Borrar
Francesco La Camera, director general de Irena. Irena
Irena: «Tenemos que triplicar la capacidad de energía renovables para mantener el Acuerdo de París»
Francesco La Camera | Director general de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (Irena)

Irena: «Tenemos que triplicar la capacidad de energía renovables para mantener el Acuerdo de París»

Voces 2030 | ODS 7 ·

Según los cálculos del sector se necesita una inversión de 4.000 millones de euros al año hasta 2030

Lunes, 9 de octubre 2023, 06:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

11.000 GW es la cifra que espera alcanzar el sector de las energías renovables a finales de esta década, un guarismo ambicioso y, de momento, muy lejano; tanto que «se debe triplicar la capacidad actual», asegura Francesco La Camera, director general de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (Irena), en nuestro serial Voces 2030. Para ello, se necesitarían cerca de 4.000 millones de euros de inversión anual en tecnologías de transición para lograr el rápido despliegue las renovables. Sin embargo, el Objetivo de Desarrollo Sostenible 7 no solo habla de energía no contaminante, sino también asequible y uno de los retos es reducir la cifra de personas que no tienen acceso a electricidad.

-¿Cómo va el planeta para alcanzar el ODS 7? 

-Aunque en la última década se han logrado avances significativos en la adopción de energías renovables, los datos más recientes indican que el mundo no va por buen camino para alcanzar el ODS 7. Alrededor de 675 millones de personas carecían de acceso a la electricidad en 2021, y casi 2.300 millones dependían de combustibles contaminantes para cocinar. Si todo sigue igual, en 2030, 660 millones de personas seguirán sin acceso a la electricidad y cerca de 2.000 millones sin acceso a combustibles limpios para cocinar. La inversión mundial en energías renovables alcanzó la cifra récord de 500 millones de euros en 2022; sin embargo, la distribución de estas inversiones es muy desigual, y las regiones en desarrollo reciben una parte cada vez menor año tras año. De hecho, los flujos financieros públicos a los países en desarrollo para proyectos de energía limpia han disminuido por tercer año consecutivo. Ahora asciende a 10.800 millones de euros, lo que supone solo el 40 % de la cifra de 2017 de 26.400 millones. A medida que se estrecha el camino para alcanzar el ODS 7 y los ODS relacionados para 2030, la necesidad de compromisos más fuertes y tangibles entre los países y las partes interesadas del sector privado es cada vez más urgente para cerrar las brechas en el acceso a la electricidad y la cocina limpia. Debe producirse una transformación fundamental del sistema energético mundial como condición previa para el desarrollo sostenible y la seguridad energética mundial. Y, por supuesto, esto depende de la cooperación y la financiación internacionales para cumplir la inmensa promesa de la transición energética.

-Sólo quedan 7 años para 2030 y seguimos dependiendo de los combustibles fósiles, ¿es posible lograr la descarbonización antes de que acabe la década?

-El despliegue de las energías renovables está logrando avances sin precedentes, especialmente en el sector eléctrico. Según las estadísticas de Irena, en 2022, el 83% de la nueva capacidad energética instalada era renovable. Sin embargo, esta cifra sigue siendo insuficiente para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados centígrados. La ciencia es clara: debemos, por término medio, triplicar las adiciones anuales de capacidad de energía renovable para alinearnos con los objetivos del Acuerdo de París, alcanzando 11.000 GW en 2030. Afortunadamente, estamos siendo testigos de un creciente impulso político, incluso en el G7, que adoptó nuestras recomendaciones solares y eólicas para el grupo, y más recientemente en el G20, que se hizo eco del llamamiento de Irena para triplicar la adopción mundial de energías renovables. La Presidencia de la COP28 también está reuniendo a la comunidad mundial en torno a nuestras recomendaciones, y si se alcanza un consenso mundial para adoptarlas en la próxima conferencia sobre el clima que se celebrará en Dubai, podría representar un punto de inflexión para la transición energética. El reto que tenemos ante nosotros es innegablemente difícil, pero con medidas urgentes, sigue siendo alcanzable.

-Una de las dudas es el almacenamiento de este tipo de energía, ¿cuándo prevé que se resuelva este problema?

-Debemos aclarar la idea errónea de que el almacenamiento de energía puede suponer un cuello de botella para la transición energética o que no existe. Ya existen varias tecnologías de almacenamiento de energía, como la energía hidroeléctrica por bombeo, las baterías y el almacenamiento térmico, entre otras. Por ejemplo, teniendo en cuenta el número de baterías que incorporarán los vehículos eléctricos -y que podrían utilizarse para los servicios de la red a través de la transferencia de vehículos a la red-, el potencial es enorme. Estas tecnologías están disponibles. El análisis de IRENA indica que es factible disponer de capacidades de almacenamiento en baterías de casi 360 Gw para 2030, necesarias para aportar flexibilidad al sistema eléctrico.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios