Borrar
Culpables: así fue el robo del vino en Atrio

Culpables: así fue el robo del vino en Atrio

Reconstrucción de la madrugada en la que desaparecieron 45 valiosas botellas de vino de la bodega del restaurante tres estrellas Michelin, en Cáceres | Los ladrones, un hombre y una mujer, han sido condenados a cuatro años y medio y cuatro años de cárcel

María José Torrejón y Rubén Bonilla

Domingo, 26 de febrero 2023, 00:03

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Madrugada del 26 al 27 de octubre de 2021. Atrio sufre un robo de película en su lujoso hotel-restaurante de la Plaza de San Mateo, en pleno corazón monumental de Cáceres. Dos ladrones, un hombre y una mujer, disfrutan de una agradable cena en su interior, visitan su prestigiosa bodega, se alojan en una de sus habitaciones y, sin levantar sospecha, se llevan 45 botellas de vino de alta gama valoradas en 1,6 millones de euros, según su precio en carta. Según el informe pericial presentado por la compañía aseguradora, el coste de estos caldos estaría cercano a los 800.000 euros, cantidad que se corresponde con la indemnización recibida por los dueños de Atrio, Toño Pérez y José Polo.

La desaparición de las valiosas botellas no se descubre hasta el día siguiente. La noticia da la vuelta al mundo. Este 6 de marzo de 2023 la Audiencia Provincial de Cáceres condenaba a cuatro años y medio de cárcel a Constantín Gabriel Dumitru y a cuatro años de prisión a su pareja, Priscila Lara Guevara.

Entre las 21:00 y las 23:00 horas del 26 de octubre

Cena distendida en el restaurante

Es martes. Una mujer, que luce peluca, se aloja en el hotel de la cadena Relais&Châteux. Formaliza la reserva empleando un documento falso suizo. Se registra con el nombre de Mirka Golubic. Al facilitar sus datos comete un error que resultará clave para su posterior localización por parte de la Policía: da en recepción el número de un móvil que había comprado con su verdadera identidad. Elige un modo de pago pensado para no dejar rastro: liquida una parte en efectivo y la otra con una tarjeta prepago que no da datos sobre quién es su dueño.

Más tarde, llega su cómplice y presunto cerebro del robo al establecimiento.

Priscila Lara Guevara

Constantín Gabriel Dimitru

Los dos cenan de manera distendida en el restaurante. Hablan en inglés y conversan con los empleados. «Eran muy simpáticos, encantadores», detalla José Polo. Una mesa para dos en el restaurante, sin incluir bebida, cuesta en la actualidad 495 euros, según recoge la web de Atrio.

El comedor del restaurante Atrio.
El comedor del restaurante Atrio.

Entre las 23:00 y las 23:30 horas

Visita a la bodega

Tras cenar en el restaurante, la pareja visita la bodega invitada por el personal, una práctica totalmente habitual con los clientes. Es uno de los espacios más codiciados del edificio. Atesora una completa colección con más de 3.400 referencias procedentes de 21 países. Está reconocida como una de las mejores dentro del sector.

Vista de la bodega, donde se ubica una colección de más de 3.400 referencias.
Vista de la bodega, donde se ubica una colección de más de 3.400 referencias.

Entre los caldos hay uno que destaca por encima de todos los demás: el Châteu d'Yquem de 1806. Con un precio en carta de 350.000 euros, este oro líquido de más de dos siglos fue adquirido en 2000 por Toño Pérez y José Polo en la casa de subastas Christie's.

Más tarde, el hombre y la mujer se dirigen hacia la habitación que tenían reservada, la 107.

1:25 horas del 27 de octubre

Llamada a la recepción para despistar

La mujer llama a recepción y pide algo para picar. La cocina está cerrada. Pero el recepcionista, con el fin de satisfacer la demanda, abandona su puesto de trabajo (desde donde se controlan las imágenes proporcionadas por las cámaras de seguridad) y se desplaza hasta los fogones. Prepara una ensalada, que posteriormente sube a la habitación. Se trata de una estrategia diseñada por la pareja para distraer al empleado y aprovechar su ausencia para ejecutar un plan urdido y estudiado de manera minuciosa. Ya habían estado hasta en tres ocasiones anteriores en el establecimiento para conocer su funcionamiento al detalle.

1:30 horas

Asalto a la bodega con llave maestra

Mientras tanto, el hombre abandona la habitación y se dirige a la recepción, donde coge una llave electrónica con la que acude a la bodega. Según recoge la Fiscalía en sus calificaciones, no eligió la llave adecuada. Tras este intento fallido, la mujer realiza una nueva llamada a recepción para ganar tiempo y, en esta ocasión, pide al empleado un postre. El recepcionista vuelve a desplazarse hasta la cocina.

Es en este momento cuando el varón pasa de nuevo por recepción y se apodera de la llave maestra, la número 27, con la que logra acceder a la bodega.

AUX STEP FOR JS

No es su primer hurto, pero sí el más ambicioso. Previamente había sustraído dos botellas de vino de alta gama por un valor de 39.800 euros y una botella de whisky de 5.900 euros. Este último robo lo cometió en un conocido establecimiento gourmet del barrio de Salamanca.

De 1:35 a 2:00 horas

45 botellas en tres mochilas

El hombre sale de la bodega con tres grandes mochilas: una en cada mano y otra a la espalda. En su interior lleva el botín: 45 botellas valoradas en 1,6 millones de euros, según el dato dado por la Policía basado en el precio que los vinos tenían en carta. La defensa de los presuntos autores ha cuestionado desde el principio este importe.

Para la protección de los caldos dentro de las mochilas utilizan varias toallas de la habitación donde están alojados.

Dentro de las bolsas están los 45 vinos más valiosos de la bodega: siete botellas de Châteu d'Yquem, que pertenece al grupo Louis Vuitton, y 38 de la bodega Romanée Conti, ambas francesas.

AUX STEP FOR JS

De 2:00 a 5:30 horas

Más de tres horas en una habitación 5 estrellas

Tras sustraer los vinos, el hombre regresa a la habitación donde está alojado. Aquí permanecen durante más de tres horas con el sustancioso botín. La Policía Nacional ha destacado que los autores demostraron estar «altamente especializados» al cometer un robo «con planificación milimétrica».

Cuidaron todos los detalles. La mujer dejó dentro de la bañera, sumergido en agua, el albornoz que utilizó durante su estancia para eliminar rastros de sudor y pelos. Lo más probable es que durante todo el tiempo que permanecieron en el cuarto estuvieran con guantes, según han apuntado fuentes cercanas a la investigación.

5:30 horas

Salen por su propio pie del hotel

Las cámaras del hotel captan a la pareja saliendo por su propio pie del establecimiento con la mercancía repartida en tres grandes mochilas. El recepcionista les acompaña hasta la puerta.

AUX STEP FOR JS

Descienden por la calle Ancha, donde se encuentra el Parador de Turismo, y salen así del recinto intramuros, una zona que está restringida al tráfico.

Se dirigen a un coche que han dejado estacionado en las inmediaciones. El vehículo que emplean para iniciar su escapada a Madrid, donde tienen fijada su residencia, fue localizado posteriormente abandonado. Lo usaron para salir de Cáceres y no volvieron a cogerlo.

13:30 horas

«Jose, cuelga, que los vinos no están; nos han robado»

José Polo -léase Jose, que es como le conocen en su círculo- mantiene una reunión telefónica. De repente, el chef Toño Pérez le pide que cuelgue de forma inmediata. En Atrio acaban de descubrir el que ya ha sido calificado como el robo del siglo. «Jose, cuelga, que los vinos no están, que nos han robado», le espeta. A su vez, el cocinero se acaba de enterar porque uno de los sumilleres del restaurante le ha dado el aviso.

«Al bajar a la bodega vio que faltaban algunos vinos. Pero como hemos estado cambiando el sistema de luces leds, el sumiller pensó que las habíamos guardado. Entonces, le preguntó a Toño por las botellas. Y cuando Toño vio los estantes vacíos no tuvo ninguna duda», relata Polo a HOY el 28 de octubre, un día más tarde.

Fachada de Atrio, dos días después de cometerse el robo.
Fachada de Atrio, dos días después de cometerse el robo.

18 de julio

Detenidos en Croacia

Los presuntos autores del robo son detenidos nueve meses después en Croacia en una operación internacional de la Policía. Los arrestados son Priscila Lara Guevara, una mexicana de 29 años con un pasado como miss en su país y Constantín Gabriel Dumitru, de 47 años y con doble nacionalidad rumana y neerlandesa y con antecedentes en este tipo de hurtos.

A finales de febrero se celebraba uno de los juicios más mediáticos y en menos de una semana, el lunes 6 de marzo, había fallo. de la Audiencia Provincial de Cáceres. Constantín Gabriel Dumitru ha sido condenado a cuatro años y medio de cárcel y Priscila Lara Guevara a cuatro años. Además, deberán pagar una indemnización de 753.454 euros por el valor de los vinos.

La sentencia no es firme. Cabe interponer recurso de apelación ante la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura.

Las botellas siguen en paradero desconocido.

Podcast | Fuera del radar

La Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Comisaría General de la Policía Judicial está detrás, junto a los investigadores cacereños, del arresto. La Policía sospecha que todas las botellas han salido al mercado negro y que están en manos de distintos compradores. Avisa de que puede pasar «mucho tiempo» hasta que aparezcan.

Fuentes

Esta información se ha elaborado atendiendo a fuentes propias, con información de la Policía Nacional, declaraciones de la Defensa de los acusados y las calificaciones de la Fiscalía. Las imágenes representan zonas del interior y exterior del restaurante, según las fotos de la propia página del establecimiento, las difundidas por la Policía Nacional y la documentación gráfica recogida por este medio.

Créditos

  • Texto María José Torrejón

  • Narrativa Rubén Bonilla

  • Gráficos Sara I. Belled

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios