Borrar
El patio interior donde cayó la niña de 13 años. Iván Arlandis
La víctima de Sagunto estaba hablando por teléfono con una trabajadora social cuando su expareja la degolló

La víctima de Sagunto estaba hablando por teléfono con una trabajadora social cuando su expareja la degolló

La empleada municipal llamó de inmediato a la Policía, pero la mujer ya estaba muerta y su hija se había precipitado desde un segundo piso cuando llegó la primera patrulla

Javier Martínez

Valencia

Jueves, 30 de noviembre 2023, 17:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La mujer asesinada en Sagunto estaba hablando por teléfono con una trabajadora social cuando su marido le arrebató el móvil y la degolló. La empleada municipal avisó de inmediato a la Policía Local, que acudió con urgencia a la vivienda donde residía la víctima con sus dos hijas menores, pero no pudieron evitar la tragedia.

Cuando los primeros agentes llegaron al domicilio, Fátima ya estaba muerta y su hija de 13 años se había precipitado a un patio interior desde un segundo piso. La otra niña de siete años no se encontraba en la vivienda.

Tras recibir el aviso de que una joven estaba herida grave en el patio interior de una finca, varias patrullas de la Policía Nacional de Sagunto se trasladaron también con urgencia al lugar, concretamente a un edificio de la avenida Sants de la Pedra, para auxiliar a la víctima.

La dueña de la planta baja llamó al 112 cuando escuchó un fuerte golpe y descubrió que había una niña herida en su terraza interior. La menor lloraba y se quejaba por las graves lesiones que sufrió en la caída. La mujer se asustó y no se acercó a la la niña, pero llamó de inmediato al teléfono de emergencias 112 y pidió asistencia médica para la víctima.

Los policías pidieron la colaboración de los bomberos para acceder al domicilio, que entraron por el balcón tras desplegar una escalera, y poco después descubrieron el cadáver de la mujer con un corte en el cuello. En la vivienda no había ninguna persona más, porque el autor del crimen huyó antes de que llegaran las primeras patrullas, y su hija de siete años estaba con un familiar.

Poco después, el presunto asesino, de 39 años de edad y nacionalidad marroquí, se entregó en la comisaría de la Policía Nacional de Sagunto. El hombre llevaba la ropa ensangrentada y confesó el crimen nada más entrar en las dependencias policiales.

La víctima cortó la relación con su marido en 2016 después de que este le propinara una paliza (una agresión por la que fue condenado a 42 días de trabajos en beneficio de la comunidad), y vivía con sus dos hijas en el piso de la avenida Sants de la Pedra. La Policía Nacional trata de averiguar cómo entró el individuo en la vivienda.

Antes de que su exmarido le arrebatara el móvil, Fátima tuvo tiempo para avisar a la trabajadora social de que el violento individuo estaba entrando en el domicilio. «¡Está entrando, está entrando!», dijo la mujer poco antes de morir asesinada, según la declaración de la empleada del Ayuntamiento de Sagunto.

El motivo de la conversación telefónica no ha trascendido, pero la niña de 13 años regresó al domicilio familiar el pasado mes de septiembre tras su ingreso voluntario, al parecer, en un centro de menores.

La mujer de 34 años murió por una herida de arma blanca profunda que presentaba en el cuello, según confirmaron fuentes médicas. «Fátima era muy buena persona y muy trabajadora. Ella decidió vivir sola con las niñas porque él le pegaba», afirmó Consuelo, que fue compañera de trabajo de la víctima en un almacén de naranjas.

Caída de la menor

La Policía Nacional trata de esclarecer cómo se precipitó la adolescente de 13 años, que fue asistida por un equipo del Servicio de Ayuda Médica Urgente (SAMU). Los investigadores creen que la menor pudo caer de forma accidental cuando huía de su padre o intentaba acceder a una vivienda contigua para pedir ayuda, pero están esperando a que mejore su estado para tomarle declaración.

La adolescente sufrió lesiones graves y continúa hospitalizada. Varias compañeras de clase colocaron ayer notas con mensajes muy emotivos en la puerta del edificio donde ocurrieron los trágicos hechos. «Chicas ahora estaros tranquilas que estáis a salvo», escribió una amiga de la menor.

Un equipo de Policía Científica realizó una minuciosa inspección en la vivienda y la ventana desde donde se precipitó la menor. Los especialistas de la Policía Nacional buscaron huellas y recogieron muestras de sangre en diferentes puntos del piso. El presunto asesino pasará a disposición judicial en las próximas horas.

El presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, ha condenado el crimen machista y ha mostrado su repulsa por esta «horrible violencia» y «execrable acción». Varios consellers y representantes de los grupos de la oposición han mostrado también su repulsa por el crimen.

La delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Pilar Bernabé, ha manifestado que no se pueden consentir «ni discursos negacionistas ni miradas a otro lado». Bernabé ha afirmado que es un día triste «para la Comunitat Valenciana, para España y para la sociedad en su conjunto», y ha indicado que es necesario «hacer un llamamiento a la ciudadanía en su conjunto, y a las mujeres que se sientan amenazadas, para denunciar».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios