Borrar
Jon Fosse, Premio Nobel de Literatura 2023 AFP
El minimalismo radical de Jon Fosse merece el Nobel de Literatura

El minimalismo radical de Jon Fosse merece el Nobel de Literatura

La Academia Sueca premia al dramaturgo y narrador noruego por «su prosa innovadora y por dar voz a lo inefable»

Jueves, 5 de octubre 2023, 13:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Jon Fosse es el ganador del Premio Nobel de Literatura 2023, que la Academia Sueca falló este jueves. Mats Malm, secretario permanente de la institución, anunció el fallo en Estocolmo destacando el raro talento del dramaturgo noruego, con un estilo tan propio y radical que se ha bautizado como 'minimalismo Fosse'. Se le premió «por sus obras innovadoras y su prosa, que dan voz a lo inefable». Además de entrar en el Olimpo de Nobel, Fosse se embolsará once millones de coronas suecas, unos 946.000 euros al cambio, cifra que se aproxima al millón de dólares. Toma el relevo de la francesa Annie Ernaux, ganadora en 2022.

Nacido el 29 de septiembre de 1959 en la ciudad noruega de Haugesund, Jon Olav Fosse era uno de los favoritos para llevarse el galardón este año en el que la Academia Sueca decidió mirar de nuevo hacia casa, al país vecino de Suecia esta vez, donde surgió el Nobel.

El dramaturgo noruego está reconocido por su minimalismo introspectivo, por una prosa lírica y repetitiva que crea una sensación hipnótica, según algunos críticos. Autor de novelas, cuentos, piezas teatrales o libros infantiles, su primera obra fue 'Rojo, negro' (1983). Desde entonces ha publicado más de 55 títulos entre dramas, novelas, poemarios y ensayos. Su despojado y emotivo teatro se ha comparado con los de Henrik Ibsen y Samuel Beckett, su narrativa con la de Franz Kafka y su poesía con la del alemán Georg Trakl.

Caricatura de Jon Fosse Nobel Prize

Su peculiar dramaturgia ha convertido a Fosse en uno de los autores más reconocidos y representados de su generación, con un millar de producciones a lo largo de todo el mundo. Su impacto en el teatro y la literatura es global, y ha sido elogiado por unos dramas y libros traducidos a medio centenar de idiomas.

«La condición humana es el tema central de su obra, al margen del género, y presenta situaciones cotidianas que son al instante reconocibles en nuestras propias vidas», precisa la Academia Sueca. Destaca la «radical reducción» del lenguaje del Fosse que en sus dramas «expresa las emociones humanas más poderosas de ansiedad e impotencia en los términos más simples».

Considerado en Noruega como uno de los grandes literatos de su tiempo, su fama en su país es equiparable a la de Jo Nesbo o Karl Ove Knausgard, también aspirante al Nobel. Por ello Fosse es uno de los privilegiados inquilinos de la Grosse, una residencia honoraria de la que puede disfrutar y que se alza en los terrenos del mismísimo Palacio Real de Oslo.

Al límite

Autor de piezas muy poéticas, a menudo experimentales, y de textos de narrativa en la estela de Thomas Bernhard, -no en vano vive entre Austria y Noriega-, Fosse lleva a sus personajes al límite de la desesperación sin renunciar a una mirada compasiva. Usa la repetición y la pausa para enfatizar la monotonía de la existencia y la búsqueda de sentido. Su estilo evoca emociones y estados de ánimo en lugar de enfocarse en la trama, invitando a los lectores y espectadores a una contemplación profunda sobre la soledad, la mortalidad y la condición humana.

Es autor de piezas muy poéticas, a menudo experimentales, y de ásperos textos narrativos

Según la Academia Sueca , el 'minimalismo Fosse', se percibe en su segunda novela, 'Steng gitar' (1985), con variaciones sobre sus temas centrales, como el del momento crítico de la indecisión. Lo transmite a través de una madre sale de su casa a tirar la basura pero se queda fuera con su bebé dentro de la casa y no se atreve a buscar ayuda porque no quiere alejarse de él.

El uso del 'dopplehanger', término utilizado para designar a cualquier doble de una persona, a menudo en referencia al «gemelo malvado» o al fenómeno de la bilocación, es una constante en su trayectoria.

En España el sello Nórdica ha puesto a la venta esta semana su obra 'Mañana y tarde', en la que narra la vida del nacimiento a la muerte de un personaje llamado Johannes. Otra de sus escasas obras traducidas al español es 'Trilogía' (De Conatus). En obras como 'Sueño de Otoño' o 'Melancolía', dividida en dos partes, explora la cotidianidad y la vida interior de unos personajes en situaciones simples en apariencia, pero cargadas de significado.

De Conatus también ha traducido 'Septología', 'El otro nombre I', 'El otro nombre II', 'Yo es otro' y 'Un nuevo nombre'. Esta editorial también ha publicado el volumen 'Trilogía'. Otro sello, Colihue, cuenta con una edición de 'La noche canta sus canciones y otras obras teatrales'.

Quiniela fallida

Se quedó de nuevo en la cuneta la escritora china Can Xue, quien más opciones tenía según las casas de apuestas. Era la gran favorita para ganar este año con un 21%, como lo fuera el año pasado el francés Michel Houellebecq, aspirante recurrente junto al británico Salman Rushdie, la rusa Liudmila Ulítskaya el japonés Haruki Murakamni o el poeta sirio Adonis, quienes de nuevo se quedaron a las puertas.

En las quinielas aparecían también el rumano Mircea Cartarescu, la candiense Anne Carson, el ruso Vladimir Sorokin, el australiano Gerald Murnane, los estadounidenses Joyce Carol Oates, Thomas Pynchon y Cormac McCarthy, la nigeriana Chimamanda Ngozi Adichi o el sempiterno candidato keniano Ngugi Wa Thiong'o.

Las letras hispanas, sin el fallecido Javier Marías en las quinielas como el candidato que más había sonado en los últimos años para suceder al peruano-español Mario Vargas Llosa, tampoco pudieron celebrar un galardón con aspirantes como Enrique Vila-Matas, Eduardo Mendoza.

De la otra orilla de nuestro idioma, optaban al premio el argentino César Aira, el mejor colocado junto al chileno Raúl Zurita, la poeta uruguaya Ida Vitale o la mexicana Elena Poniatowska, ambas ganadoras del premio Cervantes. El último Nobel de un español fue para Camilo José Cela en 1989.

En los 123 años de historia del Nobel la Academia Sueca se ha fallado 115 veces. No se concedió en 1914, 1918, 1935, 1940, 1941, 1942 y 1943, y fue compartido en cuatro ocasiones. Ha distinguido hasta hoy a 119 escritores, 17 escritoras -ocho de ellas en el siglo XXI- frente a 102 varones, más del 80 % originarios de Europa o América del Norte. En el palmarés hay un claro dominio de la lengua inglesa (31 premiados), por delante de la francesa y alemana (14) y la española (11).

La edad media de los ganadores se sitúa en 65 años, con el británico Ruyard Kipling como el ganador más joven (41 años) y la también británica Doris Lessing como la más veterana (88 años).

Entre los recientes ganadores del Nobel de Literatura figuran Annie Ernaux (2022, Francia), Abdulrazak Gurnah (2021, Tanzania-Reino Unido), Louise Glück (2020, Estados Unidos), Olga Tokarczuk y Peter Handke (2019, edición conjunta, tras no concederse en 2018), Kazuo Ishiguro (2017, Reino Unido), Bob Dylan (2016, Estados Unidos), Svetlana Aleksiévich (2015, Bielorrusia), Patrick Modiano (2014, Francia), Alice Munro (2013, Canadá), Mo Yan (2012, China), Tomas Transtrmer (2011, Suecia) o Mario Vargas Llosa (2010, Perú-España).

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios