?


Contenido desarrollado para

AEFY

La clave para mejorar la calidad nutricional de las meriendas de los niños

Los expertos señalan que una buena combinación para la merienda es un lácteo, como el yogur, junto con otros alimentos saludables, como fruta o frutos secos

Juanjo Villalba

Compartir

A menudo se minusvalora la importancia de la merienda, pero los expertos siempre han destacado su importancia, en especial entre los más jóvenes. Según estos expertos, es recomendable que esta comida represente aproximadamente el 10% del total de las calorías consumidas cada día y que los alimentos que se consuman en ella sean de la máxima calidad nutricional.

Esto es lo que se recoge en el ‘Libro Blanco sobre Meriendas Infantiles’, elaborado por un equipo de dietistas-nutricionistas, liderado por el Dr. Ramón de Cangas, e impulsado por la Asociación Española de Fabricantes de Yogur y Postres Lácteos Frescos (AEFY).

En este sentido, según la revisión científica llevada a cabo, una de las mejores opciones para la merienda es elegir alimentos que representan la tradicional dieta mediterránea. Así, los expertos señalan que una buena combinación sería un lácteo, como el yogur, y otros alimentos saludables, como fruta o frutos secos. De esta manera, se ayuda a cubrir los requerimientos calóricos y nutricionales necesarios para el normal crecimiento y desarrollo de los niños y niñas.

De hecho, el Libro Blanco señala que el consumo adecuado de alimentos lácteos y, en particular, de yogur, se asocia a una mayor calidad de la dieta. Por ello, el yogur es una buena opción para los niños y jóvenes por su contribución al valor energético total de su dieta y por su aportación de calcio y vitamina D, los cuales intervienen en la salud ósea, metabólica y función antioxidante y cuya ingesta en nuestro país suele ser menor de la recomendada desde hace dos décadas.

Igualmente, el yogur contiene bacterias ácido-lácticas que ayudan a una mejor digestibilidad del alimento, además de otros beneficios como la acción inmunomoduladora. La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) recomienda el consumo de dos raciones de alimentos lácteos al día, siendo una ración equivalente a dos yogures naturales.

¿Qué meriendan actualmente los jóvenes en España?

El Libro Blanco realiza un amplio análisis de los alimentos que componen las meriendas de los niños españoles y revela que todavía queda cierto margen de mejora. 

Según sus datos, la opción más extendida entre los menores españoles para merendar es el bocadillo, normalmente de embutido, que los niños toman varias veces a la semana y muchos de forma diaria. En concreto, según datos para la Comunidad de Madrid, el bocadillo con embutido está presente en la mitad de las meriendas (49,9%) mientras que la bollería y las galletas se sitúan en el 37,1%. En cuanto al yogur, el 41,4% de los niños y niñas de 3 a 6 años toma este alimento lácteo al menos una vez a la semana mientras que entre 7 a 12 años este porcentaje se sitúa en el 32,4%. 

Curiosamente, el análisis desvela que la calidad nutricional de los alimentos que forman parte de las meriendas infantiles va reduciéndose a medida que el niño crece, especialmente entre aquellos que toman dos o más alimentos. Igualmente, la fruta no es el alimento más elegido para merendar (presente en el 45,5% de los casos) y se indica que la mayor parte de niños españoles no llega a consumir las cinco raciones de fruta y verdura al día recomendadas.

La importancia de tomar yogur

El Libro Blanco, según el presidente de AEFY, Antoni Bandrés, ofrece un diagnóstico real y objetivo sobre las meriendas de los niños y niñas de España. Sus resultados permiten iniciar un debate sobre la necesidad de revisar los alimentos que componen estas comidas y así potenciar la recomendación de opciones tan saludables como el yogur. “Desde la AEFY consideramos muy relevante el consumo de yogur en las meriendas de los niños y niñas, independientemente de su situación familiar y nivel socioeconómico”, ha señalado Bandrés. “Su incorporación a las meriendas infantiles como alimento habitual puede ayudar a mejorar la calidad nutricional de la dieta de todos los niños y niñas”.

En la misma línea, el director del Libro Blanco, el Dr. Ramón de Cangas, añade que “la ingesta adecuada de productos lácteos, y en particular la de yogur, se asocia a una mayor calidad de la dieta. Por lo tanto, es necesario aumentar la complementariedad entre el yogur y la fruta como una de las combinaciones más saludables para las meriendas, especialmente en las de los niños más pequeños”.

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con AEFY. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca