Borrar
Un hombre se protege del frío en la sierra de Madrid. EP
Recomendaciones para protegerse del frío invernal

Recomendaciones para protegerse del frío invernal

El Ministerio de Sanidad activa el plan nacional frente a las bajas temperaturas, que matan a 1.050 personas al año, con un decálogo de consejos

Álvaro Soto

Madrid

Miércoles, 6 de diciembre 2023, 13:06

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Ministerio de Sanidad ha puesto en marcha el Plan Nacional de Actuaciones Preventivas por Bajas Temperaturas 2023-2024 en el que pone el foco en la pobreza energética. Así. Los principales factores de riesgo están relacionados con no vivir en lugares que aseguren una temperatura mínima confortable: lugares sin calefacción o lugares donde viven personas con bajo nivel de renta, que hace que aunque tengan calefacción no puedan encenderla, señala el departamento de Mónica García, que incide en que los grupos de especial vulnerabilidad son las personas con patologías previas, la población infantil y los ancianos.

Las muertes por frío en España ascienden a 1.050 al año y son solo un poco más bajas que las que causan las olas de calor, unas 1.300 anuales. Los efectos de las olas de frío en los fallecimientos se manifiestan 14 días después del episodio de bajas temperaturas porque la mortalidad «se relaciona en parte con enfermedades respiratorias de carácter infeccioso, aunque también hay un aumento de la mortalidad relacionada con las enfermedades cardiovasculares», asegura el codirector de la Unidad de Cambio Climático, Salud y Medio Ambiente Urbano de la Escuela Nacional de Sanidad, Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), Julio Díaz.

El documento elaborado por los ministerios de Sanidad y de Transición Ecológica explica que el frío intenso afecta negativamente a la salud, aunque solo en casos muy extremos se producen efectos como la hipotermia o la congelación. La consecuencia más frecuente de las bajas temperaturas es el sobre-estrés del organismo, que puede dar lugar a una descompensación orgánica que agrava enfermedades crónicas en población vulnerable. El frío también es causa de más accidentes de tráfico y caídas por placas de hielo, así como incendios e intoxicaciones por monóxido de carbono a partir de estufas de gas o braseros.

El documento concluye con unas recomendaciones generales para el conjunto de la población:

-En el exterior es conveniente respirar por la nariz y no por la boca, ya que el aire se calienta al pasar por las fosas nasales y así disminuye el frío que llega a los pulmones.

-Extremar la precaución en caso de hielo en las calles. Un elevado porcentaje de lesiones relacionadas con el frío tiene que ver con caídas al resbalar sobre placas de hielo. Si es posible, es conveniente usar calzado antideslizante.

-Conviene saber que varias capas de ropa fina protegen más que una sola gruesa, al formar cámaras de aire aislante entre ellas.

-Si se utilizan braseros en casa o chimenea, es conveniente ventilar la estancia con frecuencia para evitar la acumulación de CO2. Ventilar la casa al menos dos veces al día, durante 15 minutos cada una de las veces, para asegurar la renovación del aire.

-No tomar medicamentos sin receta médica, porque algunos medicamentos precipitan los problemas derivados de la exposición al frío.

-Tomar una alimentación variada, y consumir diariamente fruta. Beber líquidos, sobre todo agua y bebidas calientes.

-Mantenerse siempre bien informado sobre las previsiones meteorológicas antes de salir de casa.

-Aunque cualquier persona puede sufrir un problema relacionado con las bajas temperaturas, procurar prestar mayor atención a las personas que puedan estar en situación de vulnerabilidad ante el frío. En caso necesario, contactar con un profesional sanitario.

-Se recomienda la vacunación contra la gripe en personas mayores de 65 años y en las que padecen alguna enfermedad crónica (cardiopulmonar, metabólica e inmunodeprimidos).

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios