Borrar
La quiebra de Silicon Valley Bank desata un terremoto en la transición ecológica de Estados Unidos

La quiebra de Silicon Valley Bank desata un terremoto en la transición ecológica de Estados Unidos

El banco estadounidense era uno de los grandes financiadores de startups y emprendedores del sector climático en el país norteamericano

José A. González

Martes, 14 de marzo 2023, 14:32

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

«Sacamos el dinero a las 17:00 horas de la costa este de Estados Unidos (22:00 hora peninsular) del jueves, Silicon Valley Bank (SVB) suspendió pagos al día siguiente». Esta es la respuesta que da Peter Reinhardt, cofundador de Charm Industrial, la startup que entierra el CO2 de Microsoft. Él y sus tres socios forman una de las más de 1.500 empresas emergentes del sector de la tecnología climática afectadas por la quiebra del banco que ha desatado los nervios en el mundo económico.

En el portfolio de SVB se ven empresas fabricantes de baterías, relacionadas con el hidrógeno o con paneles solares. «Se ha centrado exclusivamente en proporcionar financiación al mercado de tecnología climática de Estados Unidos», apunta Daniel Firger, director general de Great Circle Capital Advisors, una consultora centrada en la transición de los mercados de capitales hacia un modelo de emisiones netas cero.

Miles de millones de dólares, según varias oficinas estadísticas, que incluyeron «no solo los servicios bancarios básicos para las empresas emergentes, sino también la financiación de su deuda», añade Firger. «Teníamos millones de dólares depositados para nóminas e inversiones generales de la empresa», recuerda Reinhardt.

Un grifo que se cortó el pasado viernes 10 de marzo y que dejó en el aire el futuro de las empresas y sus trabajadores. «Nuestra principal preocupación es no hacer frente al pago de las nóminas», destaca el CEO de Charm Industrial. «Como muchos en nuestra industria, descubrimos el viernes por la mañana que nuestros activos en Silicon Valley Bank estaban congelados. Este fue un momento aterrador», añade en un comunicado oficial Capture6 en su perfil de Linkedin. «Estamos profundamente agradecidos e increíblemente afortunados de que el Tesoro, la Reserva Federal y la FDIC declararan que el Silicon Valley Bank era sistémicamente importante», apostillan. Un movimiento que permitió garantizar todos los depósitos bancarios, pero, ahora, el problema es otro: la financiación de la deuda y la velocidad de despliegue de la tecnología verde.

«Ciertamente crea condiciones macro desfavorables para que esas nuevas empresas crezcan rápidamente», relata el director general de Great Circle Capital Advisors. En los doce meses de 2022, la tecnología climática acumuló más de 70.000 millones de dólares de inversión procedentes del capital riesgo, según datos de HolonIQ, lo que supone duplicar la cifra anotada durante 2021 que se quedó en 30.000 millones, según Pitchbook.

Números multimillonarios que eran accesibles para estas empresas emergentes a través de un solo canal: «Muchas empresas y emprendedores confiaron en un solo banco, el SVB», explica Firger. Entre los financiados Charm Industrial o Capture6, pero también seis de cada diez proyectos solares comunitarios con 3.200 millones de dólares desembolsados para su despliegue. «Eso son dos tercios de todos los proyectos comunitarios de energía solar en todo el país», concreta Firger.

En los últimos años, Estados Unidos ha visto cómo estos planes comunitarios han crecido hasta alcanzar los 5,6 gigavatios de energía solar, una cifra que equivale a cinco plantas de gas natural. A través de estos proyectos, los clientes que no pueden instalar paneles solares en sus casas pueden comprarla en instalaciones solares locales para así reducir su factura energética, una cifra que se espera que se duplique en los próximos cinco años, según la Asociación de Industrias de Energía Solar, pero que ahora queda en el aire al perder, de momento, su principal financiador. «Toda aquella empresa de esta nueva tecnología que estuvo en conversaciones de financiación de la deuda o del proyecto ha vuelto a la casilla de salida», advierte el director general de Great Circle Capital Advisors. Además, «cualquier tipo de construcción de plantas de fabricación o planes de financiación de activos pueden ser retrasado dependiendo del tiempo», añade.

Sin embargo, «el impacto que puede causar aún no está cuantificado ni calculado», añade el CEO de Charm Industrial. «Cualquier cosa que agregue incertidumbre u obstáculos en este camino rocoso ya sabemos que va a ser un problema, porque necesitamos desesperadamente que todas las tecnologías disponibles pasen de los proyectos piloto y de demostración a la adopción masiva para tener la oportunidad de mantener el aumento de la temperatura en 1,5 grados o, cada vez más, incluso en solo 2 grados», advierte Finger.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Noticia patrocinada

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios