Borrar
Contaminación en la ciudad. AFP
Así es la tecnología que da un respiro a la ciudad frente a la contaminación del aire

Así es la tecnología que da un respiro a la ciudad frente a la contaminación del aire

ODS 11 | Ciudades y comunidades sostenibles ·

La fotocatálisis permite que los autobuses o las marquesinas puedan absorber los contaminantes de las urbes

Martes, 14 de noviembre 2023, 08:05

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

CO2, SO2, NOx, NO2, PM2.5, PM10… Estas son las siglas que dan nombre a los principales contaminantes del aire en las ciudades españolas. A pesar de que su concentración ha disminuido significativamente en las últimas dos décadas en el Viejo Continente, la calidad del aire «continúa siendo mala» en muchas ciudades, asegura la Agencia Europea del Medioambiente (AEMA).

El tráfico rodado, las calderas de carbón o la industria son algunos de los principales emisores de estos gases que provocaron que en 2020, según los últimos datos de la AEMA, «el 96% de la población urbana estuvo expuesta a niveles de partículas finas superiores al nivel de referencia basado en la salud establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS)». La sustitución de las calderas, el viaje hacia las renovables o la limitación de la circulación a los vehículos más contaminantes han sido las medidas más usadas por los legisladores para hacer caer la presencia de estas emisiones nocivas para la salud de los ciudadanos. Por otro lado, aumentar las zonas verdes para que «respiren» las urbes han sido utilizadas como baza contra la polución, pero ¿y si no solo «respiran» las plantas y árboles y también lo hace el mobiliario urbano?

Esta cuestión se la planteó hace tiempo Sergi López, fundador de Greenin. Este joven catalán ha conseguido que autobuses y vallas publicitarias 'limpien' el aire de la ciudad. «No hay ningún secreto es el dióxido de titanio», explica en conversación telefónica. «Todo empezó leyendo una noticia de una lona de una marca cosmética que purificaba el aire y a partir de ahí empecé a investigar», detalla. «Había varias soluciones en el mercado y no me convencían todas, así que he buscado una que lo hiciera».

De momento, la suya, aún en pruebas, ha conseguido eliminar 26 kilogramos de NOx (óxidos de nitrógeno) de la atmósfera de las ciudades, según sus datos. «No existe casi nada en el mundo que pueda eliminar el óxido de nitrógeno de nuestra atmósfera», señala. «La técnica más eficiente es la reducción mediante reacción química catalítica», detalla López. Y es lo que produce el NOx en su reacción con el dióxido de titanio.

La luz del sol al interactuar sobre este compuesto químico desencadena una reacción que aumenta la energía de los electrones y permite descomponer los óxidos de nitrógeno presentes en el aire de las grandes ciudades y producidos, principalmente, por la combustión de los vehículos. «La clave de todo es conseguir que ese barniz en el mobiliario no se vaya con la lluvia, por ejemplo», aclara López. «Me garantizan, hablo por terceros, que puede durar hasta dos años».

De momento, las primeras pruebas llevadas a cabo por el fundador de Greenin, lleva nueve meses, están en el laboratorio y «la eficacia ha caído un pelín, se nota una pérdida pero no es muy alarmante», advierte.

Asfalto catalítico

Hasta el momento, esta solución 'eco' se ha usado en lonas de publicidad, papel, vinilos, «e incluso metales», apunta López. «Nuestros productos están certificados por la Asociación Ibérica de Fotocatálisis», comenta. En los últimos meses, 14 autobuses del Área Metropolitana de Barcelona han filtrado el aire de la Ciudad Condal con vinilos fotocatalíticos. Según los datos de Greening, cada 2 metros cuadrados de este material expuesto en las ciudades puede compensar anualmente la contaminación de 10.000 kilómetros recorridos por un coche estándar.

Sin embargo, este no es el único proyecto puesto en marcha en las grandes ciudades. A mediados de 2022, la Generalitat de Cataluña adjudicó 4,5 millones de euros para extender un nuevo pavimento impregnado con un tratamiento fotocatalítico en la autopista catalana C-31 «para ayudar a captar la contaminación de dióxido de nitrógeno». «Aún no están los resultados, pero los proveedores con los que trabajo están inmersos en este proyecto y están ilusionados», afirma López.

Algas por la ciudad

El proceso fotocatalítico, según los datos aportados por la Asociación Ibérica de Fotocatálisis (AIF) hace el mismo proceso que la fotosíntesis. Gracias a la radiación solar, gran parte de los contaminantes urbanos se transforman en residuos sólidos inocuos. «Nuestros clientes están interesados, pero cuando les dices que tienen que pagar un 10% más se lo piensan», advierte este empresario catalán.

Greenin

No obstante, su espíritu emprendedor le ha llevado también a 'plantar' algas por toda la ciudad. «Si tenemos las herramientas para mejorar la calidad de vida de las personas, ¿por qué no usarlas?», pregunta López. «Las microalgas son organismos fotosintéticos que tienen la capacidad de capturar dióxido de carbono y liberar oxígeno, lo que las convierte en una herramienta prometedora para abordar los desafíos ambientales», comenta.

En alianza con empresas e investigadores como Grupo Eulen y G2G Algae, Greenin trabaja en el desarrollo de las mejores formas que permiten a las microalgas crecer y prosperar en los espacios publicitarios; además, determinar las especies de microalgas más efectivas y resistentes para su uso en este contexto. «No solo queremos tener espacios publicitarios que limpien el aire, también queremos crear redes de vallas publicitarias que actúen como pequeños pulmones verdes en nuestras ciudades», justifica López.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios