Borrar
Magalí Etchebarne se ha alzado con el Premio de Narrativa Breve Ribera del Duero. Esther Vázquez
La argentina Magalí Etchebarne gana el Premio Ribera del Duero de Narrativa Breve

La argentina Magalí Etchebarne gana el Premio Ribera del Duero de Narrativa Breve

La escritora se lleva una recompensa de 25.000 euros con un libro de cuatro relatos largos que hablan de la madre, el amor, la muerte y el trabajo

Miércoles, 20 de marzo 2024, 13:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La argentina Magalí Etchebarne ha ganado el Premio Ribera del Duero de Narrativa Breve por su libro 'La vida por delante', un conjunto de cuatro relatos preñados de humor y que están construidos en torno a personajes complejos. Según el jurado del galardón, dotado con 25.000 euros, el libro de Etchebarne es una «propuesta contemporánea llena de agudeza y dinamismo», en la que se abordan con frescura e inteligencia los conflictos de lo cotidiano y la intimidad, «pero sin renunciar a la dimensión más oscura e inquietante de los vínculos humanos». El jurado, presidido por Mariana Enríquez, estaba compuesto además por los escritores Carlos Castán, Brenda Navarro, el editor de Páginas de Espuma, Juan Casamayor, y el presidente de la DO Ribera del Duero, Enrique Pascual.

Los cuentos, a caballo entre la novela corta y el cuento, están dotados de un estilo preciso y exacto, al tiempo que rezuman «inteligencia, poesía y humor». Los cuatro temas que vertebran el libro son la madre, la muerte, el trabajo y el amor, asuntos que penetran todos los relatos. La autora pensó en cada cuento como unidad en sí misma, en la que cada historia compusiera «un pequeño mundo, con sus conflictos y sus personajes» y que no precisara de las demás para existir y ser leída.

A Etchebarne le interesaba ahondar en el dolor de los personajes. De hecho, las criaturas que pueblan el libro intentan salir del sufrimiento pero no lo consiguen. «Una mujer queda paralizada en un accidente que tuvo en la adolescencia, otra se enferma después de un disgusto, una pareja permanece estacionada en la incomodidad. Me interesaba explorar esos espacios 'poco recomendados', qué pasa ahí, qué pasa con el tiempo, con la ilusión, con la propia percepción y cómo se da el encuentro con los otros», asegura la escritora.

La autora, que trabaja los cuentos de manera obsesiva, hace una apuesta decidida en toda su escritura por el humor, que considera un «salvavidas». «El humor es como un desvío, a mí me sirve para desdramatizar, para aliviar la tragedia», aduce la narradora, quien ha puesto ha puesto a prueba sus piezas narrativas leyéndolas en clubes de lectura y encuentros en librerías. «A veces la gente se reía en partes que a mí no me parecían para nada graciosas», comenta.

Lectura en vos alta

A la final del galardón llegaron la uruguaya Fernanda Trías, la peruana Katya Adaui, la española Nuria Labari y la mexicana Dahlia de la Cerda. El libro, que publicará Páginas de Espuma, saldrá a la venta simultáneamente en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, España, México y Uruguay a partir del 8 de mayo.

«Me gusta leer en voz alta los textos para comprobar si funcionan. Y en ese sentido creo que puede armarse mi estilo, que no sabría cómo definirlo. Me interesan sobre todo las imágenes, que ciertas escenas resulten visuales», argumenta Etchebale, quien desconfía de los decálogos sobre cómo escribir relatos.

Una constante en su literatura es la idea de la muerte, que está presente en varios de los cuentos de la colección. Su anterior libro, el poemario 'Cómo cocinar un lobo', ya abordaba el duelo por la defunción de su madre, un hecho que la ha marcado profundamente. «Es algo que está muy pegado a mi experiencia personal. Me obsesiona qué se hace minutos después de la muerte de alguien, como sucedió en el caso de mi madre, que falleció en casa bajo los cuidados de mi hermana y de mí, en plena pandemia. Se me quedaron grabadas ciertas imágenes que luego me sirvieron para trabajarlas en este libro».

Admiradora Raymond Carver, Lorrie Moore, Claire Keegan y Alice Munro, la galardonada cultiva el cuento en clava realista. Como su compatriota Ariana Harwicz, Magalí Etchebale gusta de tratar la intimidad con tintes atroces.

Etchebarne estudió Letras en la Universidad de Buenos Aires y trabaja como editora en Buenos Aires en el grupo Penguin Random House. Ha publicado relatos en revistas literarias y antologías, así como el libro de cuentos 'Los mejores días' (2017), toda una referencia en la narrativa breve argentina. Magalí Etchebarne se une hoy al plantel de escritores que se han adjudicado el premio en anteriores convocatorias, una nómina integrada por Javier Sáez de Ibarra, Marcos Giralt Torrente, Guadalupe Nettel, Samanta Schweblin, Antonio Ortuño, Marcelo Luján y Liliana Colanzi.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios