Borrar
Cristina Fernández Cubas
La «magia narrativa» de Cristina Fernández Cubas merece el Nacional de las Letras Españolas

La «magia narrativa» de Cristina Fernández Cubas merece el Nacional de las Letras Españolas

«La realidad es engañosa y juego con ella», dice la gran dama del cuento y maestra del claroscuro

Jueves, 2 de noviembre 2023, 13:41

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«La realidad está plagada de misterios, y mis cuentos los exploran». Lo repite a menudo Cristina Fernández Cubas (Arenys de Mar, Barcelona,1945) galardonada este jueves con el Premio Nacional de las Letras Españolas, dotado con 50.000 euros y concedido por el Ministerio de Cultura. El jurado reconoce con esta alta distinción a la gran dama del cuento en español. El fallo destacó «la magia de su narrativa» y elogió «el dominio fascinante del empleo de la concisión para narrar unas historias que se nutren de la literatura fantástica, y que hace llegar al lector de manera intensa hasta cambiar la forma de entender las cosas».

«Es una autora ineludible que nos invita a pensar en los límites entre la realidad y la ficción, una creadora exquisita que siempre quiso contar», agregaba el jurado sobre esta creadora de un singular y misterioso universo narrativo en el que difumina las líneas entre el misterio, la fantasía y la realidad. Por su maestría en el relato breve había recibido en 2015 el Premio Nacional de Narrativa por 'La habitación de Nona'

«Soy más de Poe que de Chéjov», explica una «impresionada y agradecida» Fernández Cubas desde su casa en Barcelona, con «una inmensa alegría que aún no he digerido». «El relato es el género que más me atrae como escritora y lectora y el misterio le va muy bien», señala esta fabulosa cuentista. «Intento indagar en lo que no conozco y jugar con el tiempo y el espacio», dice. «Cada cuento tiene su propio misterio y los misterios me seducen. Me encantan», proclama. Precisa que muchos de sus relatos «se adscriben al género fantástico, y no lo son». «Lo fantástico es la mirada. Trato de ver no solo lo evidente; busco lo invisible y mi forma de narrar se define por esa mirada fantástica», explica.

Mundo inquietante

«La realidad es engañosa, está llena de misterios, y por eso me gusta moverme en ese inquietante mundo de claroscuros», agrega recordando que su camino literario lo marcaron las narraciones orales que escuchaba de pequeña. «Todas encerraban ese misterio que hallé luego en los cuentos de Poe o en las leyendas de Bécquer» señala. Decidió pronto que sus relatos «debían dar espacio a lo que no se ve, que no quiere decir que no exista» insiste. Sabe que en un cuento es «un mecanismo de relojería en que no puedes fallar ni un párrafo; todos son como teselas de un mosaico».También novelista y dramaturga ocasional, asegura que sus novelas «tienen mucho de cuento, por su atmósfera y por la concisión del lenguaje».

Jamás se ha arrepentido de dedicarse a la literatura «que me ha enriquecido la vida, y no hablo de dinero». «Me ha dado el placer de descubrir otros mundos, además de un reconocimiento con el que nunca soñé y que es mucho mejor que la fama». «Empecé sabiendo que el cuento era minoritario y que me comunicaría con apenas un puñado de lectores, y para mi sorpresa he llegado a muchísimos», se ufana. «No pretendo cambiar el mundo, pero si he procurado algunos instantes de placer o liberado de preocupaciones a algún lector, miel sobre hojuelas».

«Todo libro es una propuesta de aventura, de viaje, e invito a los lectores a que se enganchen y vivan estas aventuras», dice Fernández Cubas, que trabaja en una nueva colección de cuentos. «Aún se está cocinando, aunque de momento el horno está apahado» ironiza esta catalana que tiene el castellano como lengua materna que estudió en Barcelona Derecho - «puso orden en mi caótica vida»- y Periodismo, profesión que ejerció fugazmente.

Entre sus colecciones de relatos están 'Mi hermana Elba' (1980), 'Los altillos de Brumal' (1983), 'El ángulo del horror' (1990), 'Con Agatha en Estambul' (1994) o 'Parientes pobres del diablo' (2006), con la que obtuvo el Premio Setenil. La recopilación de la mayoría de estos cuentos, que se publicó en 2008 bajo el título de 'Todos los cuentos' recibió el Premio Ciutat de Barcelona de Literatura en Lengua Castellana, el Premio Salambó de Narrativa en castellano y el Premio Cálamo Libro del año. 'La habitación de Nona' mereció además del Premio Nacional de Narrativa, el de la Crítica, el Dulce Chacón.

Ha firmado novelas como 'El año de Gracia' (1985), que inspiró al compositor Albert Sardá una ópera; 'El columpio' (1995) o 'La puerta entreabierta' (2013), que publicó bajo el seudónimo de Fernanda Kubbs. Además, es autora de la obra de teatro 'Hermanas de sangre' (1998); del libro de memorias narradas 'Cosas que ya no existen' (2001) y del ensayo 'Emilia Pardo Bazán' (2001).

En 1984 se falló por primera vez este Premio Nacional de las Letras. Es el segundo en el escalafón institucional tras el Cervantes y distingue el conjunto de la labor literaria de un autor o autora en cualquiera de las lenguas españolas cuya obra esté considerada como parte integrante del conjunto de la literatura española actual. El poeta Josep Vicenç Foix fue su primer ganador. En su primera década, recibieron esta distinción José Hierro (1990), Francisco Ayala (1988) o Carmen Martín Gaite (1994), y en ediciones más recientes han sido premiados Rosa Montero (2017), Francisca Aguirre (2018), Bernardo Atxaga (2019), Luis Mateo Díez (2020), José María Merino (2021) y Luis Landero en 2022.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios