Borrar
Familia refugiada. Reuters
El drama de los refugiados: «Estuve cinco días en un camión sin comer»

Día mundial de los refugiados

El drama de los refugiados: «Estuve cinco días en un camión sin comer»

ODS 10 | Reducción de las desigualdades ·

El pasado año, cerca de 110 millones de personas tuvieron que abandonar su hogar

Martes, 20 de junio 2023, 07:53

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Tenía 17 años cuando entré en Europa», comenta Firas, un joven afgano de 21 años. «Estuvimos cinco días en un camión sin comida ni agua. Les pedí que me llevaran a un campamento o a un centro solo para niños, pero se negaron», revela en la entrevista recopilada por Save The Children. Esta es solo una de las miles de historias que se pueden encontrar en los campamentos de refugiados a lo largo de todo el planeta. «Fui de República Democrática del Congo a Turquía, y de Turquía a Grecia en barco. Fue muy duro, porque estaba embarazada y tenía mucho dolor cuando estaba en el bote. Era 2019 y estábamos en medio del mar cuando el motor se paró», recuerda Divine, de 35 años, en el Día mundial de las personas refugiadas.

Un año separa la historia de ambos protagonistas, tanto Firas como Divine llegaron a Atenas huyendo de sus vidas. Los dos abandonaron su lugar de origen por los conflictos bélicos y ambos lo primero que hicieron tras pisar suelo europeo fue acabar en el hospital. Divine, tras un parto iniciado en alta mar y tras varias horas sin ser atendida, acabó en un quirófano donde le practicaron una cesárea. Firas, con problemas de corazón, estuvo una semana ingresado.

El joven afgano fue uno más de los 3,5 millones de solicitantes de asilo en 2018, Divine y su hija Marie dos de las 4,14 millones de peticiones, según los datos de Acnur, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados de las Naciones Unidas. A Firas, el visto bueno le llegó en apenas tres meses, pero sus problemas no se solucionaron. «Pedí que me inscribieran en la escuela. Les di todos los documentos que necesitaban, incluidos mis diplomas escolares. Esperé un mes, seis meses, un año… Nunca me contestaron, nunca me llamaron y ahora he perdido todos mis diplomas originales», advierte. Divine y Marie siguen viajando por Grecia, sin casa y sin prestación. «No tenemos ingresos ni lugar estable y Marie ya no va a la escuela pública», añade.

Imagen de Firas.
Imagen de Firas. Save the Children

En todo el mundo, las niñas y niños refugiados pierden una media de tres a cuatro años de escolarización debido a los desplazamientos forzosos, según Acnur. A pesar de los avances en el número de estudiantes refugiados matriculados en las escuelas de todo el mundo, el continuo aumento de los desplazamientos forzosos debido a los conflictos, la crisis del hambre y el cambio climático significa que alrededor de la mitad de todos los niños. niñas y adolescentes refugiados siguen sin ir a la escuela.

«Las estimaciones ya superan los 110 millones de personas desplazadas»

Acnur

Son dos historias, recogidas por Save the Children, que se repiten cada año. El año pasado estos relatos alcanzaron una cifra histórica, ya que por primera vez, al menos, se pueden escuchar 108.400.000 historias. Esta es la cifra provisional de personas desplazadas en 2022 por la fuerza debido a persecución, conflicto, violencia, violaciones a los derechos humanos. Un número que puede ser mayor, según afirma Acnur, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados de las Naciones Unidas. «Las estimaciones ya superan los 110 millones», aseguran.

8.468 personas han muerto o desaparecido

desde 2019 en rutas mediterráneas hacia Europa

Las rutas habituales para los refugiados que buscan protección han sido prácticamente cortadas: el 90% de las personas a las que se les concede protección internacional llegan a los países europeos de forma irregular, teniendo que recurrir a menudo a medios cada vez más peligrosos y con frecuencia a viajes mortales, incluida la travesía de mares en lanchas y botes abarrotados y no aptos para la navegación.

Newsletter

Desde 2019, 8.468 personas han muerto o desaparecido en las rutas mediterráneas hacia Europa, de un total de 487.142 llegadas, el 20% de las cuales eran menores. «Esto significa que, aproximadamente, uno de cada 50 refugiados y migrantes en las rutas mediterráneas ha muerto o desaparecido», calcula Save the Children en su informe con motivo del Día mundial de las personas refugiadas

Pobreza económica y climática

El desplazamiento forzado o la reubicación involuntaria de personas en el extranjero está aumentando en los últimos años hasta alcanzar el dato histórico del pasado 2022 por la guerra en Ucrania. «Millones de personas refugiadas de Ucrania recibieron protección temporal, otorgada por Estados miembro de la Unión Europea y por varios países más», destacan Save the Children. Sin embargo, lo cierto es que siguen siendo los países de ingresos bajos o medios los que acogen a la mayoría de los desplazados del mundo. Según Acnur, los 46 países menos desarrollados del planeta, que representan menos del 1,3% del PIB global, albergan al 20% de todos los refugiados. «Los países de acogida también se encuentran entre los más vulnerables a la variabilidad climática», advierte un estudio de la Universidad de Maastricht dirigido por Sonja Fransen y Alexander Hunnsa.

Turquía es el país que mayor población refugiada acoge del mundo, con 3,6 millones, seguido de Irán (3,4 millones) y Colombia (2,5 millones). Alemania, con 2,1 millones de refugiados acogidos, es el cuarto país del mundo en cuanto a acogida.

Turquía es el país que mayor población refugiada acoge del mundo, con 3,6 millones

Los últimos estudios del IPCC, el Panel Intergubernamental del Cambio Climático de Naciones Unidas, revelan que las regiones de acogida de los refugiados se encuentran entre las más vulnerables a las variabilidades climáticas. «En los últimos cinco años he trabajado en los campos de refugiados de Kakuma y Dadaab y en el asentamiento de refugiados de Kalobeyei, en Kenia, y he sido testigo directo de la difícil interacción entre los riesgos climáticos y la vida en los campos de refugiados», responde a este periódico Alexander Hunns con motivo del Día Mundial de las personas refugiadas.

A pesar de ser considerados como puntos provisionales en algunos lugares se han convertido en asentamientos permanentes. «Algunos llevan viviendo en el mismo campamento hasta 30 años», explica Hunnsa. Un 'hogar' improvisado con bambú y lona, en algunos casos, y «los más antiguos han conseguido una chapa para el tejado», advierte el investigador. Esta es la fotografía de un campo de refugiados en Kenia. «Hemos estudiado los 20 asentamientos más grandes del mundo que cubren el 70% de las poblaciones a nivel mundial.

Desde Kenia hasta Pakistán pasando por Etiopía, Sudán y Uganda y «están en condiciones subóptimas de temperatura y precipitación. «En Kenia, la construcción ofrece poco respiro del intenso calor y del polvo omnipresente y, cuando llueve, poca protección contra el río del cielo», añade.

«Se requiere mucho más apoyo internacional y una responsabilidad compartida más equitativa, especialmente con aquellos países que acogen a la mayoría de los desplazados del mundo»

Filippo Grandi

Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados

Un mal que no solo se circunscribe al continente africano, «la precariedad de los entornos de los campos de refugiados en Europa quedó expuesta por el incendio que destruyó el Campamento de Moria en Lesbos (Grecia) en 2020», recuerda el estudio.

A la escasa habitabilidad de estos espacios se suma que «los refugiados se ven privados de sus derechos humanos básicos y fundamentales como el derecho al trabajo y a moverse», denuncian los autores de la Universidad de Maastricht.

«Se requiere mucho más apoyo internacional y una responsabilidad compartida más equitativa, especialmente con aquellos países que acogen a la mayoría de los desplazados del mundo», alerta el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi.

España, 122.000 peticiones sin resolver

CEAR ha analizado los datos de asilo de España y la Unión Europea en 2022 con la publicación del informe 'Más que cifras', destacando que 118.842 personas solicitaron asilo en nuestro país, convirtiéndose de nuevo en el tercer país europeo con más peticiones, solo por detrás de Alemania y Francia.

Asimismo, la organización celebra el aumento del número de resoluciones favorables, un 16,5% frente al 10% del año anterior, pero señala que esta tasa de reconocimiento de protección internacional se encuentra aún muy lejos de la media europea, por encima del 38%, y que solo Malta y Chipre tienen un porcentaje más bajo de solicitudes aceptadas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios