Borrar
Vinicius celebra el segundo de sus goles al Liverpool. AFP
Vinicius lidera a los Beatles blancos en el asalto a Anfield
Octavos | Ida

Vinicius lidera a los Beatles blancos en el asalto a Anfield

El extremo fragua con un doblete y una asistencia la remontada del Real Madrid, que acaricia los cuartos de final de la Champions tras someter a un Liverpool sin defensa

Óscar Bellot

Madrid

Martes, 21 de febrero 2023, 01:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Tras verse las caras en dos de las cinco últimas finales de la Champions y cruzar también espadas hace un par de campañas en cuartos de final de la máxima competición continental, Liverpool y Real Madrid librarán este martes en Anfield el primer asalto de otra eliminatoria que engrosará la leyenda de uno de los grandes clásicos del fútbol europeo.

El templo de Merseyside, refugio de una escuadra cuyas seis Copas de Europa le sitúan entre la aristocracia del balompié, recibe la visita del monarca absoluto del Viejo Continente con sus catorce 'orejonas', la última de las cuales viajó desde París al Santiago Bernabéu hace solo 269 días, después de que un gol de Vinicius y una actuación estratosférica de Courtois sellasen en el Stade de France el mismo destino que los 'reds' habían corrido cuatro años antes en el Olímpico de Kiev, entonces con Bale y Karius asumiendo los roles de héroe y villano, respectivamente.

Las heridas abiertas por el Real Madrid en las capitales de Ucrania y de Francia todavía atormentan al Liverpool, que clama venganza frente al conjunto de Carlo Ancelotti, después de rearmarse en la última semana. Los triunfos sobre el Everton y el Newcastle han devuelto a la tropa de Jürgen Klopp parte de la autoestima perdida durante un curso borrascoso. Apeados en diciembre de la Carabao Cup por el Manchester City y eliminados también de la FA Cup en enero por el Brighton, los 'reds' dilapidaron antes del parón por el Mundial de Catar cualquier opción de pelear por la Premier League y acogieron con pesar el emparejamiento con el conjunto de Chamartín que acordó el sorteo de octavos de la Champions. La retaguardia hacía aguas y la enfermería estaba llena a rebosar. Las perspectivas eran tan sombrías que se hablaba de un fin de ciclo.

Pero ahora el paciente tiene mejor cara. «Hemos ganado dos partidos seguidos y la confianza viene de vuelta», remarcó este lunes el neerlandés Cody Gakpo, fichaje invernal que tras un dubitativo inicio como 'red' ha empezado a dejar su impronta con sendas dianas en las dos últimas jornadas de la Premier. «Estas dos victorias pueden hacer parecer que estamos mejor. Y sí, puede ser, pero tenemos que luchar con todo lo que tenemos», agregó un Klopp cauto, aunque esperanzado. «Si hubiera sido unas semanas atrás, hubiera sido diferente. Es el momento correcto para jugar el partido. Tenemos que usar esta competición a nuestro favor. Tenemos que jugar dos súper partidos. El Real Madrid nunca desaprovecha las oportunidad y esa es la diferencia», incidió el teutón.

La vuelta de Firmino y de Jota amplía el abanico de opciones en ataque del Liverpool, pese a que Luis Díaz sigue en el dique seco y Darwin Núñez salió con el hombro tocado el sábado de St. James' Park, donde el uruguayo puso fin a seis partidos sin marcar en la Premier. Klopp también ha recuperado a Van Dijk, que se perdió siete encuentros por una lesión en el tendón de la corva pero pudo completar ya los 90 minutos contra el Newcastle. Rescatar una buena versión del central de Breda se antoja crucial para que el Liverpool ate en corto a un adversario que se transforma cuando escucha el himno de la Champions. «Si ganas la competición tantas veces, probablemente puedes pensar que te pertenece y quizá tengan razón», explicó su técnico.

Kroos, novedad de última hora

La destreza del Real Madrid en su torneo fetiche alcanzó su culmen en la fase de eliminatorias del pasado curso, donde los blancos descabalgaron sucesivamente a PSG, Chelsea y Manchester City, antes de rendir al Liverpool en la final de París. Emular aquel épico trayecto, aunque desligándolo del sufrimiento extremo si es posible, es el objetivo que se ha marcado el batallón de Ancelotti, que también llega relanzado al pleito y sumando soldados a la causa.

Las victorias ligueras frente a Elche y Osasuna, unidas a la conquista del Mundial de Clubes, han revitalizado al vigente campeón de Europa, que comparecerá en Anfield de nuevo con Benzema como estandarte. Tras descansar en Pamplona, el lionés, que ha anotado 15 tantos en 21 partidos ante equipos ingleses en la Champions pero todavía tiene su contador a cero en la presente edición del torneo, volverá a ocupar la punta de lanza, con Rodrygo y Vinicius en los costados.

Kroos, que se perdió los últimos encuentros a causa de una gripe con afección estomacal, viajó este mismo martes por la tarde y estará a disposición de Ancelotti, que mantiene las bajas de Mendy y Tchouaméni.

El Real Madrid asaltó Anfield con otra actuación estratosférica de Vinicius, erigido en líder de los Beatles blancos. Un doblete del brasileño en la primera parte le sirvió al catorce veces rey de Europa para responder al recital previo de Salah, que había puesto en órbita al Liverpool sirviendo en bandeja a Darwin Núñez el primer gol de un duelo trepidante y aprovechando luego un regalo de Courtois para doblar la renta del bando local.

Desbordado de entrada por un adversario de fabulosa pegada y ritmo frenético, el conjunto de Carlo Ancelotti tiro de experiencia para aguantar el vendaval y precipitó su propia tormenta a renglón seguido, con Vinicius llenando de negros nubarrones la eliminatoria de octavos de final de la Champions para los de Merseyside.

Un cabezazo de Militao al inicio de la segunda parte permitió consumar la remontada al Real Madrid frente a un Liverpool con pegada, pero sin mandíbula. Benzema, primero a servicio de Rodrygo y con Gomez como colaborador involuntario, y después a pase de Vinicius, siempre colosal cuando enfrente está el Liverpool, cerró la goleada del bloque de Chamartín, que puso pie y medio en cuartos de final de su torneo fetiche tras someter un escenario místico que rindió honores al fallecido Amancio Amaro en los prolegómenos del encuentro y acabó ovacionando a Modric. Señorío incluso en la derrota. Los viejos clásicos del fútbol entienden sus valores como nadie.

Liverpool

Alisson, Alexander-Arnold, Gomez (Matip, min. 73), Van Dijk, Robertson, Fabinho, Henderson (Milner, min. 73), Bajcetic (Elliott, min. 85), Salah, Gakpo (Jota, min. 64) y Darwin Núñez (Firmino, min. 64).

2

-

5

Real Madrid

Courtois, Carvajal, Militao, Rüdiger, Alaba (Nacho, min. 27), Camavinga, Valverde, Modric (Kroos, min. 86), Rodrygo (Ceballos, min. 80), Benzema (Asensio, min. 86) y Vinicius.

  • Goles: 1-0: min. 4, Darwin Núñez. 2-0: min. 14, Salah. 2-1: min. 21, Vinicius. 2-2: min. 36, Vinicius. 2-3: min. 47, Militao. 2-4: min. 55, Benzema. 2-5: min. 67, Benzema.

  • Árbitro: Istvan Kovacs (Rumanía). Amonestó a Vinicius y Elliott.

  • Incidencias: Partido de ida de octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en Anfield. Se guardó un minuto de silencio en recuerdo de Amancio Amaro, presidente de honor del Real Madrid, fallecido a los 83 años.

Ancelotti rumió hasta última hora si le convenía robustecer el centro del campo con un cuarto jinete o debía afilar los colmillos con dos extremos puros que pulsasen las carencias defensivas de Alexander-Arnold y Robertson. Resolvió la disyuntiva con arrojo, lo que se tradujo en el regreso de Valverde a la medular en detrimento de Ceballos y la entrada de Rodrygo en el tridente ofensivo. Por lo demás, un once con todos los titulares que doblegaron al Liverpool en la final de París salvo Mendy, Kroos y Casemiro.

El actual mediocentro del Manchester United cinceló su leyenda en las citas de tronío. Echó de menos su jerarquía y oficio el Real Madrid nada más descorcharse el choque en Anfield. Bajcetic recogió en la divisoria, entregó a Henderson y este prolongó a Salah, que desde el costado derecho avistó el desmarque de Darwin Núñez en el corazón del área y trazó un pase magistral que el uruguayo remató de primeras a la red con el tacón.

El eléctrico inicio del Liverpool cortocircuitó al Real Madrid. Los 'reds' atacaban como un trueno y Salah portaba el relámpago. Indescifrable para Alaba, cada acometida del egipcio generaba el caos, del que ni siquiera escapó un cancerbero tan refractario al error como Courtois. El belga recibió una cesión comprometida de Carvajal y trató de domarla con la rodilla, entregando en cambio un regalo que el faraón del Liverpool usó para doblar la renta inglesa.

Contra las cuerdas y sin oxígeno, el Real Madrid se aferró a Vinicius para que su corazón volviese a bombear sangre. El extremo asumió el reto con grandeza infinita. Una combinación con Benzema sobre el vértice del área le bastó para acreditar, una vez más, que el campeón mantenía intacto su espíritu indomable. Desde que firmase hace un par de campañas en Valdebebas su primera gran noche europea con otro doblete ante las huestes de Klopp, el carioca se ha convertido en una pesadilla para los 'reds' que tuvo continuidad en Anfield, para desvelo de Alisson y compañía.

El arquero logró cerrarle el paso en una nueva cita con su compatriota, pero de inmediato se le apareció el fantasma de Karius. Un pase al espacio de Valverde activó el esprint de Vinicius. Gomez corrigió a tiempo y cedió a Alisson, pero el guardameta despejó contra el borceguí de un atacante tan persistente como venenoso y no le quedó más remedio que retirar el balón de la red con un semblante semejante al que se le quedó a su predecesor germano cuando Benzema le precipitó hacia el infierno en Kiev. Hasta tal punto creció la marea blanca que el Real Madrid pudo irse mandando al descanso si Robertson no llega a impedir que Rodrygo cazase el pase de la muerte de Vinicius, a resultas de otro ataque centelleante.

El paso por la caseta no mermó las revoluciones de un pleito vivido a toda mecha. Sacó provecho de ello el equipo de Ancelotti, que consumó la remontada a balón parado. Botó Modric una falta lateral y Militao presentó la cabeza, dejando a Darwin Núñez y Joe Gomez como espectadores impasibles del tercer tanto visitante. La defensa del Liverpool, una verbena durante toda la temporada, facilitó también la labor a los blancos tras una colada de Rodrygo por la derecha y un disparo desde la frontal de Benzema que enfiló la jaula tras rebotar en Joe Gomez.

Trató de reponerse el Liverpool, que amenazó con recortar distancia en un trallazo ligeramente desviado de Bajcetic. Pero el Real Madrid olió sangre y no tuvo piedad con su presa. Modric le rebañó la bola a Fabinho con el empuje de un juvenil y activó a Vinicius. El brasileño templó y cedió a Benzema, que quebró a los defensores con la mirada y empaló el quinto para dejar casi sellado el pase a cuartos de un campeón que recuperó a su rey sol mientras sigue volando a lomos de su príncipe y heredero.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios