Borrar
De izda a dcha: Míchel Prado junto a su padre Florencio Prado; José Luis Mateos juntos a su padre José Luis Mateos García y Paco Paraíso junto a su padre José Luis Sánchez Paraíso.
Padres de Salamanca desde los ojos de sus hijos
Día del Padre

Padres de Salamanca desde los ojos de sus hijos

Paco Paraíso, Míchel Prado y José Luis Mateos nos cuentan qué aprendieron y qué le dirían hoy a sus padres ya fallecidos

Domingo, 19 de marzo 2023, 10:17

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

15 definiciones son las que según la Real Academia Española (RAE) atribuye a la palabra 'padre', pero, si realmente hablamos de tu progenitor, ¿cómo lo definirías?. Una pregunta a la que todos nos trae un poco 'de cabeza' y que resulta muy complicado de responder, sobre todo si un día como hoy no lo puedes disfrutar con él. Cada 19 de marzo se celebra el Día del Padre, el día de esa persona que se preocupa, educa y te quiere incondicionalmente. Una jornada para hacerle recordar a un padre cuanto significa para los suyos y lo trascendental que es su presencia para las generaciones futuras.

¿Cuántas veces has escuchado la expresión 'ojalá te vieras como te veo yo'?. Una manera muy pura de conocer a alguien es desde los ojos de otra persona y qué mejor manera de conocer a algunos rostros conocidos de Salamanca, que desde los ojos de sus hijos.

La energía inagotable de Florencio Prado

Padre de Míchel Prado

La energía inagotable de Florencio Prado

El recuerdo de las personas que no consiguen irse nunca de nuestra mente y de nuestro corazón, es el caso de Florencio Prado, un padre de familia que se ha ido muy recientemente y sus hijos lo tienen presente con mucha emoción porque su «energía era inagotable». La familia Prado se dedicaba a la concesión de las marcas de automóviles Fiat, Alfa Romeo y Lancia en Salamanca. El hijo pequeño de este núcleo, Míchel Prado, es profesor de la Universidad y responsable de marketing de Als.

Míchel Prado junto a su padre Florencio Prado.
Míchel Prado junto a su padre Florencio Prado.

Míchel, el más joven de cuatro hermanos, le resulta muy difícil hablar de su padre ya que para él, para su familia y para las personas que tuvieron la suerte de conocerlo, lo describen como «único». Florencio se jubiló a los 82 años, era una persona que se sumergía en su trabajo y que en muchas ocasiones, «se arrepentía de no pasar más tiempo con sus hijos».

«Tenía una gran capacidad para proteger y cuidar a todo el mundo»

Míchel destaca, «trabajaba demasiado y eso es algo que no me gustaba mucho de él pero, aún así, siempre estaba pendiente de todo y tenía una preocupación constante por nosotros». Habla de que su padre tenía un «sexto sentido» capaz de ver cosas que nadie más veía y poder aconsejarte sobre ello, «lo que más le caracterizaba era su ayuda constante, su capacidad por proteger y cuidar a todo el mundo». «Presumía de mí y de mis hermanos a todo el mundo y siempre nos anteponía, éramos su prioridad», añade.

Para Míchel, su padre fue y sigue siendo un gran ejemplo para todo el mundo, «es mi mayor referente , de él he aprendido lo que es trabajar duro, el sacrificio y aunque nunca llegaré a su nivel de humildad, intento tratar a la gente como lo hacía él».

La referencia de 'Saquito', una buena persona

Padre de José Luis Mateos

La referencia de 'Saquito', una buena persona

José Luis Mateos, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Salamanca, perdió a su padre hace algo más de tres años. José Luis Mateos García, más conocido como 'Saquito', era una persona muy popular en el mundo taurino de la provincia. Fue mozo de espadas del matador de toros portugués Rui Bento Vasques y posteriormente participó en la organización de numerosos festejos taurinos en Salamanca.

Mateos recuerda hoy a su padre «como una persona hecha a sí misma a lo largo del tiempo y que acumulaba muchas experiencias de su vida personal y profesional».

Lo que más valora, «su predisposición a ayudar a los demás. Siempre decía algo que solía cumplir: «haz bien y no mires a quién». Y lo que menos, »como quizás nos pasa a todos los hijos, era el no haber sido capaz de entender decisiones en algunas situaciones, algo que probablemente se debiera a la diferencia generacional«.

«Si hay algo que aprendí es que cuando uno tiene un hijo o hija, las prioridades cambian completamente y el centro de tu vida tienen que ser ellos»

«Como cualquier hijo o hija, siempre tienes a tus progenitores como referentes. Intentas quedarte con aquello que crees puede ayudarte a ser mejor persona y los padres son esa referencia para lograrlo», reconoce.

«Todavía no lo soy y no sé si alguna vez lo seré, la verdad; pero sí hay algo que aprendí es que cuando uno tiene un hijo o hija, las prioridades cambian completamente y el centro de tu vida tienen que ser ellos. Tú pasas a un segundo o tercer plano», asegura Mateos sobre las 'enseñanzas' que le quedan para una futura paternidad.

«Espero que allá donde esté, pueda sentirse orgulloso de sus hijos -mi hermana y yo-, viendo cómo intentamos hacer lo que está a nuestro alcance para construir un mundo mejor siendo buenas personas. Estoy seguro que nos sigue ayudando para conseguirlo», es su mensaje.

Una leyenda con la que «siempre te divertías»

Padre de Paco Paraíso

Una leyenda con la que «siempre te divertías»

José Luis Sánchez Paraíso fue uno de los mejores velocistas españoles de siempre. Olímpico y pluricampeón de España cuando Salamanca casi no tenía ni pista de atletismo, sus marcas perduraron durante décadas y su impronta marcó durante años a muchos atletas que intentaron seguir su camino en Salamanca. Retirado, fue un referente del deporte universitario y la ciudad le homenajeó poniendo su nombre al Multiusos, pero ante todo era una persona alegre y auténtica. Así lo recuerda su hijo, el 'guardián' de las pistas del Helmántico donde tantas veces triunfó su padre.

Paraíso, a la derecha, junto a Jesse Owens en los JJOO de México.
Paraíso, a la derecha, junto a Jesse Owens en los JJOO de México.

«Era un padre que siempre estaba pendiente de nosotros», comenta Paco, «y estábamos muy orgullosos de él porque era muy conocido». La fama y calidad de Sánchez-Paraíso como atleta le mantenía tiempo fuera y eso tenía la contrapartida: «Le echábamos de menos».

«Las personas que le conocían destacaban lo simpático y amable que era, y esa era su personalidad con nosotros. Siempre te divertías con él», recuerda ahora.

«Yo sabía que en el deporte iba a ser difícil llegar a su nivel, pero siempre pude decir una cosa: que mi padre era el mejor»

«Ser 'hijo de...', sobre todo de pequeño... igual no era fácil, pero siempre estuve orgulloso de él, yo sabía que en el deporte iba a ser difícil llegar a su nivel, pero siempre pude decir una cosa: que mi padre era el mejor», dice sobre uno de los atletas españoles más legendarios de todos los tiempos, al que recuerda siempre apoyándole.

«Con mi hijo he intentado lo mismo: comprenderle y apoyarle en todo lo que haga. Siempre tengo presente una cosa que me enseñé él: ayudar a la gente. En eso, intento ser como mi padre», asegura. «¿Si le tuviera hoy conmigo? Sólo le diría una cosa: 'Te echo de menos y gracias por ser como eras'».

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios