Borrar
El culebrón como subgénero del fútbol

El culebrón como subgénero del fútbol

Las historias de fichajes veraniegos son una asignatura obligatoria en el mundo del balompié y Mbappé repite con los mismos protagonistas

Viernes, 16 de junio 2023, 00:54

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Lo de Kylian Mbappé con el Real Madrid es digno de telenovela o de varios capítulos con aroma a serie de plataforma de pago. Si ya el habilidoso Vinicius ha dado el salto a Netflix con un documental, no es descartable que los del streaming se interesen por algún especial deportivo con la hasta ahora historia de un amor fallido entre la estrella francesa del PSG y el club de Chamartín.

Nada nuevo ni para los blancos ni para los de los planes de suscripción, que ya contaron 'El caos perfecto' de Neymar, con el brasileño como experto en culebrones y realities con el Barça, además de franceses y madridistas, como protagonistas. Un actor principal que se repite en el apasionante 'Caso Figo' y los detalles de cómo se fraguó el fichaje más polémico de la historia. Otro novelón que comenzó con una simple llamada en junio del 2000 de Florentino Pérez, mandamás del Madrid, a Paulo Futre, y que concluyó con el traspaso del portugués, estrella de 'Can Barça' por aquel entonces, al eterno rival para convertirse en el primer 'galáctico' del empresario. El resto es historia, cabeza de cochinillo sobre el verde del Camp Nou incluida.

Los culebrones veraniegos son una asignatura obligatoria en el mundo del fútbol y, temporada tras temporada, siempre destacan un par de nombres que, en ocasiones con varios pretendientes, reducen la poca información estival que causa la ausencia de competición.

Mbappé

Una nueva secuela que va para largo

Esta sería la segunda temporada de un culebrón que cuenta con los mismos protagonistas y un tercero en discordia. La estrella francesa del PSG abrió un nuevo capítulo en su historia con el club de orillas de la Torre Eiffel para volver a hacerle otro guiño al equipo que dice ser con el soñó con jugar desde niño, el Real Madrid. No obstante, el galo dio calabazas a Florentino Pérez tras alcanzar un principio de acuerdo para reclutarle en el Bernabéu el pasado año.

Ahora el prodigio de Bondy parece tener fecha de caducidad en el conjunto parisino, el 30 de junio de 2024 y agita el mercado con un posible fichaje estival por la entidad del Paseo de la Castellana, aunque en esta nueva secuela entra en juego también la geopolítica de Catar, a la que le podría interesar que el internacional recale en algún gigante de la Premier como el Manchester United.

Anelka

El fichaje que provocó la tensión entre Arsenal y Real Madrid

Otra de las grandes producciones, llevada a la pantalla por cierto, fue la protagonizada por Nicolás Anelka, otro francés, y el Real Madrid. El galo, que se autodenominaba como un incomprendido, fue el delantero con la mecha más corta del fútbol francés además de uno de los atacantes más peculiares del siglo. Su fichaje fue en 1999 el más caro de la historia del fútbol español y se vio envuelto por una serie de contratiempos.

El Arsenal llegó a denunciar a la FIFA la actuación de los madridistas, ya que los blancos negociaron con el jugador teniendo contrato en vigor a espaldas del club que tenía sus derechos. Además de las intromisiones de otros equipos potentes del Viejo Continente como Lazio y Juventus. No era la primera vez que se acusaba al Madrid de actuar con irregularidad en un fichaje.

Modric y Bale

La dura pelea con Daniel Levy, el negociador del Tottenham

El Madrid sabe de su atractivo y que no son pocos los jugadores que se rebelarían con sus clubes con tal de vestir la elástica blanca. Es lo que le ocurrió con Luka Madrid, otro de los capítulos intensos de los veranos pasado. El genio de Zadar fue blanco por unos 30 millones de euros, una cifra de risa para los tiempos que corren y por el rendimiento del croata en su estancia en el Bernabéu.

El pequeño centrocampista balcánico plantó al Tottenham y estuvo mes y medio entrenándose en solitario hasta recalar en Chamartín. Lo había pedido José Mourinho, que por aquel entonces entrenaba en la capital española, y se puso a las órdenes del luso tras una dura negociación con Daniel Levy, máximo mandatario del equipo británico. No estaba dispuesto a bajar ni un ápice la cifra que pedía por su futbolista, lo que hizo que se retrasara la operación.

El presidente de los 'spurs' volvió a verse las caras con el Madrid solo un año después, con Gareth Bale como objeto de deseo. El traspaso del galés fue uno de los mayores retos para Florentino Pérez. Tras unas duras negociaciones, vacaciones del futbolista en España sin volver a los entrenamientos y haciendo muchas cuentas, el Real Madrid aceptó superar los 90 millones para conseguir el fichaje de la locomotora de Cardiff el último día de mercado de 2013.

Xabi Alonso

El ‘cerebro’ que quiso Florentino se hizo el rebelde

En verano de 2009 el de Tolosa se convirtió en el más deseado de los nuevos 'galácticos' del Real Madrid. El vasco deseaba volver a España y pidió hasta por escrito al Liverpool que le dejara irse mediante una petición formal de traspaso. Hay una ley no escrita por la que cualquier club inglés, una vez recibido el transfer request, tiene la obligación moral de facilitar la salida del jugador, ya que es el futbolista quien expresa su deseo de marcharse. El 'cerebro' que siempre quiso Florentino agotó la vía diplomática para pintar su futuro de blanco y recalar en un equipo que ya había puesto los ojos en él cuatro años atrás.

Kun Agüero

Un adiós inesperado en el Atlético de Madrid

«He dicho tiempo atrás que cuando quisiera irme lo diría públicamente. Y ese momento ha llegado. Por eso cumplo con mi palabra y aquí estoy». Sergio el 'Kun' Agüero también tiene un documental propio y protagonizó en 2011 un buen quilombo cuando anunció en el mes de mayo, justo después de la última jornada de Liga, que quería dejar el Atlético de Madrid, donde marcó 101 goles en cinco años de colchonero.

El argentino sentía que necesitaba retos superiores, y tras cobrar fuerza una oferta insatisfactoria de la Juventus de Turín, apareció otra del Manchester City del jeque Sheik Mansour, club en el que recaló pese a los cantos de sirena también del Real Madrid. A las arcas del Atlético llegaron 45 millones de euros a finales del mes de julio de ese verano de vaivenes.

De Gea

Un fax impidió un cambio de cromos Madrid - United

En la falta de entendimiento entre clubes es cuando puede llegar a formarse lo que se conoce el culebrón de verano, aunque también en problemas con la documentación o la tecnología. Es lo que le ocurrió a David de Gea en 2015. Pese al acuerdo alcanzado con el Manchester United, todo se truncó por culpa de un fax que impidió que el portero recalara en el Bernabéu y que Keylor Navas se fuera a su vez a Old Trafford.

El final de la serie fue infarto y terminó convirtiéndose en esperpento. Y acabó mal para el portero español que no renovó con el United y quería firmar por el club blanco. El club inglés envió a última hora los contratos que tenían que firmar las partes y al Madrid no le dio tiempo a inscribir al portero en la Liga.

Cesc

El dilatado regreso del hijo pródigo

El pulso que mantuvo el Barcelona con Arséne Wenger para hacerse con Cesc Fàbregas es bien recordado entre los dimes y diretes de los calores de la temporada vacacional. El interés de los azulgrana por el campeón del mundo se remontó a 2008, cuando Pep Guardiola solicitó su fichaje al entonces presidente, Joan Laporta.

Fueron varios los intentos fallidos por la negativa del técnico francés de los 'gunners' hasta que en 2011 se concretó con éxito la operación. El de Arenys de Mar se plantó y no viajó con el resto del equipo para forzar su salida del equipo, que siempre exigió más dinero del ofrecido por el Barça. Fàbregas volvió en un final feliz al club donde se formó y que abandonó en el año 2003 rumbo a la Premier League.

Messi

Un adiós y un sueño dividido en dos temporadas

El campeón del mundo con Argentina ha protagonizado el culebrón preveraniego tanto en París como en Barcelona, aunque ya en 2021 se vio envuelto en una serie de capítulos que terminaron con su salida del club azulgrana rumbo al PSG. Y es que la renovación del rosarino parecía encarrilada con el club culé, pero un acuerdo de LaLiga con el fondo de inversión CVC dinamitó la extensión del contrato.

En agosto del año anterior los cimientos del Barça se tambalearon después de que el atacante mandara un burofax a la entidad anunciando que se quería marchar. Ahí empezó un nuevo culebron con Leo decidido a irse y con Bartomeu y su Junta Directiva trabajando para impedirlo. Detrás de esto, una guerra interna entre el jugador y el presidente por aquel entonces de la entidad. No obstante, éste logró retenerlo hasta que unas nuevas elecciones hicieron cambiar al presidente azulgrana con la llegada de Joan Laporta.

Se pensó que el rosarino firmaría la ansiada renovación pero todo muy lejos de la realidad. Llegado el momento, el argentino se convirtió en agente libre y abandonaba el club rumbo a París. Si ese capítulo fue apasionante, no menos ha sido este mismo verano el protagonizado por el delantero en otro serial enigmático sobre su futuro hasta su llegada final al Inter Miami de la MSL, después de que en Can Barça se soñara con la posibilidad de recuperarlo tras sus encontronazos con el Paris Saint Germain. Ni Barça ni ningún otro conjunto de Europa fueron capaces de cuadrar sus cuentas para que la estrella siguiera en la máxima élite.

Fernando Torres

El 'transfer request', una vía de escape en la Premier League

El traspaso de Fernando Torres desde el Liverpool al Chelsea sacudió la Premier League hace varios años atrás. Esta vez se trató de un culebrón de invierno, el de 2011, año en el que el delantero se convirtió en el español más caro de la historia al pasar de los reds a los blues a cambio de 58,5 millones de euros. En el Liverpool, El Niño llegó a ser Balón de Bronce y uno de los mejores delanteros del mundo.

El delantero de Fuenlabrada decidió cambiar de aire tras la cifra mareante que le ofrecían los 'Sky Blues'. Torres presentó el 'transfer request' (petición de traspaso), un escrito en el que mostró expresamente su voluntad de abandonar la disciplina de su equipo. El Liverpool, en un principio, se negó a aceptarlo, pero tiempo después no tuvo más remedio que dejar que el jugador se marchara. Eso sí, en el último día de plazo para realizar fichajes.

Ronaldo

Un fichaje sobre la bocina

'O fenômeno' fue uno de los mejores delantero de la historia del fútbol. El brasileño cerró su fichaje con el Real Madrid a menos de una hora para la conclusión del plazo para la inscripción de jugadores en 2002. Ronaldo quería marcharse del Inter de Milán a toda costa por su mala relación con Héctor Cúper, pero los italianos y madrileños no ponían en común sus intereses.

La aprobación por parte de ambos clubes fue tras una intensa negociación que desembocó en una acuerdo inesperado, puesto que Morientes continuó en el club, que en un principio tenía como destino Barcelona debido a una operación puente. Los azulgrana rompieron las negociaciones con el delantero extremeño pocas horas antes del cierre de fichajes, lo que se interpretó por parte del Madrid como un acto de sabotaje. En estas condiciones, la entidad 'neroazzurra', rebajó 10 millones el precio y se concretó el traspaso poco antes del ataque de nervios en Chamartín.

Villa

Un traspaso que se demoró un año

David Villa ha sido otro protagonista de uno de estos culebrones del verano. Parecía que el Real Madrid tenía un acuerdo con el Valencia para fichar al asturiano en 2008. El delantero estaba dispuesto a cambiar de aires y posteriormente ha reconocido que hasta en dos ocasiones rozó jugar de blanco. Finalmente todo se truncó. Tras dos años de negociaciones apareció en escena el Barcelona. El conjunto azulgrana ofreció 40 millones, pero para el presidente del Valencia esa cifra no era la cifra adecuada para dejar marchar al delantero.

El 'Guaje' terminó vistiendo de azulgrana en el verano de 2010 y fue el gran fichaje del Barcelona post-Laporta. Vistiendo la elástica blaugrana, Villa haría realidad un sueño que se vio truncado el anterior verano por el trueque Eto'o-Ibrahimovic. No llegó a cuajar el interés de los madridistas debido a que la entidad valencianista pidió unos 50 kilos a Florentino, que ya llevaba un buen gasto de dinero en jugadores como Cristiano Ronaldo, Kaká o Benzema.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios