?


Contenido desarrollado para

Fundación IDIS

Por qué la sanidad privada mejora sus resultados sanitarios y garantiza una asistencia de calidad

Este modelo de bienestar contribuye a una asistencia eficiente, segura, accesible y resolutiva, según un nuevo estudio

Galo Martín

Compartir

El 7 de noviembre la Fundación IDIS (Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad) aprovechó en el mismo acto para presentar su Estudio RESA -Indicadores de resultados sanitarios en la sanidad privada- y para entregar los Reconocimientos QH (Quality Healthcare).

Una jornada en la que se puso en valor el papel de la sanidad privada y su mejora en relación a años anteriores con unos resultados sanitarios, obtenidos de más de 500 centros sobre más de un centenar de indicadores (30 de los mismos nuevos), que garantizan una asistencia de calidad, eficiente, segura, accesible y resolutiva. Resultados que muestran que la sanidad privada ha dado respuesta al reto que supuso la pandemia en beneficio del paciente y que sus estándares o mejoran o se mantienen gracias al esfuerzo de los profesionales y a la inversión en tecnología e innovación.

Para Pilar Aparicio, directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, El Estudio RESA es un ejercicio de responsabilidad por parte del sector, de búsqueda de la mejora continua, y constituye un impulso para fomentar la publicación de resultados en salud, lo cual es esencial para avanzar en la calidad de la asistencia, el aspecto que precisamente hoy se valora aquí con la entrega de los Reconocimientos QH”.

Marta Villanueva, directora general de la Fundación IDIS, y Nicolás Guerra, director General de las clínicas IMQ, desgranaron los datos recabados por el Estudio RESA. Un análisis que recoge información de más de 5 millones de urgencias, más de 4,5 millones de consultas de especialistas, más de 700 mil altas o cerca de 2 millones de pruebas de diagnóstico por imagen. Datos que se traducen en una amplia mejora en la accesibilidad, como así lo evidencian los 27,3 días de espera para intervenciones quirúrgicas, frente a los 30,5 de 2019, o los 27 minutos de espera (7,7 en el triaje (9,3 en 2019) y 19,4 (19,5 en 2019) para asistencia en urgencias). 

En relación a las citas con el especialista los tiempos de espera rondan los quince días y los tiempos para la citación en radiodiagnóstico se han fijado en 9,8 días para una mamografía, 7,7 días para una resonancia magnética o 4 días para un TAC, todos ellos inferiores con respecto a 2019. Por otro lado, los tiempos de entrega de los resultados de dichas pruebas también se han reducido: 0,2 días, 3,1 y 1,9 días respectivamente. En cuanto a la citación para pruebas de laboratorio el informe muestra tiempos inferiores a 24 horas y la entrega de los resultados en un máximo de 0,8 días. 

Además de esa reducción de los tiempos, en cuanto a citas y entrega de resultados, el estudio RESA 2023 muestra la eficiencia asistencial por parte de la sanidad privada. De este modo, por ejemplo, la estancia media hospitalaria ha pasado de 3,5 días de promedio en 2019 a 2,9, una estancia media preoperatoria es de 0,34 días y las tasas de cirugía sin ingreso rondan el 45%. A la eficiencia hay que añadir la resolución de la sanidad privada. Una resolución amparada en datos como que la tasa de retorno al hospital después del alta, que es del de 3,1% en retorno a urgencias a las 72 horas por el mismo diagnóstico; 4,5% de reingreso en hospitalización a 30 días del alta, 1,2% de reingreso por causas quirúrgicas a los 7 días y 0,5% de ingreso post-cirugía ambulatoria (a los 30 días del alta). 

Accesibilidad

Así lo evidencian los 27,3 días de espera para intervenciones quirúrgicas, frente a los 30,5 de 2019

Eficiencia asistencial

La estancia media hospitalaria ha pasado de 3,5 días de promedio en 2019 a 2,9 días

Seguridad del paciente

Baja mortalidad se sitúa en un 0,13% o la muy baja incidencia de otras complicaciones, por debajo del 1%

En esta nueva edición del estudio RESA se han incorporado indicadores que velan por la seguridad del paciente (avalados por la Agency for Healthcare Research and Quality), un elemento clave a tener en cuenta y alineado con las estrategias de calidad. Así, por ejemplo, cabe destacar que la mortalidad en GRD de baja mortalidad se sitúa en un 0,13% o la muy baja incidencia de otras complicaciones, por debajo del 1%. En esa misma línea de seguridad es destacable el 91,9 % de intervenciones de cirugía segura que recoge el informe.

Indicadores específicos en procesos clínicos

El informe incorpora múltiples indicadores y lo hace en diferentes procesos clínicos: fractura de cadera, infarto de miocardio o cáncer, entre otros. En el caso de la fractura de cadera los pacientes permanecen ingresados un promedio de 7,9 días y el 5,2 % de los pacientes tienen una estancia superior a los 20 días. El 66,4% de esos pacientes son intervenidos en menos de 48 horas desde el ingreso. Datos que hablan de la agilidad del sector en la atención de este tipo de procesos clínicos de urgencia. En cuanto al infarto de miocardio la estancia media es de 5,2 días y una mortalidad intrahospitalaria de 5,2 % o el tratamiento de los trastornos de la vía biliar con cirugía, con 1,4 días de promedio de ingreso y una tasa de ambulatorización del 5,9 %. Datos que se traducen en eficiencia y resolución asistencial. Los procesos oncológicos (mama, pulmón y próstata) se analizan basándose en su gestión de estancias, tasa de mortalidad o reingresos.

De este modo, en el caso del cáncer de mama la estancia media es de 1,6 días, con una tasa de reingreso del 2,2 %. En el caso del cáncer de pulmón la estancia media es de 6,4 días, con una tasa de reingreso del 17,6 %. En el caso del cáncer de próstata la estancia media es de 31,1, con una tasa de reingreso del 4,9 %. A colación de estos resultados, Marta Villanueva dijo que “Estos datos ponen de manifiesto la capacidad del sistema privado para gestionar de forma eficiente y resolutiva patologías de alta complejidad. Y, el hecho de hacerlos visibles con transparencia y rigor es un elemento clave en pro de la calidad y la seguridad en la atención médica”.

170 entidades reconocidas por su apuesta por la calidad

Los datos que muestra el informe RESA son exponente del esfuerzo realizado por las organizaciones sanitarias privadas, un esfuerzo claro por la calidad asistencial, precisamente el aspecto que reconoce el Sello QH de la Fundación IDIS, con el que ya cuentan, en alguna de sus categorías, 170 entidades (entre centros de especialidades y policlínicos privados, hospitales privados, hospitales públicos, otros centros públicos y mutuas).

En concreto, 13 de estas entidades recibieron el sello QH el pasado 7 de noviembre en un evento en que además se entregaron 71 reconocimientos de renovación y 11 mejoras de categoría. En esta décima convocatoria QH se evaluó un total de 127 solicitudes (37 para conseguir el reconocimiento por primera vez, 17 para mejorar de categoría y 73 para renovar el sello que lograron en la IX Convocatoria).

Para Ángel de Benito, secretario general de la Fundación IDIS, “este reconocimiento busca incentivar que los centros asistenciales (públicos y privados) procuren los mejores resultados sanitarios y de salud posibles en términos de acceso, eficiencia, calidad y seguridad, resolución asistencial, experiencia de paciente y, en definitiva, en proveer la satisfacción plena a sus necesidades y carencias. No obstante, hay que tener en cuenta que el destino final son los pacientes y, por supuesto, los profesionales sanitarios que sienten la motivación de trabajar en entornos donde aspectos como la calidad adquieren todo su sentido y se encuentran implantados con absoluta rotundidad”.

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca