Borrar
El CIS suma este 9-J una muesca más a su larga lista de fallos en los sondeos
Elecciones europeas

El CIS suma este 9-J una muesca más a su larga lista de fallos en los sondeos

La entidad que dirige José Félix Tezanos, que siempre tiende a sobrevalorar a las izquierdas, yerra en todas las horquillas

Lunes, 10 de junio 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Las encuestas no votan, pero el análisis derivado de las elecciones europeas del domingo es que el gran perdedor volvió a ser, demoscópicamente hablando, el CIS de José Félix Tezanos. El experto en sondeos más famoso de España y polémico por su cuestionada 'cocina' volvió a fallar en todos sus pronósticos.

El barómetro público auguró para estos comicios una victoria del PSOE con cinco puntos de ventaja sobre el PP en el primer estudio–23 de mayo–y tres puntos en el segundo –3 de junio–con una horquilla de entre 21 y 24 escaños para los socialistas y 18-20 para los populares. Una ventaja que finalmente no se reflejará en Estrasburgo, donde el partido de Alberto Núñez Feijóo se impuso por dos escaños y cuatro puntos a Pedro Sánchez.

El CIS también sobreestimó a Sumar, la lista del socio minoritario del Gobierno, al que concedió un porcentaje de voto entre un 5,4% y un 7,1% y cuatro escaños frente al 4,65% y los tres asientos conseguidos. Y sólo se aproximó al estimar la irrupción de la agrupación Se Acabó la Fiesta (SALF) del antisistema Alvise Pérez en la primera encuesta y otorgarle una intención de voto de entre el 4,9% y el 5,7% en la segunda, que finalmente logró un 4,6%.

El ganador de la noche electoral, desde el punto de vista demoscópico fue Sigma-Dos con un pleno de horquillas de escaños acertados. Sociométrica sólo se equivocó en dos: la de que el PP obtendría entre 23 y 25 escaños -consiguió 22- y que SALF se estrenaría en Estrasburgo con entre uno y dos diputados -serán tres- .

Miembro de la cúpula socialista desde 1988, Tezanos acumula una larga lista de fracasos predictivos con la única excepción de las primeras generales de 2019 en las que clavó los resultados y con especial desacierto en los comicios del último año. ¿Su pecado? Su tendencia a sobrerrepresentar a la izquierda.

Para las municipales del 28 de mayo el CIS estimó los resultados nacionales totales basándose en las votaciones municipales, las únicas a las que estaban llamados todos los españoles. Pero las urnas dejaron unas cifras muy alejadas. Tezanos dio como ganador al PSOE, con el 31,7% de los sufragios, y por detrás dejó al PP, con el 27,3%; Podemos y todas sus confluencias serían la tercera fuerza, con el 7,9%; Vox tendría el 6,8% y Cs el 1,7%. Al contrario de lo pronosticado, el PP se impuso con el 31,5% de los votos y la segunda posición fue para el PSOE, con el 28,1%. Sí acertó con Vox (7,19%) y con Cs (1,35%), mientras que Podemos y sus socios se quedaron muy lejos de la predicción.

Pocas veces la realidad ha roto con tanta contundencia el consenso de los sondeos como en las últimas generales. Si bien ninguna casa se acercó al sobrerrepresentar los escaños del PP e infravalorar la resistencia del PSOE, el CIS fue el que más se desvió. Otorgó a las formaciones de izquierdas 19 escaños más que los conseguidos y a las de derechas, 13 trece menos de los logrados.

El instituto público volvió a naufragar en las autonómicas de Galicia. A seis días del 18-F estimó que el PP ganaría pero sólo obtendría un 42,2%, con una horquilla de entre 34 y 38 diputados. Es decir, que perdería la mayoría absoluta en la gran mayoría de los escenarios posibles. Finalmente, el PP de Alfonso Rueda ganó las elecciones con 40 escaños –dos más que la mayoría absoluta–y Democracia Ourensana dobló el resultado que le adjudicó el CIS.

En las vascas del 21 de abril, el CIS subestimó los votos y representantes del PSOE y del PP en los dos sondeos previos. Y en el caso de las otras tres formaciones con opciones de conseguir un asiento –Vox, Sumar y Podemos–acertó en las horquillas de escaños pero no en los porcentajes de votos, salvo en Sumar.

Tezanos tuvo aciertos y errores en las catalanas del 12-M. Sobrerrepresentó al PSC, ERC y Vox, infravaloró a Junts –al que le daba entre un 15,4% y un 18,1% pero superó el 20% de los votos–. Y acertó en el caso del PP, que entró en la horquilla 9,6%-11,9% con el 10% de los votos, la CUP y Aliança Catalana.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios