Borrar
Ferran Jutglà (2d) celebra su gol al Atlético. ep
El Brujas de Jutglà condena al endeble Atlético a un camino de espinas
Grupo B / Jornada 3

El Brujas de Jutglà condena al endeble Atlético a un camino de espinas

El delantero español penaliza con gol y asistencia la preocupante endeblez defensiva rojiblanca y deja al equipo de Simeone contra las cuerdas en la Champions

Martes, 4 de octubre 2022, 01:02

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Brujas marca el camino del Atlético en la Champions. Su visita este martes al campeón belga, una de las sorpresas positivas hasta ahora en la máxima competición europea, decide si el conjunto colchonero encarrila pronto su clasificación para los octavos de final o si por el contrario se mete en un buen lío en su periplo por el Viejo Continente. Y es que el margen de error se reduce a la mínima expresión para los hombres de Simeone después del tropiezo en Leverkusen y con el Brujas a gran nivel, tal y como dejó patente con su goleada al Oporto en Do Dragao, un resultado inesperado que ha puesto patas arriba el grupo.

El equipo dirigido por el joven Carl Hoefkens ha desafiado su teórica condición de cenicienta del grupo con una versión europea mucho mejor que la que hasta ahora ha mostrado en el campeonato belga, donde es tercero a cinco puntos del Amberes. El exjugador del Barça Ferran Jutglà es una de las sensaciones de este Brujas con sus siete goles y cuatro asistencias en trece partidos. El catalán lidera el ataque de un equipo con gran despliegue físico en su propio terreno y Vanaken, Nielsen o el veterano portero Mignolet como otras referencias.

Ante esas amenazas, el Atlético necesita más que nunca alejar sus fantasmas en Bélgica, donde nunca ha ganado, y prolongar su buen momento tras la solvente victoria ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán, un dulce regreso a la competición tras el parón de selecciones. La buena puesta en escena rojiblanca en territorio del deprimido equipo de Lopetegui augura continuidad para la Champions, con un esquema 4-1-4-1, Witsel por delante de una defensa de gala, un centro del campo reforzado y la duda entre la apuesta por el trabajo de Cunha o la inclusión de Joao Félix.

El portugués, lastrado por la irregularidad desde que llegó al Metropolitano, atraviesa por uno de esos recurrentes momentos de vacas flacas. Fue suplente en el Pizjuán y saltó al terreno de juego en el tramo final, con apenas tres minutos de partido por delante. Lo mismo le ocurrió con la selección portuguesa en el duelo frente a España, aunque a pesar de estar todavía lejos de su mejor versión física y acumular medio año sin ver puerta, su calidad puede ser decisiva en un encuentro que marcará el devenir atlético en la Champions.

Poco queda ya de aquella fiabilidad defensiva casi alemana que caracterizaba al Atlético de Simeone. En Brujas, la alarmante falta de contundencia la aprovechó un español que triunfa en Bélgica, Ferran Jutglà, para con un gol y una asistencia condenar al conjunto colchonero a un auténtico camino de espinas hacia los octavos de final de la Champions, al estilo de lo que ocurrió la pasada campaña aunque en un grupo de mayor pedigrí. En tierras flamencas las huestes atléticas tuvieron mandíbula de cristal, pues flaquearon ante las intentonas del rival y no tuvieron pegada para aprovechar las propias.

Morata se topó con Mignolet, a Carrasco le faltó puntería y Griezmann se estrelló con el larguero desde el punto de penalti. En el bando contrario el Brujas no perdonó, con el exazulgrana Jutglà al mando de las operaciones. Primero en una combinación con Sowah dentro del área y ante la permisividad de Nahuel Molina, bastante mejor en ataque que en defensa, donde hace aguas. Después rematando una buena acción de Buchanan, una pesadilla desde la banda derecha al que Witsel y Reinildo dieron todo el tiempo del mundo para controlar, girarse y asistir al goleador de moda. Cierto es que el Atlético mejoró con los cambios, pero la reacción fue tardía y ahora la supervivencia pasa por un duelo a tres bandas con el Oporto y el Bayer Leverkusen sin margen de error alguno.

Y eso que Simeone recurrió a Griezmann como titular, carta importante reservada solo para los grandes partidos a tenor de las condiciones de su préstamo desde el Barça. El Atlético cedió el balón de inicio y apostó por la presión alta para intentar golpear al contraataque tras robo. Así llegó una buena incursión de Marcos Llorente por el carril derecho. Cedió el madrileño para la llegada de Carrasco pero el belga estuvo lento al armar el disparo y se estrelló contra el cuerpo de Odoi. Fue de lo más peligroso en el inicio pese a la posesión local, animada por la velocidad de Buchanan.

Brujas

Mignolet, Odoi, Mechele, Sylla (Spileers, min. 89), Meijer (Sobol, min. 79), Nielsen, Onyedika, Vanaken, Buchanan (Balanta, min. 79), Jutglà (Nusa, min. 86) y Sowah.

2

-

0

Atlético

Oblak, Molina, Savic, Giménez (Kondogbia, min. 46), Reinildo, Witsel, Llorente (Correa, min. 33), Koke, Carrasco (Joao Félix, min. 80), Griezmann y Morata (Cunha, min. 65).

  • Goles: 1-0: min. 36, Sowah. 2-0: min. 62, Jutglà.

  • Árbitro: István Kovács (Rumanía). Amonestó a Simeone, Reinildo y Savic, del Atlético, y a Odoi, Onyedika, Buchanan, Mignolet y Sylla, por el Brujas.

  • Incidencias: Partido de la tercera jornada en el grupo B de la Champions disputado en el estadio Jan Breydel.

La posesión belga no incomodaba al Atlético, de nuevo incisivo para probar los reflejos de Mignolet a través de un centro-chut de Griezmann pero especialmente de Morata en un mano a mano tras un gran pase en largo de Molina, en el que el veterano guardameta se hizo grande para negar el gol. El escenario parecía plácido para los hombres de Simeone, pero si la lesión de Marcos Llorente comenzó a emborronar el guion colchonero, la cosa se torció definitivamente con una gran combinación entre Jutglà y Sowah que el ghanés finalizó para el más que preocupante 1-0.

La derrota plagaba de espinas el camino atlético hacia octavos y llenaba de incertidumbre la pausa, pero es que además el inicio del segundo acto aumentó la preocupación. Giménez, víctima recurrente de los problemas físicos, dejó su hueco sobre el verde a Kondogbia y Oblak rescató al Atlético del KO con una mano salvadora abajo ante el remate del peligroso Jutglà. Pese a todo, al Atlético le seguía haciendo falta poco para crear peligro a la contra. Carrasco y Griezmann amagaron con el empate y la sensación era de que el conjunto colchonero solo necesitaba meter una marcha más para ir a por el partido sin complejos.

Lejos de dar ese paso adelante, su preocupante endeblez defensiva la penalizó el inspirado Jutglà con el segundo tanto local. Demasiado tiempo para que Buchanan controlase, se girase y la dejase para el delantero español, que también tuvo excesivo espacio para armar el disparo. Con todo perdido mejoró el Atlético, revitalizado por la entrada de Cunha, primero, y Joao Félix, después. Todo pudo cambiar con un lanzamiento de penalti que Griezmann envió al larguero y con un tanto anulado al francés por fuera de juego inmediatamente después, pero lo cierto es que la reacción fue tardía y este Atlético sumido en la indefinición deberá sudar de lo lindo para alcanzar la fase eliminatoria de la Liga de Campeones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios