Una imagen de la colección Jean Laurent.

El Ministerio de Cultura corregirá las condiciones de conservación de la colección Laurent

La humedad ha puesto en peligro un legado de 12.000 fotografías del siglo XIX

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTO Madrid

El Ministerio de Cultura «corregirá y mejorará» las condiciones ambientales y de conservación del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), en Madrid, donde se conserva la colección Jean Laurent, uno de los grandes tesoros fotográficos del país. La humedad amenaza este legado a causa de la errónea climatización de la sede, como adelantó este periódico.

Los negativos antiguos de vidrio al colodión, como los de la colección Laurent, se tienen que conservar con una humedad relativa de entre el 30 y el 40%, y que no puede superar nunca el 50%. Pero tras unas obras de reforma que costaron 1,5 millones de euros, ahora están sometidos a un grado de humedad que sobrepasa el 60%, según denuncia el sindicato CSIF.

El departamento de Miquel Iceta ha creado un grupo multidisciplinar de restauradores, especialistas en conservación preventiva, geólogos y personal de mantenimiento para «hacer un seguimiento de las piezas como nunca se ha hecho hasta ahora y estudiar en qué grado de conservación se encuentran».

Además de corregir la climatización, Cultura ha detectado que los soportes en los que se han guardado durante años los negativos no son los adecuados y anuncia que los sustituirá «por soportes de PH neutro que no provoquen acidez, como sucedía hasta ahora».

El origen del deterioro comenzó en junio, cuando la dirección del IPCE cambió la climatización de la sede del organismo, situada en un edificio catalogado como Bien de Interés Cultural y popularmente conocido como 'la Corona de Espinas', en la Ciudad Universitaria de Madrid.

El nuevo sistema de refrigeración, que funciona a través de 'fan coils', dispositivos de agua-aire formados por una batería o intercambiador de frío o calor ('coil') y un ventilador ('fan'), elevó la humedad relativa del lugar hasta incluso el 70%, provocando un proceso conocido como lixiviación, una descomposición química que las desfigura.

La colección Laurent está formada por casi 12.000 imágenes tomadas entre 1856 y 1886 y que retratan de manera única la vida, el paisaje y los monumentos españoles del siglo XIX.