Borrar
Loquillo se casa con la cineasta Susana Koska tras casi 40 años de relación
Boda

Loquillo se casa con la cineasta Susana Koska tras casi 40 años de relación

El enlace ha tenido lugar en la localidad alavesa de Laguardia, donde la pareja tiene una residencia, ante numerosos familiares y amigos

Silvia Osorio

Miércoles, 10 de abril 2024, 08:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

José María Sanz, conocido artísticamente como Loquillo, se ha casado en la localidad alavesa de Laguardia con la cinesta vasca Susana Koska, con quien lleva 40 años de relación. El cantante barcelonés, que reside en San Sebastián y en este municipio riojanoalavés, ha contraído matrimonio en una ceremonia sencilla ante un grupo de invitados. Entre ellos se encontraba el único hijo de la pareja, Cayo.

«¡Vale!», exclamó sonoramente la novia en el momento en el que el alcalde de Laguardia, Raúl García, le preguntó si aceptaba como pareja a Loquillo. «Sí», apostilló él con una amplia sonrisa cuando llegó su turno. Fue una ceremonia breve y desenfadada. Se culminaba un anhelo. Los dos contrayentes cerraron un círculo iniciado hace cuarenta años, cuando todos éramos jóvenes y airados. Su hijo, Cayo, testigo del enlace, lugarteniente de lujo del Loco, se abrazó a ellos con tremendo cariño. El poeta Luis Alberto de Cuenca pronunció la salutación final. Los aplausos retumbaron. Llegaron las fotografías. En Laguardia llovía pero la luminosidad estaba implícita en cada invitado.

El enlace fue todo un acontecimiento para quienes conocen a Susana Koska y José María Sanz ,y su larga historia unidos desde los tiempos en los que la furia de los rebeldes lo inundaba todo. Les acompañaron la familia y un nutrido grupo de amigos, compañeros de la vida con los que han subido al Tibidabo, disfrutado de las madrugadas bañadas de rock de Lasarte o se han acodado en la barra del Balmoral. Los hubo fuertes y formales. Otros vestidos de negro, como Sabino Méndez, músico, compositor, escritor e infatigable compañero de batallas.

Igor Paskual, Josu García... la banda de Loquillo acompañó al jefe hasta entrada la madrugada. Entre los invitados no faltaron tampoco antiguos amigos del basket, los colosos legendarios Epi y Jordi Villacampa; profesionales de la comunicación como Iñaki López y Andrea Ropero y otros cómplices en la vida, como Emilio Aguillo, presidente de Arabako Mahastiak-Viñedos de Álava, o Javier San Pedro, propietario de la bodega Vallobera. Por no faltar, ni siquiera faltó Elvis en el cóctel previo al banquete. 'Suspicious Minds' era la canción obligada para recibir a la nueva pareja.

El artista catalán, de 63 años, inicia gira el próximo 2 de mayo en el en el madrileño Circo Price para presentar su último trabajo, 'Transgresiones'. El cantante regresa con una antología y una gira a un género que considera «audaz» y con el que ha logrado efectos incluso «más provocativos» que con el rock and roll.

Antes de volver a la carretera, sin embargo, ha dedicado unos días a su familia en la que su ya mujer Susana es un pilar fundamental: «Los dos hemos crecido en una locura absoluta y los dos hemos aprendido mucho el uno del otro, eso es un valor tremendo en mi vida». Loquillo y su esposa han sobrevellado, además, la enfermedad de ella, quien lleva 12 años de lucha contra el cáncer. Susana Koska celebra este año el vigésimo aniversario de 'Mujeres en pie de guerra', el celebrado documental sobre la resistencia de las mujeres republicanas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios