Un hombre observa una televisión en alta definición. / Efe

El Gobierno amplia hasta 2024 las emisiones de TDT en baja definición

En el plan inicial, estas emisiones desaparecían el 1 de enero de 2023

I. Cortés
I. CORTÉS Madrid

El Gobierno aprobó este martes un Real Decreto que amplia en un año el plazo establecido en el Plan Nacional para que los canales puedan seguir emitiendo sus contenidos en baja definición a través de la TDT. Inicialmente, el Ejecutivo había puesto el 1 de enero de 2023 como fecha al fin de las emisiones en SD, sin embargo el Real Decreto establece ahora la fecha límite en el 14 de febrero de 2024.

La decisión la ha tomado el Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, y obedece «a una situación excepcional derivada de la pandemia, que ha ralentizado la renovación del parque de aparatos de televisión adaptados para las emisiones TDT de alta definición», según señala el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital en un comunicado de prensa. Con este plazo extra, el Gobierno espera que todos los canales de televisión que lo precisen evolucionen sus emisiones a alta definición (HD) y dejen de emitir en formato estándar (SD) y al mismo tiempo que el parque de televisores y receptores se renueve.

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera y responsable de la cartera, Nadia Calviño, explicó que con la medida se evita que «determinados ciudadanos se vean desprovistos del servicio de televisión digital terrestre (TDT) o que tengan que afrontar el coste de adquirir un nuevo equipo de televisión adaptado a la alta definición en estos momentos». «Damos un plazo adicional para adaptar los equipos», destacó.

Cabe recordar que el hecho de que todas las cadenas sigan emitiendo versiones en baja y alta definición de sus canales va en detrimento de la calidad de imagen de las mismas porque el ancho de banda es limitado. Esta es la razón por la que, a menudo, cuando un canal en alta definición emite un evento deportivo que acaba con una copiosa lluvia de confeti toda la imagen se pixela. Sucede lo mismo cuando el agua de una piscina o la mar son las protagonistas de las imágenes. La clave está en el ancho de banda y la forma en la que se comprime el vídeo para que viaje por las ondas.

Explicado de forma rudimentaria: la compresión de vídeo funciona haciendo hincapié en qué cosas cambian y cuáles no entre fotograma y fotograma. Imagine que tiene diez segundos de vídeo con un tipo sentado en una silla hablando a cámara. La silla apenas se moverá, quizá cambie la luz reflejada en ella; en cambio la boca del hombre, sí. Ahora piense en todo lo que la compresión debe gestionar cuando se produce la lluvia de confeti.

¿Es inevitable? Qué va. Más allá de la excelente calidad de plataformas como Netflix, Prime Video, Disney+ o Apple TV+, existen cadenas 4k en pruebas a través de la TDT que también se ven a las mil maravillas. Sin embargo, el hecho de que ahora mismo todas las cadenas generalistas mantengan su versión en SD y los grupos de comunicación tengan un buen puñado de cadenas en TDT, además de las seis generalistas, limita el ancho de banda y hace que las cadenas en alta definición se vean especialmente mal. Habrá que esperar otro año a ver si la eliminación de las cadenas en SD mejora la calidad de imagen. Eso sí, la CNMC ha sugerido que sean las cadenas las que elijan el momento de pasar a HD, sin límites.