David Bisbal. / efe

David Bisbal: «Voy a luchar a muerte por otros veinte años de música»

El músico, que celebra dos décadas sobre el escenario, iniciará una residencia de veinte noches en el teatro Albéniz de Madrid

IKER CORTÉS Madrid

No habrá fuegos artificiales como los que el pasado sábado iluminaron la noche almeriense, pero sí estarán todos sus grandes éxitos. «No va a faltar ni uno solo de los singles», aseguraba ayer un exultante David Bisbal (Almería, 43 años), mientras daba sus primeros pasos sobre las tablas del teatro Albéniz. El artista, que celebró sus veinte años de carrera musical hace tres días ante las 22.000 almas que congregó en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, se iba familiarizando con un escenario que a partir del 6 de marzo del año que viene se convertirá prácticamente en su nuevo hogar.

Y es que el de Almería, a la manera de músicos como Elvis Presley, Frank Sinatra, Tony Bennett o Elton John en Las Vegas, iniciará en esta remodelada sala de Madrid que acaba de abrir sus puertas bajo el amparo del UMusic Hotel una residencia de veinte noches. La preventa de entradas comienza hoy y la venta lo hará mañana. Aún de «resaca emocional» por lo vivido el sábado tras una vibrante actuación tres horas, Bisbal reconocía estar «emocionado» por afrontar un reto de estas características. Serán veinte conciertos, en referencia a las dos décadas girando, distribuidos a lo largo de cinco semanas en las que actuará los martes, miércoles, viernes y sábado. «Es algo maravilloso y un sueño que voy a poder cumplir», decía agradecido ante los medios de comunicación y responsables de algunos de sus clubes de fans.

Mientras hablaba, el músico almeriense no podía evitar analizar las dimensiones del recinto y fijarse en cada recoveco de un anfiteatro que huele a nuevo y en el que la proximidad con el respetable es casi total. «Ya sabéis lo que me gusta estar cerca de mi gente. Ver el rostro de las personas, cómo se emocionan, contemplar que lo que están sintiendo puede coincidir con mi historia... Es algo maravilloso», admitía satisfecho el cantante que se dio a conocer en 'Operación triunfo'. Será, pues, una nueva oportunidad para quienes no pudieron acercarse a Almería a celebrar este aniversario tan especial con el artista. «Lo hemos hecho por la gente», explicaba Bisbal, que en el mismo acto renovó sus acuerdos con Universal y recibió el cuádruple disco de diamante por las ventas de todos sus discos.

Pese a la exigencia física de la residencia, no parece que Bisbal se achante: «Será muy interesante para ver cómo evoluciona la voz y cómo puedo administrarme, aunque la verdad verdad a mí no me gusta guardar cosas, sino que en cada concierto intento dar el cien por cien». En cuanto al repertorio, el músico andaluz explicó que será el resumen de sus veinte años de carrera. «Pienso poner todas las canciones que se han escuchado en las emisoras de radio, todos los singles, desde el primero al último, y probablemente sea el mismo concepto que llevé a Almería, que fue por orden cronológico». En este sentido, no contempla tiempos muertos o de descanso y afirmó que trabajará con ahínco para que el equilibro entre las canciones rápidas y las más sentimentales «sea espectacular».

Un documental

Ahora bien, el concierto que ofreció el pasado sábado y los veinte recitales que ofrecerá entre marzo y abril de 2023 no serán las dos únicas citas señaladas en este aniversario. Bisbal prepara también un documental dirigido por Alexis Morante que llegará a Movistar Plus+. «Fíjate, cuando empezamos con el documental, mi primer pensamiento fue lo rápido que habían pasado estos veinte años. Sin embargo, cuando pensamos en el concepto de separarlo de cinco en cinco años, me di cuenta de que no era tanto tiempo», reflexionaba. «Ojalá que puedan venir otros veinte años, yo los voy a luchar a muerte porque siempre he luchado por mi sueño. Lo único que pretendo es seguir disfrutando de la música y voy a seguir luchando por lo que me hace sentirme bien que es la familia y mi música».

Durante esos dos meses de residencia, diversas instancias del hotel y el teatro se convertirán, además, en un museo efímero del cantante, donde los fans podrán ver buena parte de sus galardones y el vestuario que Bisbal ha utilizado a lo largo de estos años. «Estarán los vestuarios de 'Operación triunfo', con diseños espectaculares. Está incluso el de cuando canté 'Y, ¿si fuera ella?', de Alejandro Sanz, que parecía un buzo», comentaba entre risas.

Emocionado

Bisbal también aprovechó la cita con los medios de comunicación para recordar el concierto del pasado sábado. Al ser preguntado por los pensamientos que le habían invadido al caminar desde el backstage hasta el micrófono para iniciar el recital, el cantante rompió a llorar. «Como sabéis, había una persona que me cuidaba en esos momentos, antes de arrancar todos mis conciertos y de alguna manera estaba ahí... Todavía me cuesta mucho trabajo», decía emocionado al recordar a su preparador físico y amigo íntimo Eduardo Mena. «También estaba mis hijos correteando por allí, mi familia, mis amigos de toda la vida y Almería, que siempre ha sido un talismán para mí. Fue difícil y bonito al mismo tiempo», explicó.

Cuando bajó del escenario, después de tres horas de concierto, el artista asegura que lo primero que hizo fue abrazar a los dos bomberos que velaron porque los fuegos artificiales funcionaran a la perfección. «Después me fui andando a mi camerino, hasta la otra punta del estadio, pensando en que había logrado estar tres horas y que la voz me había respondido, que no había fallado. Fui a Jesús López, presidente del área latina de Universal Music y le dije necesito que me invites a dos cervezas», explicaba entre risas. A su lado, Jesús le respondía: «Y me dijiste algo más: 'Han sido tres horas pero podría hacer hora y media más'».