Borrar
L. Carvajal
Los embalses siguen bajando de nivel pese a las últimas lluvias

Los embalses siguen bajando de nivel pese a las últimas lluvias

Han descendido casi 0,7 puntos en una semana y en la cuenca del Guadalquivir, con los pantanos a solo el 24% de su capacidad, apenas se han recogido 63 litros desde enero, el periodo más seco en más de 40 años

J. A. G.

Martes, 16 de mayo 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La reserva hídrica española está al 48,2% de su capacidad total y los embalses almacenan actualmente 27.033 hectómetros cúbicos de agua, una disminución de 384 hectómetros cúbicos (el 0,68%) con relación a los datos de la última semana. En comparación a la situación de hace justo un año, el conjunto de los pantanos han perdido 2,2 puntos (1.300 hm3 menos), pero si lo comparamos con la media de los últimos diez años, la bajada es drástica: 20 puntos, el equivalente a 11.500 hectómetros cúbicos, cantidad con la que se podría llenar tres veces el mayor embalse de España, el de la Serena, en Badajoz.

La actualización que ha publicado este martes el Ministerio de Transición Ecológica (Miteco) revela que las lluvias de los últimos días han aliviado levemente la situación de los pantanos del norte que más agua tenían, especialmente los de las cuencas del Cantábrico oriental (4 puntos más), Cantábrico occidental (3 puntos más) y Cuencas internas del País Vasco (casi cinco puntos más).

El resto de los embalses, salvo los de la cuenca del Tinto y Odiel, han visto disminuir sus reservas, con los de la cuenca del Guadalquivir a la cabeza. Sus 49 pantanos almacenan en su conjunto 1.942 hectómetros cúbicos y están al 24,2% de su capacidad frente al 24,4% de hace siete días. La situación ha obligado a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) a negar el desembalse para dar agua al río Quema en el que se bautizan los romeros que peregrinan al Rocío.

Por debajo del 30% se encuentran también los de las Cuencas internas de Cataluña (25,3%) y los de la cuenca del Guadalete-Barbate (al 26,1% de su capacidad).

El pantano de Sau, en Barcelona, se encuentra a un 9,7% de su capacidad. Inés Baucells

Por provincias son los embalses de Almería, Barcelona y Córdoba los que peores registros presentan de España: los almerienses están al 11,6%; los barceloneses, al 15,3% (han subido 0,7 puntos por las últimas lluvias) y los cordobeses, al 18,6%. Le siguen los embalses de Murcia (28%) y Badajoz (31%). En esta última provincia se encuentra el principal pantano del país, el de la Serena, con una capacidad de 3.219 hectómetros cúbicos y que está al 17% de sus reservas.

Sin lluvias desde febrero

Como se ve por los datos, la situación es especialmente grave en el sur peninsular, que está sufriendo una de las primaveras más secas de la historia. La que debe ser la época más lluviosa del año, está siendo todo lo contrario. Hace dos meses que no ven la lluvia en determinadas zonas de Andalucía y mayo es la única esperanza de cerrar una primavera con algunos valores normales para la estación.

Y aunque la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) anuncia chubascos para finales de esta semana en el sur y el este peninsular, los datos pluviométricos dejan mucho que desear, especialmente allí donde los pantanos se encuentran en peor situación. Un ejemplo: la precipitación media en los embalses de la demarcación hidrográfica el Guadalquivir durante el mes de abril ha sido de solo 2 litros, un 97% inferior a la media histórica del mismo mes (67 litros) de los últimos 25 años. Y en lo que va de mayo no ha llovido nada. De hecho, el cuatrimestre enero-abril, con una pluviometría acumulada de 62,7 litros, es el más seco desde 1979, según han confirmado fuentes de la CHG.

En lo que respecta a la precipitación media anual, el valor acumulado desde el inicio del año hidrológico (1 de octubre) hasta el 30 de abril en la Cuenca del Guadalquivir es de 294 litros, casi un 40% menos del valor medio (481 litros).

El embalse de Sierra Boyera, perteneciente a la cuenca del Guadalquivir, es de los más perjudicados del país. EFE/Salas

En las seis provincias de esta demarcación (Jaén, Córdoba, Sevilla, Huelva, Granada y Ciudad Real), los registros pluviométricos se sitúan por debajo de la media de los últimos 25 años. Y ya se venía de un año hidrológico 2021-2022 malo y más seco de lo normal, con un 27% menos de las lluvias previstas. De ahí que, por ejemplo, el mayor embalse de la CHG, el de Iznájar (con capacidad para 920 hectómetros cúbicos) se encuentre solo al 19% de sus reservas.

Chubascos en el sur y en el este

Por otro lado, tras los diferentes episodios tormentosos de este fin de semana, la Aemet ha confirmado que a partir del jueves se espera un cambio de tendencia del tiempo, con nubosidad que dejarán chubascos y precipitaciones en el sur y el este de la penísnula. «Hay que recalacar que no se trata de una situación de lluvias generalizadas ni persistentes sino más bien de chubascos y precipitaciones locales y ocasionales, pero alguno de los chubascos podrán ser intensos. Estas lluvias no acabarán con la sequía pero por lo menos ayudarán a no seguir incrementando el déficit de precipitaciones», ha señalado el portavoz de la Aemet, Rubén del Campo.

Así las cosas, esta misma semana se esperan lluvias débiles en el sur y este de Andalucía, en la Región de Murcia, el este de Castilla La Mancha y el este de la Comunidad Valenciana, lugares donde hace mucha falta el agua.

Además se espera una bajada de temperaturas general en el país, y heladas en zonas de montaña. Las temperaturas estarán por debajo de los valores propios para esta época del año, especialmente en la mitad norte. En Ávila, por ejemplo, las mínimas caerán a los 0 grados y ciudades como Vitoria, Pamplona o Burgos no superarán los 15 grados. El fin de semana, según la Aemet, continuará la inestabilidad.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios