Borrar
Deforestación de un bosque de Indonesia, país junto con Brasil y Congo donde más se da este fenómeno que exacerba el cambio climático. AFP
Europa se cierra a los productos como el cacao, el café o la carne que causen deforestación

Europa se cierra a los productos como el cacao, el café o la carne que causen deforestación

ods 12 | consumo responsable ·

El Parlamento aprueba la primera ley de su naturaleza que obliga a certificar que las materias primas comercializadas en la UE no han contribuido a la eliminación de los bosques y las selvas del mundo

Miércoles, 7 de diciembre 2022, 16:41

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Europa cierra su mercado a los productos que hayan contribuido a la deforestación del planeta. Tras una intensa negociación que se prolongó hasta la madrugada, el Parlamento comunitario emitió ayer un comunicado en el que anunciaba el acuerdo provisional -a la espera de su adopción formal en el Consejo y el Parlamento de la UE- para poner en marcha una ley pionera que obligue a las entidades que comercialicen en territorio europeo a certificar que sus productos están «libres de deforestación».

A partir de la entrada en vigor de la norma, que no requiere de transposición nacional, los agentes deberán aportar información detallada y suficiente sobre la producción de estas materias primas, si es necesario hasta la ubicación de la parcela donde se cultivó el producto, que pueda ser objeto posterior de comprobación por parte de los inspectores. En caso necesario, estos podrán imponer sanciones.

Según consta en el preacuerdo publicado, la lista de productos que deberán ir acompañados de esta nueva información verificable son el aceite de palma, el cacao, el café, el caucho, el ganado, la madera y la soja, así como sus derivados, entre otros, carne de vacuno, productos de cuero o de papel impreso, muebles, cosméticos o chocolate. Esta lista será revisada en un plazo de dos años para ser adaptada a nuevas realidades que arrojen los datos vinculados a la deforestación en el mundo.

El objetivo de la iniciativa, defienden desde Europa, es que los consumidores europeos puedan estar seguros de que con su alimentación o compras de otros productos no contribuyen a este fenómeno que, junto con las emisiones de carbono, impulsa el cambio climático.

El porqué de la nueva norma

«La UE es un importante consumidor y comerciante de materias primas que desempeñan un papel considerable en la deforestación, como la carne de vacuno, el cacao, la soja y la madera. Las nuevas normas tienen por objeto garantizar que, cuando los consumidores compren estos productos, no estén contribuyendo a seguir degradando los ecosistemas forestales. La protección del medio ambiente en todo el mundo, en particular los bosques y las selvas tropicales, es un objetivo común de todos los países y la UE está dispuesta a asumir su responsabilidad al respecto», declaró Marian Jurečka, ministro de Medio Ambiente de Chequia.

Hasta ahora, y a pesar de ser un actor destacado en el comercio, consumo y producción de estos productos, la UE no tenía normas específicas para reducir su contribución a este fenómeno. Así, además de frenar la degradación forestal, la intención de la norma es «reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y la pérdida de biodiversidad mundial«.

¿A qué países afecta más?

También se ha acordado establecer un sistema de evaluación comparativa que clasifica a terceros países y a los propios de la Unión Europea en función de su riesgo de deforestación o degradación forestal: bajo, estándar o alto.

«Esto determinará las obligaciones específicas que incumben a los agentes y las autoridades de los Estados miembros de llevar a cabo inspecciones y controles, lo que facilitará un seguimiento exhaustivo para los países de riesgo alto y un procedimiento simplificado de diligencia debida para los países de riesgo bajo», concretan los legisladores.

Junto a ello, se encomienda a las autoridades con competencias en cada país miembro a realizar controles del 9% de los agentes y comerciantes de productos procedentes de países con riesgo algo, un 3% en el caso de los que se encuentran clasificados como de 'riesgo estándar' y un 1% para aquellos que presentan un riesgo bajo.

Llamada a los comerciantes

Además de los productores en territorio europeo, los grandes comerciantes están sujetos también a obligaciones de control, especialmente los 'grandes comerciantes', ya que«tienen una influencia significativa en las cadenas de suministro y desempeñan un papel importante a la hora de garantizar que las materias primas con las que opera sean 'libres de deforestación'».

Los pequeños comerciantes no tendrán las mismas exigencias y solo tendrán que guardar durante cinco año sus listas de proveedores para poder justificar su actividad de cara a una eventual inspección o tener que ponerlas a disposición de la autoridad competente si estas lo pidieran. «Este requisito solo supondrá costes insignificantes» a los pequeños comerciantes.

Las sanciones por incumplimiento serán «proporcionadas y disuasorias», versa el acuerdo, y el importe máximo de la multa se fija en al menos el 4% del volumen de negocios anual total en la UE del operador o comerciante incumplidor.

Sobre las fechas de la entrada en vigor de esta nueva normativa, la Eurocámara y el Consejo tendrán que aprobar formalmente el acuerdo y la nueva ley entrará en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial de la UE, aunque algunos artículos se aplicarán 18 meses después. De cualquier modo, el texto ya recoge que afecta a todas las materias primas que hayan podido contribuir a la deforestación durante su producción después del 31 de diciembre de 2020.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios