?


EN RED

un proyecto con Nedgia, grupo Naturgy

De la granja a la calefacción de tu casa

Nedgia

Cómo utilizar el excremento de vaca para dar energía a tu casa

La granja catalana de Torre Santamaría se autoabastece de energía renovable generada a partir de sus residuos ganaderos e inyecta el gas sobrante a la red de distribución de gas para el consumo doméstico

Bernardo Álvarez-Villar

Compartir

Los principios de la economía circular, que ahora se explican en las cátedras de las más prestigiosas universidades, son bien conocidos desde hace siglos, quizás milenios, por granjeros y agricultores. La riqueza viene de la tierra y vuelve a la tierra, de donde se saca otra vez de nuevo. Lo que permiten las nuevas tecnologías y los avances técnicos es perfeccionar este proceso y hacerlo más eficaz. Un buen ejemplo de ello es la granja Torre Santamaría (Lleida): la primera en España que convierte el 100% de los residuos ganaderos en biometano, un gas renovable. Gracias a este sistema, el granjero sabe que todo lo generado en su instalación podrá ser reutilizado en el mismo negocio y esto incluye los excrementos de los animales. Las vacas de esta granja catalana producen leche, pero también una alta cantidad de residuos que, gracias al mecanismo que ha instalado la granja Torre Santamaría, basado en la sostenibilidad y en la economía circular, el granjero puede aprovechar en estado gaseoso para producir energía, en estado sólido para hacer abono orgánico y en estado líquido para convertirlo en biofertilizante. Y todo ello revierte en la misma explotación. Negocio redondo.

De la granja a la red

Todo comenzó en 2011. La granja Torre Santamaría, una empresa familiar con sede en Vallfogona de Balaguer, instaló ese año una planta de biogás para descomponer el estiércol generado por sus vacas y abastecer a la explotación de electricidad, calefacción y agua caliente. Unos pioneros del autoconsumo energético y de la economía circular ya entonces, pero este 2022 dieron un paso más allá. Desde el pasado mes de febrero, los 26 GWh de biometano procedentes de las 73.000 toneladas anuales de residuos que generan las 2.300 vacas de la granja se inyectan en la red de gas. Un sistema único en España que contó con una inversión de casi cuatro millones de euros. Esta explotación ganadera no solo es autosuficiente energéticamente, sino que puede inyectar gas renovable.

«La capacidad máxima de producción de la granja son unos 30GWh/año», explica Jacobo Canseco, responsable de Energía Verde de Axpo Iberia, una de las empresas impulsoras del proyecto. Esto en la práctica significa que con los residuos generados por una vaca al año se consigue, de media, la energía anual que necesita una casa (en torno a 5.000 KWh/año).

“La circularidad es total”, continúa Canseco, “porque capta el CO2 de la atmósfera, que va al alimento del animal. Luego ese animal tiene ese residuo con CO2, y nosotros gestionamos ese residuo para producir energía y fertilizantes. Así se cierra el círculo”. El mismo Canseco explica el funcionamiento del sistema: “El estiércol y los purines van a unos digestores anaeróbicos, es decir a unos contenedores herméticos con una capacidad de 10.000 metros cúbicos en el que se aplican temperaturas de entre 38º y 40º sin oxígeno para obtener el biogás. Ese biogás pasa a un módulo de limpieza para conseguir una pureza muy similar a la del gas natural. De esta forma, podemos utilizar las redes de gas natural ya existentes para transportar ese biometano que hemos producido”. Este gas está certificado como 100% renovable.

BIOMETANO, EL GAS DEL FUTURO (Y DEL PRESENTE)

4,5%

imagen gorrion

4,5% del consumo de gas de la UE en 2021 procede de biogás y biometano

Fuente: EBA

LEER MÁS

10%

imagen gorrion

10% de la demanda de gas natural se prevé que procede de biometano

Fuente: Sedigas

LEER MÁS

Esto es sostenible, se puede producir un año, otro año y otro año

SEBAS FARRÉ, portavoz de Noguera Renovables

Abonos orgánicos y suelos fértiles

Este proyecto de la granja Torre Santamaría adquiere especial relevancia en la actual situación de crisis energética. En un momento en el que urge reducir la dependencia energética, España podría aprovechar su potencial para convertir sus residuos ganaderos en una fuente de electricidad limpia como el biometano.

Al mismo tiempo se estaría contribuyendo a reducir el impacto ambiental del sector ganadero. “En España se utiliza mucho abono químico”, explica Sebas Farré, portavoz de Noguera Renovables, la empresa encargada de gestionar los residuos de la granja Torre Santamaría. “Lo ideal sería sustituirlo por abono orgánico”, que se puede elaborar a partir de los residuos.

De ese modo se evita también que esos excrementos se depositen en el suelo, con todo lo que ello supone: “Emisiones de metano, que es 25 veces más contaminante que el CO2. El amoniaco de esos residuos se filtra a las aguas subterráneas, y se va reduciendo la fertilidad del suelo”. Solo en Cataluña se estima que cada año se producen unos 17 millones de toneladas de residuos ganaderos.

Biometano para reducir emisiones

Con algo menos de 80.000 toneladas anuales de residuos, la planta de biogás de la planta de Torre Santamaría solo necesita el 25% de la energía producida para abastecer a la explotación. Las tres cuartas partes restantes del gas producido se inyectan a la red de Nedgia, la misma que transporta el gas convencional, para ser consumida en otros lugares. El biometano es un gas neutro en emisiones de CO2 y produce muchas menos emisiones de óxido nitrógeno y de partículas que los combustibles fósiles. Este gas puede utilizarse para abastecer de energía a hogares e industria, para producir electricidad en centrales térmicas o como combustible para vehículos de gas natural comprimido (GNC) y gas natural licuado (GNL). Según el informe El biogás y el biometano como palanca clave en la descarbonización de la economía española, publicado el pasado verano, el biometano podría sustituir hasta el 32% de la demanda española de gas natural en 2021. En ese mismo estudio se asegura que el biogás podría reducir las emisiones asociadas al sector gasista entre un 20 y un 56%. Además, las estimaciones del informe apuntan a que esta fuente de energía podría ayudar a reducir una cantidad de gases contaminantes equivalente a entre el 4 y el 18% del total de las emisiones españolas en 2020, así como a evitar la emisión a la atmósfera de 6.000 toneladas de C02/año, equivalente a plantar unos 12.510 árboles.

UN
RECURSO
POR APROVECHAR

“En España vamos muy a la cola de Europa en cuanto a biometano”, lamenta Canseco, “no tiene mucho sentido que tengas un potencial de producción de gas renovable y lo desperdicies”. Según el Mapa del Biometano 2022, publicado por Asociación Europea de Biogás, Europa cuenta con 1.023 plantas de biometano. De ellas, solo dos estaban en España, frente a las 337 en Francia o las 242 de Alemania.

Aunque poco a poco el sector empieza a coger fuerza. Gasnam, una asociación que fomenta el uso del gas renovable, asegura que hay en España una treintena de plantas de biometano en proyecto. Para 2024 podríamos tener 64 plantas en funcionamiento, lo que supondría multiplicar por 20 la actual producción de GWh/año, además de un gran impulso para la economía local al aprovechar para producir gas renovable recursos como el estiércol de vaca, pero también otros deshechos agroalimentarios y excrementos como los porcinos, como ya hace, por ejemplo, la planta Porgaporcs.

La producción de gas renovable genera sinergias con la agricultura, la ganadería y la industria agroalimentaria y sirve para apoyar el desarrollo rural, promoviendo la creación de empleo local y mejorando la gestión medioambiental de sus residuos. Además, al ser una energía que se produce a nivel local, sustituye a la que se importa, reduciendo su dependencia energética del exterior. Porque, al final, todo vuelve al principio. Los coches, la calefacción, los electrodomésticos y las pantallas funcionan gracias al estómago de las vacas. Todo sale de la granja de Torre Santamaría.

© Salamancahoy

Calle Azafranal 16, 1º, 37001 - Salamanca