Borrar
Avispas y abejas: guía para conocer sus principales diferencias

Avispas y abejas: guía para conocer sus principales diferencias

Existen multitud de mitos y creencias sobre estos insectos pero, ¿cuál es mejor?, ¿cómo podemos ahuyentarlas?, ¿cuál es su papel en la naturaleza?

Martes, 13 de junio 2023, 00:21

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Para empezar, aquí hay tres preguntas para que puedas averiguar cuánto sabes acerca de las abejas y las avispas:

¿Cómo te ha ido? Después de esta pequeña introducción, vamos a profundizar más en ello.

Estás tomando el sol tranquilamente en la piscina en pleno verano y te entran ganas de ir a darte un baño refrescante. Y, al llegar a las duchas y al borde, ahí están, montones de avispas que acuden atraídas por la humedad del ambiente y el olor a cloro. Y no sabes muy bien que hacer, pues hay teorías que dicen que no hay que mojarlas porque en vez de ahuyentarlas se ponen agresivas y rabiosas. Tampoco te atreves a pisarla porque hay quienes aseguran que están en peligro de extinción y juegan un papel fundamental en la naturaleza.

Uno de los principales problemas de estos insectos son sus picaduras porque producen más reacciones alérgicas que el mosquito común, y en algunos casos pueden llegar a ser muy graves. Existen muchos trucos populares para tratar de ahuyentarlas y evitar sus picaduras, como poner pepino, limón, vinagre o preparar una solución de agua y jabón.

También son muchos los mitos que las rodean, como que las avispas no tienen ningún papel importante en la naturaleza y las abejas sí o que las avispas son mucho más agresivas… Pero, ¿cuáles de estas afirmaciones son reales y cuáles no?, ¿qué debemos hacer cuando nos pica una?, ¿Cómo sabemos cuándo somos alérgicos a su picadura? Hay muchas dudas acerca de estos insectos y en este artículo te vamos a ayudar a resolver algunas de ellas.

Su papel en la naturaleza

Hay una creencia popular de que las avispas son mucho peor para la naturaleza que las abejas, tienen mucha peor fama. Y lo cierto es que esa frase tiene una parte de base científica, pero con matices. Las avispas son insectos depredadores, necesitan comida u otros insectos para poder alimentar a sus larvas, y néctar, savia o sustancias azucaradas para su propio alimento. En cambio, las abejas se alimentan de polen y néctar. Son solo insectos polinizadores.

Las abejas polinizan solo con ir de flor en flor.
Las abejas polinizan solo con ir de flor en flor. R.C.

«Hay base científica para justificar esa frase. Las abejas solo necesitan ir de flor en flor polinizando todas las plantas, tienen un papel esencial en la naturaleza. De hecho, el 84% de las plantas son polinizadas por abejas. Son de los animales más beneficios que existen para el planeta», apunta Concepción Ornosa, profesora del departamento de biodiversidad, ecología y evolución de la Universidad Complutense de Madrid. Se calcula que al año tienen un beneficio mundial de unos 265.000 millones de euros según Greenpeace.

Pero, lo cierto es que las avispas también cumplen una función polinizadora. «Hay plantas, como las higueras, que son polinizadas únicamente por las avispas», asegura Alberto Romero Blanco, profesor y experto en biología animal de la Universidad de Alcalá.

Las higueras son polinizadas únicamente por avispas.
Las higueras son polinizadas únicamente por avispas. R.C.

«Algunas especies de avispas (conocidas como avispas parasitoides) ponen sus huevos en el interior de otros insectos o arácnidos, mientras que otras directamente los cazan, para comérselos o para alimentar a sus larvas. Sus víctimas acaban muriendo en ambos casos, por lo que las avispas son fundamentales para controlar las plagas. Algunas avispas son necrófagas, es decir, se alimentan de la materia orgánica en descomposición», asegura Romero.

Por su parte, las abejas tienen un rol más conocido por la sociedad también se encargan de polinizar, que a su vez contribuye a la seguridad alimentaria y, además, proporcionan alimentos de alta calidad como la miel, la jalea real y el polen y otros productos como la cera de abeja. Se calcula que las abejas producen 1,6 millones de toneladas de miel al año. La apicultura es una importante fuente de ingresos para muchos medios rurales. «Las poblaciones de un número creciente de especies de abejas y avispas están en declive, un fenómeno muy preocupante. Las causas principales son la pérdida y degradación de los hábitats por la extensión de las prácticas agrícolas, la contaminación por el uso descuidado de pesticidas y fertilizantes, el incremento de la frecuencia de incendios y el cambio climático», asegura Romero.

Y, por si fuera poco, otro de los potenciales peligros que acechan a las poblaciones de abejas es la llegada de la avispa asiática. Es un insecto depredador de abejas, avispas nativas, moscas, mosquitos, mariposas y otros insectos.

Cómo diferenciarlas

Abejas

Colores anaranjados, pardos o apagados

Peludas y corpulentas

Aguijón aserrado

Solo pueden picar una vez y pueden quedarse atascados en la piel de la víctima. Si la abeja intenta sacarlo puede sufrir evisceración del aparato digestivo (extracción de las vísceras) y su propia muerte

Avispas

Brillantes y lisas

Colores amarillos vivos con franjas negras

Cintura estrecha

Aguijón liso

Les permite picar varias veces.

Retraen el aguijón y no lo pierden. Además de picar, muerden con cierta fuerza (no suele tener consecuencias)

Abejas

Colores anaranjados, pardos o apagados

Peludas y corpulentas

Aguijón aserrado

Solo pueden picar una vez y pueden quedarse atascados en la piel de la víctima. Si la abeja intenta sacarlo puede sufrir evisceración del aparato digestivo (extracción de las vísceras) y su propia muerte

Avispas

Brillantes y lisas

Colores amarillos vivos con franjas negras

Cintura estrecha

Aguijón liso

Les permite picar varias veces.

Retraen el aguijón y no lo pierden. Además de picar, muerden con cierta fuerza (no suele tener consecuencias)

Avispas

Abejas

Brillantes y lisas

Colores anaranjados, pardos o apagados

Colores amarillos vivos con franjas negras

Cintura estrecha

Peludas y corpulentas

Aguijón liso

Aguijón aserrado

Les permite picar varias veces.

Retraen el aguijón y no lo pierden. Además de picar, muerden con cierta fuerza (no suele tener consecuencias)

Solo pueden picar una vez y pueden quedarse atascados en la piel de la víctima. Si la abeja intenta sacarlo puede sufrir evisceración del aparato digestivo (extracción de las vísceras) y su propia muerte

Abejas

Avispas

Brillantes y lisas

Colores amarillos vivos con franjas negras

Colores anaranjados, pardos o apagados

Además de picar, muerden con fuerza

Peludas y corpulentas

Cintura estrecha

Aguijón liso

Aguijón aserrado

Les permite picar varias veces.

Retraen el aguijón y no lo pierden. Además de picar, muerden con cierta fuerza (no suele tener consecuencias)

Solo pueden picar una vez y pueden quedarse atascados en la piel de la víctima. Si la abeja intenta sacarlo puede sufrir evisceración del aparato digestivo (extracción de las vísceras) y su propia muerte

En lo referente a la reproducción, ambas especies se parecen en que hay una reina que pone huevos durante todo el día, mientras las obreras se encargan de conseguir el alimento. Aunque las abejas forman grupos sociales mucho más evolucionados y necesitan un hábitat completo y biodiversidad para establecer sus colmenas.

Reacciones alérgicas

«Las personas alérgicas a las picaduras de avispa deben actuar con mayor rapidez y acudir a un centro médico cuanto antes para recibir tratamiento y controlar la evolución de los síntomas. Además, siempre deberían llevar consigo los antihistamínicos o la adrenalina autoinyectable recetados por su alergólogo», señala Romero.

Cómo reaccionar ante una picadura de abeja o avispa

1

Intentar extraer el aguijón raspando con mucha precaución la zona para evitar introducir más veneno en el cuerpo

2

Aplicar un antiséptico para evitar posibles infecciones

3

A continuación, aplicar frío con un trapo limpio, nunca barro u otra sustancia

Cómo reaccionar ante una picadura de abeja o avispa

1

Intentar extraer el aguijón raspando con mucha precaución la zona para evitar introducir más veneno en el cuerpo

2

Aplicar un antiséptico para evitar posibles infecciones

3

A continuación, aplicar frío con un trapo limpio, nunca barro u otra sustancia

Cómo reaccionar ante una picadura de abeja o avispa

2

3

1

Intentar extraer el aguijón raspando con mucha precaución la zona para evitar introducir más veneno en el cuerpo

Aplicar un antiséptico para evitar posibles infecciones

A continuación, aplicar frío con un trapo limpio, nunca barro u otra sustancia

Cómo reaccionar ante una picadura de abeja o avispa

2

3

1

Intentar extraer el aguijón raspando con mucha precaución la zona para evitar introducir más veneno en el cuerpo

Aplicar un antiséptico para evitar posibles infecciones

A continuación, aplicar frío con un trapo limpio, nunca barro u otra sustancia

Consejos para evitar que te piquen y ahuyentarlas

«Las avispas utilizan el agua para reblandecer la madera y después construir con ella sus nidos y, por eso, se encuentran en zonas con agua. También necesitan llevar trozos de comida, proteínas e insectos para alimentar a sus larvas», asegura Ornosa. «No se acercan a nosotros para picarnos porque no les interesamos, no tienen el menor interés, nunca nos atacarán si no es porque se sienten amenazadas. Eso sí, siempre van a defender sus nidos, si alguien le golpea por error o a propósito, van a defenderlo y a salir a picar», añade.

Cómo evitarlas

Abejas

Avispas

Evitar hacer movimientos bruscos o atacarlas

No usar ropa de colores vivos ni perfumes o desodorantes con olores dulces

Usar repelente natural

Llevar ropa ajustada que cubra bien brazos y piernas

Evitar tener comida o bebidas cerca

Cómo evitarlas

Abejas

Avispas

Evitar hacer movimientos bruscos o atacarlas

No usar ropa de colores vivos ni perfumes o desodorantes con olores dulces

Usar repelente natural

Llevar ropa ajustada que cubra bien brazos y piernas

Evitar tener comida o bebidas cerca

Cómo evitarlas

Abejas

Avispas

Evitar hacer movimientos bruscos o atacarlas

No usar ropa de colores vivos ni perfumes o desodorantes con olores dulces

Evitar tener comida o bebidas cerca

Usar repelente natural

Llevar ropa ajustada que cubra bien brazos y piernas

Cómo evitarlas

Abejas

Avispas

Evitar hacer movimientos bruscos o atacarlas

No usar ropa de colores vivos ni perfumes o desodorantes con olores dulces

Evitar tener comida o bebidas cerca

Llevar ropa ajustada que cubra bien brazos y piernas

Usar repelente natural

Para evitar que las avispas y las abejas se encuentren en nuestra piscina o en los alrededores es importante eliminar cualquier resto de comida en el recinto de la piscina, incluyendo las papeleras cercanas y eliminar en la medida de lo posible las acumulaciones de agua cercanas a la piscina. «Existen determinados olores que las repelen, como el del limón, el vinagre, la albahaca, la menta o la hierbabuena», apunta Romero.

Diferencias con los abejorros y la avispa asiática

Los abejorros, que pertenecen a la misma familia que las abejas (apidae), son menos agresivos y no tienden a picar. Además, no suelen tener una colonia tan grande como la de sus compañeras, sin embargo son muy buenos polinizadores.

«Hay multitud de especies de abejorros, son los mejores polinizadores del mundo porque pueden llegar a vivir en lugares inverosímiles, tienen un rango más amplio y tienen unas condiciones físicas muy buenas», apunta Ornosa.

Abejorros

y abejas

Son más grandes y tienen más pelo

Color amarillo y negro, frente a colores más marrones o pardos de las abejas

Abejorros

y abejas

Son más grandes y tienen más pelo

Color amarillo y negro, frente a colores más marrones o pardos de las abejas

Abejorros

y abejas

Son más grandes y tienen más pelo

Color amarillo y negro, frente a colores más marrones o pardos de las abejas

Abejorros

y abejas

Son más grandes y tienen más pelo

Color amarillo y negro, frente a colores más marrones o pardos de las abejas

La avispa asiática llegó a partir del año 2005 a Europa y desde entonces no ha parado de crecer y de expandirse por el territorio.

«Es una especie invasora, se parece mucho a una especie de avispa autóctona y por ello encontró aquí unas buenas condiciones para vivir. Se diferencian del resto porque sus nidos cuelgan de los árboles y son capaces de resistir todo el invierno. Son igual de depredadoras que las autóctonas pero estas no tienen enemigos, si todas suelen encontrar un equilibrio entre depredadores y depredados, estas no, y por eso no se controla su población y se reproducen a toda velocidad», asegura Ornosa.

Avispa asiática y avispa común

1 cm más grande que la avispa común

Tórax y patas de color marrón y anaranjado, frente al amarillo con franjas negras de las comunes

Inocula mayor cantidad de veneno

Avispa asiática y avispa común

1 cm más grande que la avispa común

Tórax y patas de color marrón y anaranjado, frente al amarillo con franjas negras de las comunes

Inocula mayor cantidad de veneno

Avispa asiática y avispa común

1 cm más grande que la avispa común

Tórax y patas de color marrón y anaranjado, frente al amarillo con franjas negras de las comunes

Inocula mayor cantidad de veneno

Avispa asiática y avispa común

1 cm más grande que la avispa común

Tórax y patas de color marrón y anaranjado, frente al amarillo con franjas negras de las comunes

Inocula mayor cantidad de veneno

¿Qué hacer si me encuentro un panal en casa?

«Nunca hay que tocar un panal y debemos avisar a la autoridad competente», señala Ornosa. Por su parte, Romero asegura que: «Actualmente existen herramientas muy útiles que permiten encontrar a apicultores cercanos a nuestra vivienda al instante, como el mapa interactivo de la web de la Fundación Amigos de las Abejas. Lo que siempre hay que evitar por todos los medios es fumigar o matar a las abejas, ya no solo porque estén protegidas, sino por su importante papel ecológico y el declive al que ya de por sí están sometidas sus poblaciones».

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios