Borrar
Taxis y vehículos de reparto en una calle peatonal. JM García
Menos furgonetas en el centro de Salamanca y límite 10 km/h para calmar el carga y descarga

Menos furgonetas en el centro de Salamanca y límite 10 km/h para calmar el carga y descarga

El Procurador del Común plantea a los ayuntamientos limitar el número de vehículos autorizados, controlar su acceso y velocidad y que sean más ligeros en el casco histórico

Félix Oliva

Salamanca

Martes, 2 de enero 2024, 11:54

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La convivencia entre vehículos, negocios de hostelería y peatones en las calles peatonales de los centros históricos se ha convertido en una disputa por el espacio, en teoría con prioridad para los viandantes, algo que en realidad no ocurre. Así se comprueba en el centro de Salamanca donde furgones, taxis, terrazas y viandantes, turistas o locales, comparten las plataformas únicas con un riesgo evidente, algo que el Procurador del Común ha pedido frenar con más rigor en el control del tráfico, la velocidad y el peso de los vehículos de reparto.

En una resolución reciente, la institución pide a los ayuntamientos de capitales de provincia que tomen medidas ante la difícil situación. Tras un estudio propio sobre cómo los ayuntamientos organizan las labores de reparto, principalmente a negocios de hostelería, en los cascos históricos ha pedido a las administraciones locales que tomen algunas medidas que cambiarían el carga y descarga en Salamanca.

En su resolución, el titular de la institución incide en que «vienen sucediendo episodios de aglomeración de vehículos, personas y mobiliarios principalmente de hostelería, lo que afecta a la movilidad e, incluso, puede afectar a la seguridad vial de los peatones». Situaciones de este tipo se ven a diario en horario de carga y descarga, por la mañana, y llegaron a ser críticas en el último puente de diciembre con coches particulares y taxis cruzando la ciudad rodeados de personas, al atravesar por el eje Correhuela-Poeta Iglesias-San Pablo, la nueva ruta para cruzar el centro histórico.

El procurador critica que los peatones tengan que ir sorteando vehículos y sillas, mesas y sombreillas de las terrazas con riesgo de su integridad

Unos peatones que «tienen prioridad» de uso de esas calles en las que el espacio disponible para el paso puede quedar «muy limitado» por la instalación de terrazas y veladores o el apilado en la vía pública de mesas, sillas y sombrillas y la entrada de camiones y furgonetas de reparto, «lo que obliga, en muchas ocasiones, a tener que ir sorteando a ciertas horas todos esos obstáculos, creando situaciones incómodas e, incluso, de riesgo para su integridad física», asegura.

Para paliar esos riesgos, el Procurador recomienda a los ayuntamientos que el acceso de vehículos para carga y descarga en la franja horaria en la que está permitido se «distribuya» en días y tiempos entre los transportistas para evitar concentración de vehículos. Eso supondría reducir el número de vehículos que circulan al tiempo por estas calles.

Propone para organizarlo la posibilidad de establecer días concretos y horarios fraccionados, de manera que en cada uno de los momentos coinciden en cada zona el menor número de vehículos. Una limitación que habría de ser objeto de control por un sistema electrónico que garantice su eficacia y permita un monitoreo individualizado de cada uno de los vehículos que acceden a cada espacio para realizar estas tareas».

Eso es algo que se puede hacer a partir de las cámaras de la ZBE, que controlan los accesos a la zona peatonal con un sistema de lectura de matrículas. No obstante, en la nueva ordenanza de regulación se plantea autorizar el carga y descarga sin grandes limitaciones. También se podría hacer con un sistema de ticket en sombra, sin cargo real, ya contemplado en el bando que regula el carga y descarga de Salamanca para evitar abusos.

Límite de peso y velocidad

El procurador prone también limitar el tamaño de los vehículos que acceden a los centros peatonales para el reparto, al menos en las calles con más flujo de personas, a furgonetas que no superen las 3,5 toneladas o a microvehículos eléctricos con el objetivo de ganar «en capacidad de gestión en espacio, en tiempo y en disminución de ruidos y contaminación».

También solicita a los ayuntamientos que limiten la velocidad de circulación de estos vehículos a 10 km/h de forma general, pudiendo incrementarse hasta los 20 kilómetros por hora en función de cada zona. Esa es la velocidad establecida en la ordenanza de carga y descarga para el centro de Salamanca, aunque es frecuente que el tráfico de carga y descarga supere esas velocidades.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios