Borrar
María de Valdés, mirando al cielo para dedicarle la medalla a su padre. AFP
La española María de Valdés, histórica subcampeona del mundo de aguas abiertas
Natación | Mundial de Doha

La española María de Valdés, histórica subcampeona del mundo de aguas abiertas

La malagueña de 25 años brilla en Doha, donde dedica la plata a su padre recientemente fallecido, y confirma su presencia en los Juegos Olímpicos de París

Marina Rivas

Sábado, 3 de febrero 2024, 18:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Por la puerta grande, haciendo historia y contra todo pronóstico. Al fin lo ha conseguido, después de superar un sinfín de obstáculos (lesiones, problemas personales...) y tras varios intentos fallidos, al fin ha cumplido un sueño, pero no uno cualquiera, el sueño de su vida. La española María de Valdés hizo historia este sábado al convertirse nada menos que en subcampeona mundial absoluta de 10 kilómetros en aguas abiertas, siendo la malagueña la primera andaluza de la historia en colgarse una medalla mundialista en esta exigente y extenuante disciplina. Es la segunda vez que hace historia en este aspecto, porque en el Europeo de Roma de 2022, también fue la primera en conseguir un metal internacional absoluto: la plata del Europeo en los 5 kilómetros.

Pero no solo eso. Este sábado el sueño se cumplió por partida doble, porque con esta brillante posición, la fuengiroleña certifica su billete para los Juegos de París, en los que debutará como olímpica tras quedarse a las puertas de la cita de Tokio 2021. Quedó sexta en aquella última prueba clasificatoria, pero entonces España solo contaba con un cupo, que fue para la también malagueña Paula Ruiz. Ahora, De Valdés se convierte en la primera deportista andaluza que confirma oficialmente su presencia en la cita parisina de este verano, dado que el billete es personal y no depende de otros criterios técnicos o federativos.

Le impulsaba desde el cielo su mayor estrella, su padre, tristemente fallecido hace menos de dos meses. Un duro revés que cambió la vida de la joven fuengiroleña de 25 años, además en plena preparación olímpica, un difícil y tedioso proceso por el que tantos años lleva luchando. Pero lejos de abandonar por lo sucedido, hizo de tripas corazón De Valdés, y se prometió a sí misma luchar, más que nunca, para dedicarle a él, su mayor fan, la consecución de la plaza olímpica... Lo que quizá no esperaba era poder dedicarle además el mayor logro de su vida: el subcampeonato mundial. La joya de la corona de un palmarés en el que cuenta con varios títulos de campeona de España tanto en aguas abiertas como en piscina, en las disciplinas de resistencia (1.500, 600 y 400 libres), así como el brillante subcampeonato Europeo absoluto en 5 kilómetros en 2022.

Firmó una carrera sensacional la malagueña, extremadamente regular durante las casi dos horas de competición en las aguas de Doha. Saltó valiente al agua, dispuesta a pelear por esa ansiada plaza olímpica, su gran espinita, y se colocó en el grupo de cabeza ya desde el inicio, marchando casi en todo momento en cuarta posición, sorprendiendo a espectadores y a su competencia directa porque, pese a que De Valdés siempre estuvo ligada a la élite, nunca se había posicionado tan arriba en un Mundial tan exigente como éste.

Pasaban las vueltas y los kilómetros y ahí seguía la malagueña, sin desprenderse de su puesto, incansable en su objetivo, y además manteniendo la calma ante un amplio grupo de perseguidoras que no le quitaban el ojo. María, muy metida mental y físicamente en su concurso, sólo tenía ojos para la cabeza de carrera, en la que se peleaban la campeona olímpica Sharon Van Rouwendaal, la australiana Moesha Johnson, la italiana Ginevra Taddeucci o la estadounidense Katie Grimes, entre otros nombres, turnándose entre sí por las medallas.

Pasada la hora y media comenzó el momento clave de la prueba, el arreón final en el que las más destacadas buscaban distanciarse al máximo del cuerpo de la carrera. Fue sencillamente espectacular ver la fortaleza y valentía de De Valdés en el tramo final, escapándose con una brazada larga, elegante y rápida para meterse de lleno entre las medallistas y poner contra las cuerdas a la considerada por muchos como la 'reina' de este deporte, la laureada olímpica neerlandesa Sharon Van Rouwendall.

Y lo llegó a conseguir, llegó a ser primera durante unos instantes previos a la llegada a meta. Toda España vibraba con la malagueña; por desgracia, la neerlandesa golpeó primero la tabla en su llegada a meta (1:57:26.80). A un suspiro se quedó la fuengiroleña (1:57:26.90).

Esta medalla de plata no fue el único hito para la selección española conseguido en este Mundial de Doha, y en la misma prueba. Y es que, por primera vez, serán dos las representantes nacionales que acudan a los Juegos Olímpicos en los 10 kilómetros en aguas abiertas. También consiguió la plaza la joven ilicitana Ángela Martínez, que ocupó el puesto 13º con un tiempo de 1.57.36.60.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios