Borrar
Candela Peña e Icíar Bollaín, durante el rodaje de 'La boda de Rosa'. Natxo Martínez
Las mujeres representan solo un 32% de los profesionales del cine

Las mujeres representan solo un 32% de los profesionales del cine

Los costes medios de las películas dirigidas por mujeres son la mitad que los de las cintas dirigidas por hombres

Iker Cortés

Madrid

Viernes, 24 de junio 2022, 14:35

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Solo un 32% de los cargos en la industria cinematográfica española está ocupado por mujeres, frente al 68% de los hombres, mientras que las directoras, guionistas y productoras trabajan con la mitad de presupuesto para sus proyectos que los hombres. Los datos se han desvelado esta mañana en la presentación del informe 'Las mujeres en el sector audiovisual del largometraje español', que cada año presenta la Asociación de mujeres cineastas y de medios audiovisuales (Cima). La puesta de largo del estudio, que va ya por su séptima edición, ha tenido lugar en la Filmoteca de Cantabria, dentro del encuentro 'En lucha por lo evidente: sin igualdad no hay democracia', que se celebra en Santander del 23 al 25 de junio con el objetivo de dar visibilidad a las mujeres creadoras de cine y televisión en España. Es, como apuntaba la socióloga Sara Cuenca, responsable de su elaboración, «una buena base y un buen caballo de batalla para forzar las modificaciones necesarias» para construir un mercado laboral equitativo.

No cabe duda de que el sector está masculinizado y más si se tienen en cuenta los intervalos porcentuales que establece la Ley de Igualdad, que hablan de una distancia entre el 40% y el 60% entre ambos sexos para interpretar que un cargo es equitativo. Sin embargo, el problema es mayor cuando se van desgranando por género qué ocupaciones tienen hombres y mujeres en las producciones. El estudio establece un concepto más que es el de ampliamente masculinizado para aquellos desempeños que están por debajo del 20%. Encontramos en ese apartado, el sonido, en el que solo ha habido un 17% de mujeres, la dirección de fotografía (16%) y la composición musical (12%).

En los cargos masculinizados, aquellos por debajo del 40%, se sitúan el guion, con solo un 31% de mujeres, montaje (30%), producción (26%) y dirección (21%). Y aunque en el apartado de efectos especiales, solo un 29% de los trabajadores son mujeres, «es un lograzo porque normalmente era un cargo ampliamente masculinizado», y ha obtenido un crecimiento medio del 4% en estos siete años.

Entre los cargos equitativos, se encuentran la dirección artística, donde las mujeres suponen el 60% y la dirección de producción, donde conforman la tarta el 59%, mientras que los cargos feminizados serían maquillaje y peluquería, con un 66% de mujeres, y ampliamente feminizado, diseño de vestuario, con un 82% de mujeres. Asegura Cuenca que «no es casual» la distribución. «Se traslada directamente la expectativa sobre el rol construida al mercado laboral, mujeres en cargos estéticos y hombres en los más técnicos, específicos y tecnológicos».

Techo de cristal o suelo pegajoso

A todo ello hay que sumar que las diferencias se mantienen en cuanto a la segregación vertical. «A medida que nos vamos separando de los puestos base que conforman el sector y que ascendemos hasta los cargos que tienen el poder de tomar decisiones sobre el contenido del largometraje, el porcentaje de mujeres va desapareciendo. Es lo que llamamos techo de cristal o suelo pegajoso», cuenta Cuenca. Así, en la parte directiva (dirección, guion, producción), hay un 26% de mujeres frente a un 74% de hombres. En la parte técnico-artística la diferencia es incluso mayor, de un 24% de mujeres frente aun 76% de hombres; mientras que en la parte organizativa nos encontramos ya con un sector más equitativo: un 59% de mujeres, frente a un 41% de hombres.

Los tres tipos de largometrajes presentan porcentajes que refieren sectores masculinizados. La menor representatividad de mujeres se localiza en el animación (26%), seguida de documentales (31%) y ficción (33%).

No todas las noticias son malas, en estos siete años que lleva elaborándose el estudio, ha habido un crecimiento de 6 puntos porcentuales, de un 26% en 2015 a un 32% en 2021. En el año 2021, se han alcanzado porcentajes superiores de representatividad de mujeres en 7 de los 12 cargos estudiados. Sin embargo, en el último año hubo un ligero retroceso, ya que en 2020 el porcentaje era del 33%.

Eso sí, los costes medios de las películas dirigidas por mujeres son la mitad que los de las cintas dirigidas por hombres. Dicen desde Cima que las medidas de apoyo a la promoción de las mujeres en la concesión de ayudas estatales -generales y selectivas- están funcionando y favorecen la puesta en marcha de películas con autoras y técnicas en una proporción mayor. Se constata un aumento progresivo de representatividad de títulos liderados por mujeres en ambas líneas de ayudas. En las ayudas generales se partía de una representatividad del 13% en 2018 y en 2021 resulta del 38%. En las selectivas, se partía de un 23% en 2018 hasta llegar a un 51% en 20.

Por otro lado, el informe apunta a que el 100% de los premios de carácter nacional recayó en 2021 exclusivamente en hombres, y desde que se tienen datos solo un 7% han sido para mujeres. Mientras, las directoras y guionistas responsables de las películas reconocidas suponen un 48% en festivales nacionales y un 30% en los internacionales.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios