es dramática”. Esto tiene repercusiones graves en distintos ámbitos, como el “problema serio de agua” que hay en Europa.

“Pero el problema más serio es la pérdida de biodiversidad”, sentenció el fotógrafo, “Alemania, en los últimos cuarenta años, ha perdido el 70% de su biodiversidad. Las plantas no hacen la polinización. Hay problemas serios en la agricultura, el control de plagas corre peligro. Estamos caminando mal. Estamos en el límite, pero todavía podemos hacer una reconstrucción ecosistemática del planeta”. ¿Cómo es posible dar marcha atrás cuando estamos en el mismo borde del abismo?

La respuesta está en los árboles

“En los años 90”, rememoró el brasileño, “estuve fotografiando el genocidio de Ruanda y las guerras de Yugoslavia, y enfermé. Enfermé física y psicológicamente. Fui al médico, y me dijo que me estaba muriendo. Había visto tanta violencia que lo mejor era que dejase de hacer esas fotografías, que me tomase vacaciones y me fuese a Brasil”. Así lo hizo, y al llegar allí junto a su mujer se hizo cargo de la hacienda que pertenecía a sus padres.

“Empezamos un proyecto agrícola y abandoné la fotografía. No me interesaba. Me avergonzaba de ser humano por tanta violencia como había visto”, recordó. “Pero la tierra de la hacienda estaba enferma”, lamentó, “tan enferma como yo. Tierra muerta que se convierte en desierto. Era tierra cansada, que no funcionaba. Un ingeniero nos propuso replantar la floresta con unos dos millones de árboles. No teníamos dinero para eso, pero salimos a buscar esa plata y a día de hoy tenemos más de tres millones de árboles plantados”.

Salgado proyectó en la pantalla una imagen de cómo era la hacienda que recibió de sus padres: un páramo semidesierto sin apenas árboles. A continuación, sucesivas imágenes tomadas desde el mismo lugar con el paso de los años. “La vida vuelve”, aseguró el brasileño, “si plantas especies locales. Para mí esto es un ejemplo de lo que nosotros, seres humanos normales, somos capaces de hacer. Es algo fabuloso”.

El proyecto ha ido ganando entidad con el paso del tiempo, y ahora cuenta con “un vivero capaz de producir 500.000 árboles al año de especies diferentes”. Además, “una compañía nos ha regalado diez millones de francos para comprar tierras y poder plantar más árboles. En los próximos diez años vamos a plantar al menos seis millones de árboles más, y estamos buscando dinero para comprar más tierras”.

Y de los árboles pasaron al agua en un nuevo proyecto: “Para recuperar las fuentes de agua hace falta plantar árboles. Si plantas árboles, en dos años el agua vuelve. Por eso hemos empezado un proyecto piloto con 2000 pequeñas florestas de 500 árboles, y así hemos recuperado fuentes de agua. De este modo empezamos a irradiar biodiversidad. Nuestra zona, que era un desierto, en treinta o cuarenta años pasará a ser una de las zonas con más biodiversidad de Brasil”.

Para luchar contra el cambio climático no hacen falta grandes innovaciones tecnológica. “No se ha inventado ninguna máquina capaz de absorber CO2”, constató el brasileño, “solamente el árbol es capaz de hacerlo. Con los tres millones de árboles que he plantado capturamos toda la huella de carbono de Taschen, que es la editorial que publica mis libros, y la mayor editora de libros de arte del mundo”.

Salgado terminó su intervención animando a los presentes a replicar su proyecto en nuestro país. “España, cada vez más, es un desierto”, lamentó el fotógrafo, “por eso hace falta plantar árboles. Pero se necesita un proyecto nacional y políticos que lo asuman”. Una parte esencial para desempeñar ese proyecto son las empresas, que tienen capacidad inmediata de reacción.

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca