Borrar
El 23-J apunta a cerrar con una alta participación pese al 'factor julio'

El 23-J apunta a cerrar con una alta participación pese al 'factor julio'

La afluencia se reajusta en el cómputo de la tarde y cae 3,74 puntos con respecto a hace cuatro años, pero los expertos auguran que el día terminará en torno al 70%. La caída en Cataluña más de once puntos y en Euskadi de cinco parece retraer el voto soberanista

Domingo, 23 de julio 2023, 16:16

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Un buen número de electores, 18,6 millones de los 37,1 residentes en España llamados a ejercer hoy su derecho al voto, han depositado ya su papeleta en la urna dejando un cifra de participación del 53,1% a las seis de la tarde, 3,7 puntos menos que la contabilizada a la misma hora de las últimas generales, las celebradas el 10 de noviembre de 2019. Como cabía esperar en los momentos centrales de una jornada bajo un calor asfixiante en buena parte del país, la afluencia a las urnas se ha resentido desde el primer cómputo de las dos, cuando alcanzó el 40,45%. Ese porcentaje representaba 2,56 puntos más que el registrado hace cuatro años. Pese al reajuste, los especialistas apuntan a que la jornada electoral terminará con una participación superior al 70% -que podría bordear el 75% si se descuenta el voto CERA (el de quienes emiten su papeleta fuera de España), cuantifica a la espera del cierre de los colegios el expresidente del CIS y catedrático de Sociología de la Universidad Autónoma de Madrid Cristóbal Torres-, ahuyentado el riesgo de un desplome por efecto de la convocatoria a finales de julio. Y ello sin contar los más de 2,4 millones de sufragios por correo ejecutados un 7% del censo-, récord en democracia.

La celebración de unas generales en pleno estío y con una parte sustancial de la ciudadanía de vacaciones ha introducido en estos comicios un elemento distorsionador en los análisis al no existir una comparativa homologable. Así lo constatan tanto Torres como María Martín Revuelta, directora de Comunicación de GAD3. Nunca el conjunto del país había votado un mes de julio y en fecha tan tardía. A mediodía, Torres aventuraba que este «factor estacional» había podido llevar a los electores del interior, del sur y de la costa mediterránea a «adelantar» su pase por el colegio electoral, circunstancia que han venido a acreditar los datos de las seis de la tarde. Si a la hora de comer todas las autonomías registraban un repunte en la afluencia a los colegios electorales, cuatro horas más tarde solo aguantaban el tirón tres con temperaturas más templadas -Galicia, Asturias y Cantabria- y las dos isleñas, Baleares y Canarias. En un recuento de urgencia y tomando como referencia las generales de junio de 2016 -estas tuvieron lugar a principios del verano, con una participación a las 18.00 horas del 51,2%-, Cristóbal Torres avanza que en torno al 71% del censo puede haber votado al cierre de este 23-J si se tiene el cuenta el voto CERA y en torno al 75% si no se suma ese sufragio desde el extranjero.

Martín Revuelta también había anticipado una participación «digna», alineada con la horquilla de entre el 69 y el 71% en el que se han movido las encuestas diarias publicadas por GAD3 para este periódico entre el 2 y el 17 de julio, último día permitido por la ley. Ninguno de los dos expertos comprometen una valoración sobre a quién favorecerá la activación de los electores a la espera del escrutinio. Pero ambos parten de la convicción de que los bloques a izquierda y derecha tienen a sus respectivos votantes movilizados -Torres sugiere la posibilidad de que parte del sufragio socialista desafecto hacia Pedro Sánchez y temeroso de Vox se haya 'despertado' pero para inclinarse por Alberto Núñez Feijóo-. Y ambos también aprecian un enfriamiento del independentismo en Cataluña, con un desplome uniforme de la participación superior al 11% -que podría castigar singularmente a Esquerra Republicana-, y del soberanismo en el País Vasco, con un 5,2 de caída a las seis de la tarde con respecto a noviembre de 2019.

GAD3 había apuntado un puñado de provincias como especialmente sensibles para desequilibrar balanzas entre el PSOE y el PP. En varias de ellas -Lugo, Orense, León, Cáceres y Ciudad Real-, la afluencia a los colegios ha crecido con respecto a hace cuatro años tanto a las dos como a las seis de la tarde.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios