Borrar
Tokayev se dispone a depositar su voto en la jornada electoral del domingo. dpa
Tokáyev revalida su supremacía en Kazajistán tras la crisis que sufrió el país en enero

Tokáyev revalida su supremacía en Kazajistán tras la crisis que sufrió el país en enero

El líder kazajo gana las elecciones presidenciales con más del 81% de los votos

rafael m. mañueco

Moscú

Lunes, 21 de noviembre 2022, 13:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En muchas de las antiguas repúblicas soviéticas sigue vigente la tónica de la época comunista consistente en mostrar que la población apoya a sus dirigentes por aplastante mayoría. Tal es el caso de Rusia, Bielorrusia, Azerbaiyán y las repúblicas centroasiáticas, a excepción de Kirguistán, cuyo sistema es algo más democrático y se presta menos al fraude electoral.

La misma tendencia de arrasar en las urnas se ha puesto ahora de manifiesto en los comicios presidenciales celebrados el domingo en Kazajistán, el mayor país de Asia Central y uno de los más ricos de la zona en recursos naturales. El actual jefe del Estado, Kasim-Zhomart Tokáyev, de 69 años, ha obtenido más del 81% de los sufragios mientras los otros cinco candidatos apenas han pasado cada uno del 3%.

Según el presidente de la Comisión Electoral Central de Kazajistán, Nurlán Abdírov, con el recuento de papeletas prácticamente ultimado, Tokáyev ha obtenido el 81,31% de los votos; Zhiguli Dairabáyev, el 3,42%; Karakat Abdén, el 2,60%; Meiram Kayikén; el 2,53%; Nurlan Auyesbáyev, el 2,22% y Saltanat Tursinbékova, el 2,12%. Un 5,8% votaron en blanco y la participación se situó casi en el 70%. De esta forma, el máximo dirigente kazajo, elegido por primera vez en junio de 2019 y que tuvo su prueba de fuego con el mortífero estallido de desórdenes a principios de año, revalida su supremacía emancipado definitivamente de su mentor, su carismático predecesor en el cargo, Nursultán Nazarbáyev. Tiene ahora por delante un mandato de siete años.

Los cinco adversarios de Tokáyev en estas elecciones, dos mujeres y tres hombres, son unos totales desconocidos. Sus candidaturas fueron registradas dos meses antes de las votaciones. Algunos analistas creen que forman parte del equipo presidencial y se presentaron a los comicios para dar sensación de que funciona la democracia. Pero los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) han deplorado que una normativa «excesivamente restrictiva limita de manera injustificada el derecho de los ciudadanos a presentarse a las elecciones» en Kazajistán.

Relación con Moscú

El premeditado distanciamiento de Nazarbáyev protagonizado por Tokáyev puso a prueba las relaciones con Rusia, pese a la ayuda que supuso que Moscú enviara tropas a Kazajistán para ayudar a estabilizar la situación y acabar con unos disturbios que causaron por lo menos 238 muertos. Nazarbáyev fue siempre el hombre del presidente Vladímir Putin en Asia Central, pero la presencia en Kazajistán de fuerzas de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (ODKB en sus siglas en ruso), que engloba a Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán, terminó ayudando a Tokáyev a consolidar su poder en detrimento del anterior presidente. Una de las primeras medidas que promovió tras la crisis de enero fue quitar a la capital el nombre de Nur-Sultán para devolverle el de Astaná.

El reelegido presidente kazajo tuvo además la osadía de decirle a Putin en la cara, el pasado verano en San Petersburgo, que no reconocerá nunca a «cuasi estados» como las repúblicas ucranianas separatistas de Donetsk y Lugansk. Aquello fue antes de que Moscú se las anexionara junto con Jersón y Zaporiyia. Recientemente en Samarkanda (Uzbekistán), el presidente kazajo le dijo a su homólogo ruso que su país siempre respetará la integridad territorial y la independencia de cualquier estado y se atendrá a la carta de Naciones Unidas», comentario que tampoco gustó mucho en el Kremlin. Aún así, Putin le felicitó por su victoria en las elecciones y llamó a mantener las viejas relaciones de «amistad, buena vecindad y respeto mutuo». Le felicitó también Nazarbáyev y el líder chino, Xi Jinping. Tokáyev, según declaró durante la campaña, se propone acometer profundas reformas de la economía y del sistema político y mantener buenas relaciones con todos los vecinos, especialmente Rusia y China, además de fomentar los contactos con Estados Unidos.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios