Borrar
El rapero y compositor El Chojin, en Torrejón de Ardoz, Madrid, en mayo de 2024. Óscar Chamorro
«Me hacen sentir el racismo a menudo, me quieren echar todo el rato»
El Chojin. Compositor y rapero

«Me hacen sentir el racismo a menudo, me quieren echar todo el rato»

El rapero reflexiona sobre los problemas sociales, la salud mental, la madurez, la Reina y las nuevas generaciones, mientras prepara un nuevo álbum

Domingo, 2 de junio 2024, 00:03

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Por un parque de Torrejón de Ardoz donde los niños de un colegio juegan en la pista de skate, camina El Chojin una mañana de mercadillo. Alto y delgado, de barba bien perfilada y grandes ojos oscuros, él es uno de los raperos pioneros en España, con unos quince álbumes publicados y más de medio millón de oyentes mensuales en las plataformas.

–¿Qué es el rap?

–Un estilo de música que forma parte de la cultura hip hop. Como forma de entender la vida, hace que te sientas protagonista de tu sociedad, que tomes las riendas y no esperes que otros arreglen tus problemas. Hay quien escribe libros o grafitis, diseña ropa, pinta cuadros.

–¿Dónde se expresa el hip hop?

–En el barrio. En el Congreso hablan de una España que la inmensa mayoría de nosotros no vemos ni veremos jamás. Nosotros lo que vemos es la calle, los comercios pequeños y grandes, los autobuses, las paradas... Del barrio se habla poco pero aquí están los problemas reales.

–¿Y cuáles son esos problemas?

–La injusticia y el irrespeto. A partir de ahí surgen todos los demás.

–¿La injusticia de género, de raza...?

–Y de clase social, de procedencia. En el centro está que nos enseñan a exigir respeto pero no a ofrecerlo. Así funciona la sociedad. No podría existir la Europa próspera en la que vivimos si se respetara al resto del mundo.

Larga trayectoria

«Si la madurez es el final de algo, ni he llegado ni tengo la intención de llegar»

–Ese irrespeto se traslada a la creación artística. ¿Cómo se ha adaptado a los cambios de la industria musical?

–A golpes. Yo trabajo para la gente. Y si ellos consumen música de una manera diferente se la tenemos que dar de manera diferente.

–¿La sociedad ha cambiado también?

–Es evidente que hay cosas que sí han cambiado, como la forma de tratar el feminismo, pero el sustrato no ha cambiado. Mis primeras letras siguen vigentes. Siguen los políticos que mienten, los grandes empresarios que quieren sacar más dinero a costa de que el pobre sea un poquito más pobre, las grandes potencias capaces de sacrificar a miles de personas.

Contra el racismo

Para celebrar los 25 años de su primer disco, «que incluso salió en casete», El Chojin prepara las versiones de aquellas canciones iniciales, que contará con colaboraciones de «artistas que dices: ¿y este señor qué pinta aquí?». «Dedicarte al arte no te da permiso para trabajar menos que quien se levanta por la mañana y va a una oficina. De escribir mucho, sale mucho material», asegura El Chojin, cuyas letras de unos 400 temas tienen una profunda e inteligente crítica social contra el materialismo, la violencia, la corrupción o el racismo. «En España me quieren echar todo el rato», comenta.

–¿Siente el racismo?

–Sí, he crecido en un país que me ha demostrado constantemente que no me quería, y eso para una persona es muy complicado porque la aparta de la sociedad, y hace que no se sienta parte del proyecto común. Con todos los discursos políticos que escuchamos ahora o con comentarios hacia mis familiares, me hacen sentir el racismo a menudo, lo que me ha causado traumas y problemas de salud mental.

–¿De qué tipo?

–No hay nadie que no tenga problemas de salud mental, igual que no hay nadie que no tenga un resfriado de vez en cuando. Hay que ser consciente que existen y que se deben cuidar. Yo los he tenido antes de saber que existía ese concepto y los pude reconocer gracias al rap, porque me aislaba y empezaba a pensar en qué era un experto. A los trece años, cuando empecé a escribir, era experto solo en mí. Vi que debía estar bien pero no lo estaba y lo entendí como una parte de mí.

–Tiene 47 años, ¿qué es la madurez?

–No tengo ni idea. Si es el final de algo, ni he llegado ni tengo al intención de llegar. Si alguien me llega con un estilo de música nueva, lo escucharé. Si la madurez tiene que ver con la sensación de haber llegado a un lugar del que ya no te puedes mover, ni la tengo ni la quiero.

El Chojin en una pista de skate. Óscar Chamorro

–¿Cómo conecta con las nuevas generaciones?

–Tratándoles como personas. Yo me siento como si hubiera entrado a la universidad hace cinco minutos. Recuerdo esos años y no me cuesta entender cómo es tener 18 o 22 años. Creo que puedo conectar con la gente joven porque no exijo a nadie que sea algo que no es.

Pareja de reyes

El Chojin cautivó a un público muy distinto al que suele escucharlo en plataformas y conciertos cuando la reina Letizia recitó una de sus letras en un acto público. Ahora le cantará al Rey, en un acto en Madrid (el 3 de junio en Casa América). «Rapearé uno de mis temas».

–¿Qué mensaje le gustaría que el Rey escuche con atención?

–Los asistentes a estos actos elegantes no valoran este tipo de música pero cuando me escuchan les cambia la cara y se acercan sorprendidos. Con la Reina me pasó. Pero la Reina es una persona natural, que se sienta y habla contigo. El Rey es otra cosa. No entiendo qué pinto yo ahí.

La clave

«Yo digo cosas obvias que la mayoría de la gente no dice pero quiere escuchar»

–¿Cree realmente que una canción puede cambiar la vida de una persona?

–Sé que la música puede cambiar una vida de. Ha cambiado la mía. Sin música hubiera sido una persona totalmente diferente y quizás más triste. Es lo más parecido a la magia que existe, capaz de cambiar tu estado de ánimo o hacerte viajar en el tiempo. Cuando prima el mensaje, ayuda a no sentirte solo. La música es terapéutica.

–¿Qué es lo más reciente que ha escrito?

–Hablaba de Palestina, de la vergüenza que le debería dar a los líderes mundiales dejar morir a miles de personas. Hay 15.000 niños muertos.

–¿Qué reflexión hace después de tres décadas de carrera?

–Estamos muy necesitados de comprensión como sociedad. Yo digo cosas obvias que la mayoría de la gente no dice pero quiere escuchar, ésa es la clave. Siento que aporto algo cuando una persona al otro lado deja de sentirse sola al escucharme decir una obviedad.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios