Borrar
Carmen Suárez Corujo, convaleciente en el hospital, donde se recupera de las graves heridas. E.C.
La atleta Carmen Corujo, a punto de morir atacada por dos perros cuando entrenaba en Gijón

La atleta Carmen Corujo, a punto de morir atacada por dos perros cuando entrenaba en Gijón

«Si no llega a aparecer un hombre que pasaba en coche, me matan, me tenían inmovilizada en el suelo pegándome dentelladas», relata

Olaya Suárez

Lunes, 18 de marzo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

«Si no llega a aparecer aquel hombre del coche, me matan los perros». La veterana y laureada corredora gijonesa Carmen Suárez Corujo se recupera en el hospital de Cabueñes, en Gijón, del mayor susto de su vida. El sábado por la mañana mientras entrenaba por Tremañes fue atacada por dos perros, cruce de pitbull y pastor alemán, que se escaparon de una finca próxima y fueron a por ella. «Me querían matar, algo les pasaba porque vinieron directamente a por mí por detrás en cuestión de segundos, no pude casi ni reaccionar, me tiraron al suelo y empezaron a darme dentelladas por todo el cuerpo, me inmovilizaron y no pude hacer nada, solo gritaba y gritaba por si alguien me escuchaba», relata desde la cama del hospital, donde está «tranquila, pero muy dolorida».

La han tenido que operar de un brazo y tiene heridas y desgarros por todo el cuerpo, en las piernas, un glúteo. «Solo dejaron sin atacar las cara porque me tenían boca abajo», señala. Pese a todo lo vivido, asegura estar «animada», dice, haciendo gala de la fortaleza y capacidad de superación que la han acompañado a lo largo de su brillante trayectoria como atleta. Atesora prácticamente todos los títulos de campeona de Asturias de las distintas modalidades y es 'madrila' de la dura subida al Angliru, prueba que venció en varias ocasiones.

«Estoy viva de milagro, pero esto no me va desanimar», asegura. Fue un conductor que justo pasaba por el camino del Cementerio en el que se produjo el ataque –«mi ángel de la guardia», lo llama Carmen– el que al ver la «dantesca escena», empezó a hacer sonar el cláxon, lo que hizo que uno de los perros la soltase. «El otro me arrastraba intentando llevarme a un lugar apartado, fue horrible», relata. En un momento dado los perros, «fuera de sí», cruzaron el río que discurría junto a la carretera y se dirigieron a la senda de La Camocha, a escasos 300 metros. La vía estaba muy concurrida de paseantes en la soleada mañana de sábado.

Disparos al aire

En pocos minutos se personaron en el lugar agentes de la Policía Local de Gijón. «Tuvieron que disparar al aire porque los perros estaban fuera de sí y era imposible controlarlos», explica la corredora. Finalmente los animales regresaron a la finca de la que habían salido. Al parecer, carecían de cartilla de vacunación y no estaban registrados, tal y como pudieron comprobar los policías tras localizar al propietario de los canes.

A la veterana corredora le quedan todavía «bastantes días en el hospital, pero mejor estar aquí controlada porque lo peor en estos casos es las posibles infecciones». En su memoria, el episodio muy similar al suyo en el que una mujer falleció hace meses en Zamora tras ser atacada por una jauría de perros cuando caminaba por un paraje apartado.

«Anímicamente estoy bien, veremos a ver cuando salga a la calle y me encuentre con perros, pero no quiero que esto me afecte, seguiré entrenando como siempre», concluye.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios