Borrar
Jonathan Milan celebra su victoria en la segunda etapa del Giro. Afp
Jonathan Milan se adjudica el primer sprint

Jonathan Milan se adjudica el primer sprint

El velocista italiano del Bahrain se impone en un final marcado por una caída cerca de la meta y Evenepoel mantiene la maglia rosa

Colpisa

Madrid

Domingo, 7 de mayo 2023, 13:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El italiano Jonathan Milan (Bahrain) se adjudicó este domingo la segunda etapa del Giro de Italia después de imponerse al sprint tras 202 kilómetros de recorrido entre Teramo y San Salvo. La maglia rosa de líder de la clasificación general sigue en poder del belga Remco Evenepoel que, como todos los favoritos, pasó una jornada relativamente tranquila en la costa adriática.

Después de que Evenepoel marcase territorio en la contrarreloj de apertura el sábado, la segunda etapa fue una oportunidad para los velocistas, si bien los puntos también estaban en juego para los escaladores.

La recta final de la etapa tenía un kilómetro de largo y un grupo de ciclistas se prepararon para el sprint con Alpecin-Deceuninck a la cabeza mientras Ramon Sinkeldam tomaba la delantera final para darle la ventaja a su compañero de equipo Kaden Groves.

Fernando Gaviria (Movistar) y Pascal Ackermann (UAE Team Emirates) también lucharon por el liderato, pero Milan agachó la cabeza y pedaleó fuerte en los últimos 100 metros para hacerse con la victoria tras casi cinco horas de ciclismo.

Milan, de 22 años, levantó los brazos por delante de los grandes especialistas en llegadas al sprint y acabó pronto con la incertidumbre de la afición local, que en todas las grandes carreras siempre espera con ansia la victoria de un representante nacional y esta a veces tarda e incluso no llega.

«Es increíble, no me lo puedo creer, es mi primer Giro. Hice una buena etapa ayer pero jamás habría podido imaginar que ganaría hoy», declaró Milan, visiblemente emocionado tras lograr su cuarta victoria, la primera de esta magnitud.

Especialista en pista, el corredor se impuso por delante del neerlandés David Dekker y del australiano Kaden Groves. Sucedió que varios de los candidatos a la victoria no participaron en el sprint final como consecuencia caída colectiva ocurrida a falta de tres kilómetros de la línea de meta, con el danés Mads Pedersen y el británico Mark Cavendish entre los afectados.

Antes de esta caída fruto del nerviosismo típico de los finales, la jornada había sido muy tranquila a lo largo de la costa y bajo el sol. Una larga escapada de cinco corredores animó el día, pero los últimos adelantados de este grupo fueron atrapados a falta de 40 kilómetros de la llegada. Hasta el acelerón final de los últimos 5 km, los principales líderes del pelotón pasaron una jornada sin forzar el ritmo.

El líder, muy progegido

Remco Evenepoel, que vestía por primera vez en su carrera el maillot rosa, disfrutó sobre una bicicleta muy colorida, con un cuadro decorado con los colores arcoíris para mostrar su condición campeón del mundo y uno manillar rosa. El belga se mantuvo bien protegido a rueda de sus compañeros.

Muy relajado, aprovechó la calma chicha en plena etapa para apartarse hacia la derecha de la carretera y chocar la mano de su mujer Oumaïna, vestida de rosa. «Todo fue bien hoy. Nos hemos librado de los problemas, pero fue una caída fea», comentó.

Para no sufrir la presión del liderato durante mucho tiempo, la formación Soudal-Quick Step tiene entre sus planes abandonar de manera provisional la maglia rosa pronto, seguramente el martes, en beneficio de algún escapado que siempre busca su momento de gloria.

El lunes, la tercera etapa debería de nuevo ser propicia para los llegadores, toda vez que las dos subidas consecutivas al Monticchio, con 6,3 km y un porcentaje de pendiente media del 6,4%, al Valico La Croce (2,6 km a 7,6%) están demasiado alejadas de la meta como para marcar diferencias.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios