?


HISTORIAS CON

Instinto

un proyecto con

Cantantes que siguieron su instinto y pudieron con todo

Estos cantantes pudieron triunfar gracias a su instinto, como también pudo Félix Azpilicueta plantando viña en Fuenmayor y sin tener en cuenta a los que decían que aquello no crecería jamás

Antonio Bret

Compartir

Un día, a Félix Azpilicueta le dijeron que desistiera, que aquella vid que plantó en Fuenmayor no crecería jamás. Y menos mal que no les hizo caso. Acompañadnos por esta y otras historias reales en las que el instinto se convirtió en la energía que hizo posible que sus sueños se hicieran realidad.

A lo largo de toda la historia, el ser humano se ha hecho una pregunta que a día de hoy sigue sin tener una respuesta clara. Sobre todo cuando nos referimos a disciplinas artísticas o sobre el camino que una persona decide seguir para desarrollarse profesionalmente. ¿El ser humano nace cantante, actor, pintor, pionero en su profesión o se hace?, ¿nace cantante o es la especialización académica la que consigue aflorar el talento de cada uno?

EL INSTINTO Y LA INSPIRACIÓN, CAMINOS PARALELOS

Indiscutiblemente, la música es algo que ha creado el ser humano para hacer más bello el mundo en el que vivimos, como ocurre en otras artes como el cine, el diseño de moda o la gastronomía. Desde que el primer rayo de luz sacude nuestros ojos aún cerrados, entramos en contacto en un universo donde existe la música, un mundo en el que la voz y los instrumentos (o estos últimos en solitario) se unen y transforman el silencio.

¿Alguna vez te has parado a pensar de dónde viene la palabra música? Pues, como tantas otras de nuestro diccionario, la palabra música proviene del griego mousike, ‘arte de las musas’. Las musas eran divinidades inspiradoras de las artes. Entre ellas,  Euterpe, representada con una corona de flores, era la musa de la música. Figuras que han trascendido el paso del tiempo y el campo de la mitología para referirse, de manera popular, a la inspiración. ¿Qué sería del artista sin una musa que lo inspirara, sin que lo ayudara a seguir su instinto?

El instinto es el combustible que mueve la inspiración. Y una cosa es lo que el artista siente dentro y otra muy diferente lo que se espera de él. Cuando alguien quiere ser cantante, como en muchas otras artes, se ve sometido al juicio público. La crítica es implacable y puede machacar el instinto y la inspiración. Por eso el primero ha de ser fuerte. Porque muchos saben qué camino han de seguir para conseguir alcanzar su objetivo. Y que te enseñen es esencial. Qué duda cabe que la formación es imprescindible para el desarrollo humano. Pero el instinto es otra cosa. Se tiene. Y se sabe cuándo se tiene.

Dos artistas de talla internacional frente a la adversidad

Porque el instinto es más poderoso que un grito

Hay ocasiones en que es necesario seguir el instinto aunque parezca que todo vaya en nuestra contra, aunque los así llamados ‘eruditos’ y ‘profesionales’ se empeñen en ponernos palitos en las ruedas y truncar nuestros sueños. Y con sueños no queremos referirnos a un imposible, sino al de seguir el camino que te late, que retumba con fuerza en tu pecho y que hace oídos sordos a todo lo que el resto de mundo tiene que decirle. Porque el instinto es más poderoso que un grito.

La Historia se pone de nuestra parte con ejemplos reales. Tomemos, por ejemplo, el caso de Miriam Doblas Muñoz. Desde pequeña, Miriam supo que lo suyo era bailar y realizar coreografías. Con ello soñaba desde su casa en Huétor Tájar, Granada. Era tal la convicción de que su vida iba a ser el espectáculo, su instinto era tan arrollador que con solo 20 años se fue a China a trabajar en una compañía de baile. La crisis azotaba por aquel entonces nuestro país y a Miriam se le abrieron las puertas. Actuaba en discotecas y apenas sabía chino. Aprendió lo mínimo para poder sobrevivir. Allí comenzó a vivir sus primeros desengaños con la voz pública. Le decían que para bailar debía tener ‘otro cuerpo’.

De regreso en España, tampoco lo tuvo fácil. Participó en un reality de danza muy famoso en un canal de la TV privada, pero una discusión con uno de los profesores propició su salida. Luego lo intentó en otro talent show y fue nada menos que la primera expulsada. ¿Y sabéis qué? Que nada pudo con ella: ni las críticas a su físico, ni su carácter indomable ni el juicio profesional de académicos. Ella quería triunfar.

Ahora, Lola Índigo agota las entradas del Wizink Center en Madrid (más de 17.000 personas caben en este pabellón) y es una de las estrellas de música urbana más reconocidas no solo en España sino en toda Latinoamérica. Si Miriam no hubiese seguido su instinto, quizás su historia habría sido totalmente distinta.

Notorio y real es, también, el caso de una joven que a los siete años ya paseaba por su casa en San Esteban de Sasroviras, Cataluña, cantando a todas horas. Ocho años después decidió presentarse, como Miriam, a otro de esos talent shows que tan famosos eran por aquel entonces. Al contrario que aquella, nuestra joven protagonista ni siquiera pasó el casting. El jurado no la quiso en el programa, pero ella siguió su instinto. Estudió musicología en la Escuela Superior de Música de Cataluña mientras cantaba en bares y bodas y acabó matriculándose con honores. El mito acababa de nacer.

avanti
indietro

El jurado no la quiso en el programa, pero ella siguió su instinto

Ahora, Rosalía es, seguramente, una de las cantantes de más éxito en todo el mundo. En España atesora diez números uno, ha ganado dos Grammy, 12 Grammy Latinos, cuatro MTV Video Music Awards, un MTV Europe Music Awards, tres UK Music Awards, entre otros muchos. La estrella de Rosalía brilla hoy con más fuerza que nunca y lo seguirá haciendo en el futuro. Confiar en el instinto dio una vez más sus frutos.

Ellas no son las únicas que acabaron logrando lo que siempre habían querido a pesar de tenerlo difícil. La Historia está repleta de personas que hicieron frente a la adversidad y se pararon a escuchar lo que su corazón tenía que decirles. Miriam y Rosalía siguieron su instinto y lograron convertirse en lo que siempre habían soñado. 

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con Azpilicueta. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca