?


Contenido desarrollado para

ACUICULTURA DE ESPAÑA

Sin acuicultura, no hay pescados para todos: el futuro de la alimentación está en el agua

Descubre cómo la acuicultura nos proporciona el pescado que necesitamos para una dieta equilibrada

Antonio Bret

Compartir

Estos son datos objetivos: para 2050 se espera que la población mundial alcance la cifra de 10 mil millones de habitantes. Esto hay que unirlo a un hecho incuestionable: los recursos naturales están al límite. El panorama, sin embargo, alberga un horizonte de esperanza que tiene nombre: acuicultura.

La acuicultura es una de las soluciones clave para alimentar a la población del presente y del futuro. Una solución, además, es que es sostenible, integradora y responsable con las personas y, por supuesto, el medioambiente. Y es que sin acuicultura no hay pescado para todos.

La pesca tradicional dejó de crecer hace ya treinta años. Está en su tope. Es en este contexto en el que la acuicultura se revela clave para que la población mundial pueda seguir disfrutando de un alimento esencial en su dieta. Y es que puede que no sepas que, a día de hoy, la mitad del pescado que consumes procede de la acuicultura. Y si hablamos de algunas especies, la cifra aumenta hasta el 90%.

¿Qué es la acuicultura?

La manera más sencilla de definir lo que es la acuicultura es comparándola con la agricultura, pero enfocada en mares y ríos. Si queremos ponernos académicos, podemos decir que la acuicultura es la reproducción, cría y cosecha de plantas y animales en mares y ríos.

Con las técnicas propias de la acuicultura, los profesionales del sector ‘’crían’, y ‘cultivan’ especies de agua dulce y salada. Porque la acuicultura no solo permite que podamos seguir comiendo pescado: también algas, un sistema de cultivo de especies acuáticas que tiene más de 50 siglos de historia y que tiene una gran proyección de futuro.

En la acuicultura hay profesionales de numerosos sectores: hay biólogos, veterinarios, buzos, marineros y, claro, acuicultores que crían, cultivan y cosechan los productos acuícolas que comemos, garantizando además que las próximas generaciones puedan seguir disfrutándolos el día de mañana.

¿Por qué es tan importante la acuicultura?

Sin la acuicultura, solo estaría disponible para el consumo humano la mitad del pescado que actualmente podemos comer. Sería un alimento muy escaso, muy caro e inaccesible para muchas personas. A día de hoy ya hay especies que solo existen gracias a la acuicultura, como el esturión. 

La acuicultura no depende de la estacionalidad del producto, proveyendo así una oferta constante y pudiendo anticiparse a épocas de gran demanda como la Navidad. Todo ello respetando el crecimiento y tiempo natural de los peces. 

También es esencial para nuestra calidad de vida: la OMS recomienda tomar pescado entre tres y cuatro veces por semana. Sin la acuicultura, simplemente, habría semanas que estaríamos sin comerlo y sin recibir sus beneficios esenciales.

Sin acuicultura no hay pescados para todos

Para entender la magnitud y la importancia de la acuicultura dentro de la alimentación sostenible del mañana, podemos nombrar tres grandes territorios de acción: la nutrición, la gastronomía y el futuro del planeta.

Nutrición

El pescado es imprescindible en una dieta sana y equilibrada. Esto es así porque son una gran fuente de vitaminas y ácidos grasos Omega 3, esenciales para la salud cardiovascular, cerebral, ocular y articular, además de aportar beneficios a nuestra salud mental y durante el embarazo y la lactancia.

Asimismo, el consumo regular de pescado nos aporta diferentes proteínas de alto valor biológico, es un alimento bajo en grasas y rico en minerales, en Vitaminas D, A y E, esenciales para fortalecer las defensas de nuestro organismo.

Gastronomía

Algunos de los platos más deliciosos de la gastronomía mundial se realizan con pescado. Además, ¿qué sería de nuestra tan alabada dieta mediterránea sin él? Es un alimento, además, muy versátil: se presta a diferentes técnicas culinarias como la plancha y el horno, el guiso o el vapor, sin olvidar las frituras que tanto gustan a los más pequeños. 

El rodaballo a la brasa, el carpaccio de trucha, el tataki de atún rojo o la lubina a la sal… Y ya paramos, porque puede que estés leyendo esto a la hora de comer.

Futuro

El pescado es un protagonista esencial en la alimentación del futuro. Como apuntábamos al principio de este artículo, en 2050 la acuicultura se revela como una de las soluciones para contribuir a la alimentación de 10 mil millones de personas. Sin acuicultura no hay pescados para todos y gracias a ella podremos dejar a nuestros nietos y, en general, a las nuevas generaciones, ríos y mares sanos y llenos de vida.

El gran reto de APROMAR

El proyecto ACUICULTURA DE ESPAÑA, creado por APROMAR (Asociación Empresarial de Acuicultura de España) nació hace ya cuatro años con el propósito de que todos nos diéramos cuenta de que la acuicultura es esencial para el futuro del planeta y de las personas que vivimos en él. Las próximas generaciones tienen todo el derecho a seguir disfrutando de la diversidad tan rica que tiene nuestro planeta, de la riqueza de sus alimentos saludables. Complementaria a la pesca extractiva, la acuicultura es el pilar fundamental que nos sigue permitiendo poder disfrutar de la mejor vida posible.

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con Brugal. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca