Borrar
Espectadores siguen el despegue de Artemisa 1 de la plataforma 39B del Centro Espacial Kennedy, en Florida. Reuters
Artemisa 1 ya vuela hacia la Luna

Artemisa 1 ya vuela hacia la Luna

La misión que ha despegado hoy es una primera prueba no tripulada de la que pondrá en 2025 a la primera mujer en el satélite terrestre

Miércoles, 16 de noviembre 2022, 14:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

49 años, 11 meses y 9 días después, una nave para viajes tripulados ha partido esta mañana de Cabo Cañaveral con destino a la Luna. La misión Artemisa 1, con la que la NASA retoma los vuelos humanos más allá de la órbita terrestre después de cinco décadas, ha despegado a las 7.47 horas en España (las 1.47 horas en la costa este de Estados Unidos). La estela del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS, por sus siglas en inglés) ha rasgado la noche de Florida como el 12 de diciembre de 1972 lo hizo la del Saturno 5 del Apolo 17, la última misión tripulada a la Luna y la primera que despegó de noche.

Artemisa 1 es un vuelo de prueba del cohete más grande jamás construido, el SLS, y la nave Orión. Compuesto por un cohete y dos propulsores, el SLS mide 98 metros de altura, que llegan a los 111 con la nave Orión y el sistema de escape. La cápsula tiene capacidad para cuatro astronautas, y su módulo de servicio –el que la propulsa, proporciona agua y oxígeno a la tripulación, genera la electricidad...– es de fabricación europea. «Es la primera vez que la NASA usa un sistema crítico hecho por la ESA en una nave tripulada», han destacado los responsables de transmitir el lanzamiento.

Los paneles solares de la nave Orión desplegándose, 22 minutos después del despegue.
Los paneles solares de la nave Orión desplegándose, 22 minutos después del despegue. NASA

Dos meses y medio después de la fecha anunciada y tras varios intentos fallidos, Artemisa 1 ha despegado 44 minutos más tarde de lo previsto debido a una pequeña fuga de combustible y un fallo de comunicación entre el centro de control de la misión y el megacohete. Una vez que los técnicos de la NASA han subsanado esos contratiempos, el SLS ha encendido sus motores en la plataforma 39B del Centro Espacial Kennedy y se ha elevado hacia el cielo a las 7.47 horas. Dos minutos después, se han separado los propulsores de combustible sólido y, dieciséis más tarde, han empezado a desplegarse los paneles solares de la Orión.

Noticia Relacionada

«Es el primer paso de nuestro país de vuelta a la Luna y hacia Marte», ha señalado en ese momento en el centro de control de la misión Charlie Blackwell-Thompson, la primera mujer en dirigir un lanzamiento de la NASA. «Este vuelo de prueba sin tripulación llevará a la Orión a los límites de los rigores del espacio profundo, ayudándonos a preparar la exploración humana de la Luna y, en última instancia, de Marte», ha coincidido poco después el administrador de la NASA, Bill Nelson. «Lo que habéis hecho inspirará a una generación», ha dicho Blackwell-Thompson a los técnicos de la misión antes de cortale un trozo de la corbata, ritual al que debe someterse todo director de lanzamiento primerizo. Entre tanto, en órbita todo iba bien. La Orión había desplegado ya sus cuatro paneles solares, y las cámaras de la cápsula –tiene dieciséis– enviaban imágenes de estos, de la nave y de nuestro planeta.

Noticia Relacionada

Charlie Blackwell-Thompson, directora del lanzamiento de Artemisa 1, en una imagen de archivo en el control de la misión del Centro Espacial Kennedy.
Charlie Blackwell-Thompson, directora del lanzamiento de Artemisa 1, en una imagen de archivo en el control de la misión del Centro Espacial Kennedy. NASA/Cory Huston

La Orión, cuyo guiado y control dirige el ingeniero español Eduardo García Llama desde Houston, ha iniciado la maniobra de inyección translunar hora y media después del despegue y entrará en órbita de nuestro satélite el lunes. La misión Artemisa 1 durará casi veintiséis días, durante los que los técnicos comprobarán el correcto funcionamiento de todos los sistemas, se harán experimentos biológicos y tres maniquís servirán a los médicos de la NASA para hacerse una idea de los efectos en el organismo humano del espacio profundo, donde no hay escudos frente a la radiación espacial, de la que en la Tierra nos protege la magnetosfera.

La nave está capitaneada por un maniquí, el comandante Moonikin Campos. Vestido con el traje espacial que llevarán los astronautas de las misiones Artemisa, está equipado con sensores para ver cómo reacciona el cuerpo humano al viaje. Le acompañan dos torsos femeninos, Helga y Zohar, para comprobar los efectos en los huesos y los tejidos humanos, y en los órganos de una mujer adulta, de la aventura lunar. Porque el último objetivo de Artemisa 1 es servir de primer ensayo para la conquista de la Luna. Si todo sale bien y la cápsula ameriza en el Pacífico, frente a San Diego, sin problemas el 11 de diciembre, en 2024 Artemisa 2 orbitará la Luna con cuatro astronautas y un año después pisará el satélite la primera mujer en Artemisa 3.

Recreación artística de la nave Orión en órbita terrestre.
Recreación artística de la nave Orión en órbita terrestre. NASA

A partir de ese momento, se construirá en órbita lunar la estación Gateway y varias misiones pondrán humanos en el satélite en 2027 –la ESA negocia con la NASA que un europeo pise la Luna pronto– y en los años siguientes. Luego se creará, a principios de la próxima década, una base permanente en el polo sur, donde hay grandes cantidades de agua helada que pueden usarse para el mantenimiento de los astronautas y para obtener combustible para las naves.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios